Puigdemont se da de baja del PDeCAT y confirma la ruptura en el espacio posconvergente

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont.) EFE/EPA/OLIVIER HOSLET/Archivo

El expresident de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha roto el carné del PDeCAT y ha consumado así la ruptura dentro del espacio político posconvergente. "Acabo de comunicar a David Bonvehí, presidente del PDeCAT, mi decisión de darme de baja del partido que preside", ha informado en Twitter. "Continuaré trabajando, ahora como presidente de JxCat, para mantener una relación cordial entre ambas formaciones", ha afirmado el dirigente independentista.

Unos minutos después del mensaje del expresident, también la diputada en el Congreso y vicepresidenta del PDeCAT, Míriam Nogueras, anunciaba desde su Twitter que dejaba la militancia en aquella formación. "Acabo de darme de baja del PDeCAT. Por la independencia de Catalunya, la defensa de los derechos fundamentales, del progreso del país y de todos sus habitantes. Nos hace falta una herramienta transversal, comprometida, transparente, valiente y sobre todo útil. Esta herramienta es JxCat", afirmaba la hasta ahora número dos de Bonvehí, que llegó a la vicepresidencia del PDeCAT como protegida de Puigdemont. También consellers del Govern como Jordi Puigneró, Damià Calvet, Mertixell Budó o Miquel Buch han anunciado que dejan la militancia en esa formación para centrarse en JxCat.

La salida de Puigdemont consuma la ruptura entre la corriente que se aglutina en torno del ahora eurodiputado y los independentistas moderados que se habían quedado en el partido fundado por Artur Mas. La última disputa entre el PDeCAT y los partidarios de Puigdemont había tenido lugar este verano por la titularidad de la marca JxCat, que ambas familias reivindican como propia. La formación de Bonvehí acabó demandando a Puigdemont por la maniobra realizada para arrebatarle el control de la marca, cuestión que el tribunal examinará el próximo 25 de septiembre.

Esta disputa entre el PDeCAT y Junts tanto en el terreno político como en el judicial hace más que difícil que ambas formaciones mantengan la alianza en las próximas elecciones. En ambas formaciones dan por hecho que no podrán formar una candidatura conjunta y que, por ello, se enfrentarán en las urnas. Con todo, este lunes el PDeCAT ha anunciado que Bonvehí quiere mantener un canal de comunicación con el secretario general de Junts, Jordi Sánchez, para tratar de enderezar la situación hasta el último momento.

La ruptura de Puigdemont con el PDeCAT ha llegado después de un goteo de bajas de cargos alineados con JxCat, que se han ido acumulando durante todo el fin de semana. La formación heredera de Convergència ha calculado que en total un 7% de su militancia se ha ido desde que el expresident anunciara sus planes de constituir una nueva formación, lo que se cifra en cerca de 800 personas. Cinco senadores y hasta cuarenta concejales han roto el carné del PDeCAT en los últimos días y, a partir de la salida de Puigdemont, las bajas podrían acelerarse.

Etiquetas
Publicado el
31 de agosto de 2020 - 13:12 h

Descubre nuestras apps