Las oposiciones de médicos de Familia provocan "un agujero impresionante" por la falta de especialistas en Castilla y León

Médicos se colocan los equipos de protección individual, en una imagen de archivo.

Las oposiciones de médicos de Familia provocan "un agujero impresionante" por la falta de especialistas en Castilla y León, lamenta el presidente del Colegio de Médicos de Valladolid, José Luis Almudí. Principalmente, las provincias de Soria y Valladolid se ven afectadas por la oposición es, sin saber si las plazas vacantes serán cubiertas.

La Junta de Castilla y León ofertó 302 plazas de médico de Atención Primaria en la oposición de 2018 tras años de 'sequía' y hace unos meses se resolvió el concurso. La semana pasada terminaron las posesiones de las plazas, con los reajustes de plantilla que conllevan.

La consejera de Sanidad, Verónica Casado, ha prometido "agilidad" para cubrir las bajas y recolocar a los profesionales, pero no todos están convencidos porque no hay facultativos en las bolsas de empleo. "Hay un reajuste de profesionales y los puestos vacantes se ofrecen a los médicos de área interinos, que son poco apetecibles. No hay ningún médico en bolsas de empleo", lamenta el presidente del Colegio de Médicos de Valladolid, José Luis Almudí. "La bolsa de médicos no está para tirar cohetes, están vacías", secunda su homólogo segoviano, Enrique Guilabert.

Estas 302 plazas convocadas atienden a los lugares en los que se necesitan "muchos más médicos": 80 en León, 54 en Burgos, 45 en Zamora, 39 en Ávila, 39 en Palencia, 22 en Salamanca, 14 en Segovia y 9 en Soria. "Se ofertan en OPE las que se considera oportuno según criterios de necesidad o prioridad asistencial, y teniendo en cuenta también la dificultad de cobertura", explica la Consejería de Sanidad.

"Hay provincias que salen beneficiadas y otras gravemente perjudicadas", resume el presidente del Colegio de Médicos de Segovia, Enrique Guilabert, quien reconoce que en Segovia el personal va "muy justito", porque tiene la ratio más baja de Castilla y León, con 395 médicos por cada 100.000 habitantes.

Soria es la provincia que más ha cuestionado y criticado las consecuencias de esta oposición que se resuelve ahora. Han aprobado 18 personas de Soria, pero solo se ofertaron 9 plazas en la provincia, por lo que los otros nueve deben abandonar Soria si quieren ser funcionarios de pleno derecho. "Soria tiene un déficit de sanitarios. Es necesario que se queden en Soria", insta el vocal de Médicos de Atención Primaria del Colegio de Soria, Mariano Dolado. Este facultativo se pregunta de dónde saldrán esos interinos nuevos. "Nos hablan de interinos nuevos, pero ¿de dónde? No hay médicos en la bolsa, y si los hubiera es prácticamente imposible que vengan", censura. Dolado también lamenta que esta situación se produzca poco después de que Sanidad hubiera prometido reforzar la Atención Primaria, "sobre todo a raíz de la pandemia".

En Valladolid 47 médicos han aprobado esa oposición, todas en otras provincias de Castilla y León, puesto que en Valladolid no se ha convocado ni una sola plaza. La Junta justifica esta decisión porque considera que no confluyeron "los parámetros de necesidad o priorización". "Como hay una convocatoria cada año, se irán viendo las necesidades en cada momento. La obligación de la Junta es cubrir primero aquellas plazas donde más falta hace", defiende Sanidad.

Lo que están haciendo los centros de salud es un reajuste para mantener las consultas, pero Almudí asegura que no hay suficientes médicos para mantener las guardias en los Puntos de Atención Continuada (PAC) de Arturo Eyries, Pilarica, Medina del Campo, Peñafiel y Tordesillas. "En Peñafiel se van seis médicos, dos que han sacado la oposición y cuatro médicos de área que se mueven. Necesitaría 17 médicos y solo tengo 13 facultativos, de los cuales hacen guardias 11", explica Almudí.

La plantillas quedan, por tanto, "muy vulnerables" por las consecuencias derivadas de una baja por enfermedad, por contacto estrecho de COVID-19 y otros problemas personales. "Se produce la tormenta perfecta. Al no haberse ofertado ninguna vacante, el agujero que se crea es impresionante", señala Almudí.

A este problema, hay que sumar el envejecimiento de los facultativos, lo que provocará que las plantillas se vean más mermadas en los próximos años. En Soria prevén la jubilación de 17, aunque "probablemente falte más gente", puesto que esperan que muchos médicos de más de 60 años decida jubilarse anticipadamente. "Algunos médicos tenían intención de prorrogar su vida laboral, pero con la pandemia no lo van a hacer y se van del sistema", agrega Guilabert. "La gente está saturada. Se van cuatro médicos de Almazán, ya no hay ni para cubrir esas guardias", lamenta Dolado.

"Hay gente que no ha tomado posesión a pesar de haber aprobado la plaza porque prefieren mantener su interinidad para no irse de Segovia. Piensan 'no me voy y espero a la siguiente' o 'prefiero mantener la interinidad hasta jubilarme'. Yo conozco un caso real al que le habían asignado plaza en El Bierzo. Es un traume muy fuerte porque ya tienen aquí su vida: hijos, hipoteca...", lamenta Guilabert.

Para el presidente del Colegio de Médicos de Segovia, estas son las consecuencias "de haber hecho las cosas mal" tras "tantos años sin tener oportunidad de acceder a la oposición". "La gente ha ido haciéndose mayor y ha hecho una vida aquí como interino. Y ya con cierta edad y con poco tiempo para jubilarte, sacas plaza y no la coges si no es en la provincia", sentencia.

Por su parte, el presidente del Consejo de Colegios de Médicos de Castilla y León, además de presidente del sindicato CESM-CyL, José Luis Díaz Villarig, sostiene que los interinos se irán "recolocando" en las próximas semanas y baraja la posibilidad de que haya "una distorsión de un mes, en lo que la gente se recompone y se reubique".

"Los concursos son así. Así han funcionado los funcionarios desde que el mundo es mundo. Valladolid no tiene un problema estructural que sí tienen El Bierzo, el norte de Burgos y Palencia, Soria o Sanabria". señala. "Esta Comunidad es muy complicada, en Valladolid no hay problema, en Soria sí. Donde haya un problema particular debe actuar la Junta. No es lo mismo un hospital de Valladolid, con una plantilla superior a la de Ponferrada, al que falta el 20% de la plantilla", resume.

Villarig, que en otras ocasiones ha sido muy crítico con la estrategia de la Junta -como la apuesta por la telemedicina, respalda en esta ocasión a Sanidad. "Va por buen camino. Se hacen oposiciones todos los años y hay concurso abierto y permanente", sostiene.

Además de estas 302 plazas, Sanidad todavía está pendiente de la adjudicación definitiva de 710 plazas previstas en la convocatoria de 2019, que está en fase de baremación, y otras 130 que se esperan convocar en 2021.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats