Las manifestaciones del primero de mayo en Catalunya, ¿el inicio del cambio de ciclo?

Cabecera de la manifestación del Primero de Mayo en Barcelona

Las manifestaciones que se celebran lunes 1 de mayo tienen este año una característica especial. Se trata de la primera celebración del día mundial del trabajador que se hace una vez todos los observadores afirman que la crisis se ha superado en España. Las posiciones de los sindicatos son diferentes. Se puede ver en los artículos de opinión de los secretarios y secretaria general de los principales sindicatos de Catalunya: en tres de los cuatro publicados en Diari del Treball  menciona en el titular la palabra ofensiva. Y enel que hace cuatro la idea está presente en todo su contenido.

Durante la crisis, que tuvo un origen financiero y duras repercusiones en el consumo y la industria, se aprovechó desde los gobiernos, siguiendo la senda marcada por las organizaciones patronales, para crear una legislación a medida de los intereses de los empresarios. Desde 2008 hasta 2016 se puede decir que las organizaciones sindicales intentaron a duras penas detener los golpes.

Las reformas de las leyes llegaron a amenazar la ordenación laboral más elemental. Los convenios podían decaer si no se renovaban a su finalización. Y una parte de los que negociaban los convenios querían precisamente su desaparición. Entonces se habría aplicado simplemente la ley básica que, por ejemplo, fijaba los sueldos de acuerdo con el salario mínimo interprofesional. Para superar este trance las sentencias emitidas tras las denuncias sindicales ha sido clave.

La posición de los sindicatos fue defensiva durante el punto más negro de la crisis. El cambio de las reglas del juego a medio partido y una política extremadamente agresiva, llevada desde los gobiernos, puso contra las cuerdas la actividad de las organizaciones obreras. La pérdida de empleo se tradujo en pérdida de afiliación y en más debilidad. Una respuesta a este hecho ha sido una reducción del número de federaciones y un cambio de prioridades. Pero hay que decir que en el periodo negro de la crisis fueron los sindicatos los bastiones más firmes contra las medidas regresivas que se legislaron, en Catalunya y en España.

Cambiar las reglas del juego

Hay que decir que no solo se cambiaron las reglas del juego, también se endureció la legislación de orden público para tratar.sin duda, de atemorizar a los trabajadores. Una cifra de 300 sindicalistas a los que les pedían penas de prisión básicamente para participar en huelgas generales o sectoriales solo se puede encontrar en dictaduras.

La situación actual puede mostrar un cambio de ciclo. Los trabajadores y sus organizaciones ven que hay beneficios pero que estos no llegan a los salarios. Consideran que la recuperación, si se ha producido, es gracias al esfuerzo de la clase obrera. Hay una cifra que explica la situación. El PIB se ha situado al mismo nivel que estaba antes de la crisis, pero la parte de los salarios ha perdido 8.000 millones de euros, o lo que es igual, se ha registrado una devaluación salarial del 20% en relación con lo había antes de 2007.

La comparación con lo que había antes de la crisis todavía es difícil de sustentar:

En Catalunya, hay 395.300 personas ocupadas menos que en 2007.

La tasa de paro es del 15,8%, 9,3 puntos más que en 2007, y la segunda más alta de la UE.

4 de cada 10 personas en situación de paro hace más de 2 años que no tienen trabajo y la mitad de personas no tienen ninguna prestación.

El empleo es cada vez más precaria, aumentan las formas de explotación laboral y los salarios no crecen al mismo nivel que los precios de compra.

 Las mujeres siguen siendo discriminadas en el trabajo, y su sueldo es un 26% inferior al de los hombres. Los jóvenes se van del país buscando un futuro mejor.

  • Muchas pensiones tienen cuantías miserables, por debajo del umbral de la pobreza y las no contributivas están congeladas desde hace 6 años.
  • Las prestaciones por desempleo solo cubren un 30% de las personas paradas. En Catalunya hay 293.660 personas que sufren paro de larga o muy larga duración: son, concretamente, 6 de cada 10 personas paradas.

El cambio de ciclo puede tener sus inicios en la primavera de 2017. Se verá en las negociaciones de los grandes convenios que quedan por firmar. Las organizaciones obreras se preparan para llevar el cambio a las mesas de negociación convenio a convenio y al conflicto si no hay acuerdo. Es la ofensiva de que se habla desde hace meses.

La alternativa que elaboran las organizaciones sociales y sindicales tiene que ver con recuperar la parte del pastel que corresponde a la clase obrera y restituir los derechos laborales y ciudadanos perdidos.

Las manifestaciones convocadas por los sindicatos mayoritarios se hacen en:

Barcelona a las 11,30 en el cruce entre la ronda de San Pere y Passeig de Gràcia

Girona, a las 12 en la plaza de la independencia

Lleida, a las 12 en la plaça del Treball

Tarragona, a las 12 en la plaça Imperial Tarraco

Tortosa, a las 12 en la plaça del carrilet

La Unió Sindical Obrera de Catalunya (USOC) se manifiesta en Barcelona a las 12 desde la plaça de la Universitat

La Confederació General del Treball (CGT) se manifiesta en Barcelona a partir de las 11 desde el cruce de la plaça de l’Àngel con la Via Laietana.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats