La portada de mañana
Acceder
Defensa asume el gasto en sueldos de los 1.500 efectivos de la Guardia Real que sirven a la monarquía
Carpetazo a la Kitchen del PP, por Ignacio Escolar
La batalla por el legado de John McAfee

Aragonès muestra su apoyo a los Mossos y se compromete a atender "el malestar social" tras los disturbios

El vicepresidente de la Generalitat en funciones, Pere Aragonès, en una imagen de archivo.

El vicepresident de la Generalitat ha comparecido este miércoles ante la Diputación Permanente del Parlament para responder ante los grupos parlamentarios sobre su actuación durante los episodios de disturbios que se han sucedido en Catalunya a lo largo de las últimas semanas. Aragonès ha vuelto a condenar los actos violentos y ha subrayado su apoyo a los Mossos y a las policías locales, pero ha centrado su discurso en lo que ha llamado "malestares sociales y conflictos políticos" que a su parecer son el telón de fondo de las protestas y que ha asegurado que deben abordarse, entre otros ámbitos, desde el Govern.

En concreto, el candidato de ERC a la presidencia ha señalado a las vulneraciones de libertad de expresión, a los problemas económicos y la precariedad de los jóvenes y, por último, a las restricciones de la vida social impuestas por la pandemia. Pero, junto a eso, el jefe sustituto del Govern ha querido aplacar las críticas dejando claro que la Generalitat "está y ha estado" al lado de los Mossos, que estos días están "llevando a cabo una tarea complicada". Una explicación que no ha convencido a la oposición, que le ha tachado de "ambiguo", en palabras de la socialista Eva Granados.

"Del mismo modo que apoyamos a los Mossos y al resto de policías, si nos quedamos aquí no estamos haciendo nuestro trabajo. Tenemos que ir a la raíz de los problemas, debemos buscar soluciones políticas a malestares sociales y conflictos políticos que deben abordarse políticamente", ha asegurado Aragonés. "No podemos trasladar esta responsabilidad a los cuerpos policiales. No es su trabajo, abordar el fondo es nuestro trabajo", ha incidido.

Respecto a la libertad de expresión, el vicepresident ha criticado la sentencia contra Pablo Hasel, el delito de injurias a la corona y la llamada "ley mordaza". "Hay artículos en el código penal que están absolutamente superados por la sociedad", ha sostenido, para reclamar a renglón seguido que el Gobierno central se aplique en eliminar delitos que, a su parecer, vulneran la libertad de expresión, como los que afectan al rey. "La calidad democrática de España es baja", ha asegurado, después de recordar las condenas contra artistas por expresar opiniones.

También ha puesto el acento sobre la crisis económica que afecta principalmente a los jóvenes. "En el contexto de las movilizaciones de los últimos días hay un malestar social evidente", ha apuntado. A juicio de Aragonès, la juventud catalana está aquejada de una "falta de expectativas" causadas por los problemas para emanciparse, para encontrar vivienda o trabajos. "Todos estos problemas vienen de lejos, estamos encadenando demasiadas generaciones con los mismos problemas", ha asegurado, para lo que ha recetado medidas económicas de redistribución. Finalmente el vicepresident también ha hecho mención a las limitaciones de movilidad y ocio, que según ha considerado "han afectado al estado de ánimo" de parte de la población y también "al desarrollo de la vida social de los jóvenes" en un momento especial de su vida.

Finalmente Aragonès se ha referido a su posición sobre los cambios en la policía que le reclama la CUP para dar luz verde a su investidura. El candidato de ERC se ha mostrado abierto a debatir "con serenidad" el papel de los Mossos en situación de protestas y disturbios. Después de "lamentar y condenar" la pérdida de un globo ocular de una manifestante, ha asegurado que está "abierto a hablar de modelo de orden público y a introducir elementos de mejora". "Lo que fortalece las instituciones es su capacidad para evaluar y cambiar lo que no funciona", ha justificado.

Los grupos de la oposición han encontrado su intervención poco clara respecto al apoyo a los cuerpos de policía y el rechazo a la violencia. "Eso que ha explicado usted aquí puede explicar, pero no justifica, porque la violencia no es la respuesta a nada", le ha lanzado la portavoz socialista Eva Granados. La representante del PSC ha reclamado que Aragonès se posicione de forma clara entre estar "del lado de los Mossos o del lado de la CUP", y ha exigido que el Govern aclare si se personará penalmente contra los detenidos en las protestas y si defenderá a los agentes que puedan resultar denunciados. Estas son algunas de las exigencias que hacen los anticapitalistas para apoyar la investidura del republicano.

"Hace demasiado tiempo que el Govern alienta la violencia, como se vio en Urquinaona", ha elevado el tono Granados, recordando los episodios de disturbios vividos tras la sentencia contra los líderes independentistas. "Usted tardó seis días en hacer declaraciones públicas", ha cargado, criticando que Aragonès fuese "poco claro" en su condena a los actos vandálicos. "Esta falta de claridad todavía da más oxígeno a los violentos", le ha espetado. Finalmente la socialista ha reclamado al Govern que se deje de debates sobre orden público en medio de una crisis económica. "No es el modelo policial lo que tenemos que debatir, sino el modelo de reactivación económica", ha asegurado.

También el aún jefe de la oposición, Carlos Carrizosa, ha cargado contra el independentismo, al que ha acusado de ser el causante de la violencia en las calles. Para el líder de Ciudadanos, los partidos independentistas fracasaron en su "golpe en las instituciones" de 2017 por lo que "han dado relevo al golpismo en la calle". "A la crisis sanitaria y a la crisis social, en Catalunya estamos viviendo una crisis de la democracia liberal, donde los radicales son héroes y la policía sospechosa", ha asegurado Carrizosa. "Ustedes han cometido un error que les perseguirá siempre, no cerrar filas con los Mossos que se están jugando el tipo", ha abundado el líder de Ciudadanos.

"No es saludable debatir el modelo de seguridad ahora"

En la misma sesión ha comparecido también el conseller del Interior, Miquel Sàmper, quien ha lanzado este miércoles una advertencia a la CUP y, en general, al conjunto de los partidos independentistas que negocian una investidura y la formación del nuevo Govern. Después de varias jornadas en las que las formaciones han puesto el acento en la revisión de los protocolos policiales, el responsable de los Mossos ha asegurado que "no es bueno ni saludable que el debate del modelo de seguridad se haga ahora", en el contexto de las negociaciones entre partidos, sino que a su juicio debe llevarse a cabo a lo largo de la legislatura, en el marco de la Cámara y escuchando a los expertos en seguridad. "Cuando se tenga toda la información, que el Parlament decida cuál es el mejor modelo", ha apostillado.

Sàmper ha salido así al paso de las reivindicaciones que está haciendo la CUP para abrirse a facilitar una investidura, que entre otras cosas reclaman una moratoria sobre el uso de los proyectiles de 'foam' o evitar la participación de los antidisturbios en procesos de desahucios. El titular de Interior ha comparecido en el Parlament para dar cuenta de la actuación de su departamento y de los cuerpos policiales catalanes en las sucesivas jornadas de disturbios que se viven desde la detención y encarcelamiento de Pablo Hasel. Unos sucesos en los que, según ha explicado el conseller, en varios momentos la violencia "traspasó todas las líneas rojas".

El conseller de Interior ha leído un detallado informe policial con el que ha descrito, día por día, todos los incidentes, disturbios y enfrentamientos entre manifestantes y policía que se han producido en Catalunya en las últimas semanas. El balance final con el que ha resumido la cuestión suma 41.600 manifestantes, 375 contenedores quemados, 152 locales comerciales asediados, 27 heridos, 137 detenidos y 73 agentes lesionados. Más allá de las grandes cifras, Sàmper ha subrayado tres incidentes como los más graves: los ataques a la policía y quema de motocicletas en Lleida durante las primeras jornadas de disturbios, el ataque a la comisaria de los Mossos en Vic, también en los primeros estadios de la escalada de incidentes y, finalmente, la quema de un vehículo policial de la Guardia Urbana de Barcelona, el sábado pasado.

Unos incidentes que, según ha considerado el conseller, deben rechazarse y condenarse por el conjunto de los partidos y de la sociedad, puesto que "debe evitarse la confusión entre lo que es legítimo derecho a la manifestación y a la protesta" de lo que es "solo violencia". A la vez, Sàmper ha considerado que estos disturbios han supuesto "un punto de inflexión", que les han llevado a plantear un estudio sobre cómo proteger mejor las comisarias y edificios policiales, aunque ha llamado a "no bunkerizarlos".

Respecto a las actuaciones propias del cuerpo, el conseller ha "lamentado" el episodio por el que una manifestante perdió un ojo, según todos los indicios debido al disparo de una bala de 'foam'. Sàmper ha asegurado que desde que tuvieron conocimiento de la gravedad de la lesión, los Mossos se pusieron en contacto con la mujer herida y han mantenido una canal de comunicación con su defensa y, también, con organizaciones de derechos humanos como el Centro Iridia o Amnistía Internacional. En la misma línea, el conseller se ha comprometido a publicar "pronto" los protocolos de actuación de diferentes herramientas policiales, como las lanzadoras de 'foam', que hasta ahora el departamento ha ocultado pese a las reiteradas peticiones de organizaciones como las mencionadas.

Etiquetas
Publicado el
3 de marzo de 2021 - 11:28 h

Descubre nuestras apps