La portada de mañana
Acceder
Las cinco alternativas de España para cumplir su objetivo de vacunación
Los contagios se duplican en dos semanas en 30 grandes ciudades
Opinión - Biden, el FMI y la ONU eligen comunismo, por Neus Tomàs

Colau acaba los primeros pisos sociales en contenedores de barco reciclados para vivienda

Uno de los nuevos pisos de APROP en Nou de Sant Francesc / Ajuntament de Barcelona

Europa Press

Barcelona —

El Ayuntamiento de Barcelona tiene listo para vivienda social el primer edificio levantado con contenedores marítimos reciclados. El gobierno que lidera Ada Colau entregará en las próximas semanas las llaves de 12 nuevos pisos en la calle Nou de Sant Francesc, a pocos metros de la Rambla, a familias y ancianos en riesgo de pobreza. 

La caída de licencias de obras en Barcelona deja sin efecto el plan de vivienda protegida de Colau en su primer año

La caída de licencias de obras en Barcelona deja sin efecto el plan de vivienda protegida de Colau en su primer año

Se trata de los primeros pisos del programa Allotjaments de Proximitat Provisionals (APROP), viviendas temporales para familias que están en situación de vulnerabilidad y a la espera de una solución habitacional definitiva. Al ser las viviendas contenedores adaptados, la construcción del edificio se ha realizado en solo cuatro meses y ha costado 940.000 euros. 

"Una obra de vivienda pública tradicional puede alargarse entre seis y siete años, y este edificio ha sido fabricado e instalado en menos de un año", ha celebrado la alcaldesa Ada Colau. En una rueda de prensa este lunes, ha afirmado que después de las fiestas de Navidad ya se instalarán tres familias con niños y ancianos, y ha destacado que los APROP son una herramienta "innovadora y eficaz" para construir viviendas provisionales de forma rápida. 

El edifico APROP, situado en el número 8-0 de la calle Nou de Sant Francesc, es una estructura formada por 16 módulos que ya venían preparados por dentro y que se han ido colocando y encajando para formar las 12 viviendas. Cuatro de ellas son de dos habitaciones -60 metros cuadrados- y otras ocho, de una habitación (30 metros).  Las familias podrán estar en el piso un máximo de cinco años.

El concejal de Ciutat Vella, Jordi Rabassa, ha explicado que en la planta baja se prevé ubicar un servicio del Centre d'Atenció Primaria (CAP) Gòtic, aunque aún no se ha decidido cuál será. 

Colau ha defendido además que estas construcciones reducen un 58% los residuos generados en construcción, ya que prioriza el reciclaje y la economía circular, además de producir energía propia y tener certificación energética AA, por lo que el consumo es de cuatro a seis veces menos que una construcción convencional similar.

También ha explicado que el segundo proyecto de los APROP se licitará a principios de 2020, en una instalación que está prevista en el número 33-41 de la calle Bolívia, en el Poblenou, y que contará con 42 viviendas (35 de dos dormitorios y siete de uno), lavandería, planta baja para un equipamiento y huerto urbano.

"Los APROP nos permiten aprovechar solares que no están previstos para vivienda, pero que se pueden aprovechar de forma provisional para este tipo de alojamientos", ha expresado Colau.

La presidenta de la Fundació Hàbitat3, Carme Trilla, ha defendido que son una muestra de que la industrialización de la vivienda puede tener como resultado un producto de una calidad equivalente o superior al procedimiento tradicional, en un sistema que se puede pensar también para la emancipación de jóvenes y ancianos, según ella.

Etiquetas
Publicado el
16 de diciembre de 2019 - 15:03 h

Descubre nuestras apps

stats