La batalla de Gandia y Xeraco por 150.000 metros cuadrados de playa que se originó hace más de un siglo

Miguel Giménez

València —

0

Los ayuntamientos de Xeraco y Gandia se disputan desde hace años un tramo de 600 metros de la playa de l'Ahuir (alrededor de 150.000 metros cuadrados) ubicado junto a la desembocadura del río Vaca. En 2018, en un acto reivindicativo y tras su aprobación en el pleno municipal -durante el pasado mandato se repartieron la alcaldía el valencianista Francesc Serralta (2015-2017) y el socialista José Salvador Tejada (2017-2019) en virtud de un acuerdo de gobierno entre ambas formaciones-, Xeraco delimitó esta franja como propia en una acción que provocó que la ciudad vecina interpusiera un recurso contencioso administrativo. Esta nueva delimitación territorial está incluida en la modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de la localidad, una ordenación a la que Gandia también ha presentado alegaciones.

En diciembre del pasado año el Instituto Geográfico Nacional avaló la postura de Xeraco, trazando una línea limítrofe entre ambos términos municipales que coincidía en gran medida con la propuesta del Ayuntamiento -también se contó con la participación del Instituto Cartográfico Valenciano-, mientras que la pasada semana se hizo pública una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) del pasado mes de marzo que desestimaba el recurso del Ayuntamiento de Gandia contra el acuerdo alcanzado en pleno por su consistorio vecino para realizar una nueva delimitación de los terrenos que separan ambos municipios.

El Alto Tribunal valenciano no entraba a valorar a quién pertenece esa franja de costa, una decisión que corresponde a la Administración autonómica, ya que deberá ser la dirección territorial de Administración Local la que dirima quién tiene razón en este conflicto tras el acto administrativo iniciado por el Consistorio de Xeraco. Desde el equipo de Gobierno de la capital de la comarca de la Safor quisieron dejar claro que el el TSJCV no entra a valorar el fondo de la cuestión -la delimitación de los términos municipales-, de forma que el procedimiento administrativo continúa. Y advertían que a Gandia le queda abierta a vía judicial administrativa si la resolución de la Generalitat no les satisface -la actual delimitación está basada en una sentencia del siglo XIX y un documento de amojonamiento de principios del siglo XX que modificaba la distribución territorial anterior-.

Desde el Ayuntamiento de Gandia abogan por el “diálogo” para resolver lo que consideran un conflicto “ficticio”, tal y como explica el concejal de Playas, Vicent Mascarell, en declaraciones a elDiario.es: “Estamos hablando de una parcela de unos 150.000 metros cuadrados de arena dunar cuyo propietario final es la Demarcación de Costas”. “Nosotros nos encargamos desde hace décadas de las señalización, la limpieza, la vigilancia de este tramo de playa que, es cierto que linealmente está más próximo al núcleo de población de Xeraco, pero es parte del término municipal de Gandia, y no vamos a renunciar a él”, sostiene Mascarell.

El responsable de Playas en la capital de la Safor reconoce que es una “patata caliente” difícil de gestionar. “Todas las posturas son respetables, y tal vez tengan parte de razón”, dice, al tiempo que apunta a que debe ser la Generalitat Valenciana la que determine los lindes: “Desde luego, nosotros no queremos entrar en polémicas estériles. Es un tema que no ha estado nunca en la agenda política”. Xeraco, tal y como aseguraba su actual alcalde, el popular Avelino Mascarell, en unas declaraciones recogidas por el portal web municipal, aunque no renuncia a su reivindicación, tampoco está por la labor de iniciar una guerra: “No queremos conflictos. En el actual gobierno local, tenemos otras maneras de proceder que no pasa por la bélica. Me ofrezco a dialogar y estoy a disposición del gobierno gandiense”.

Mascarell explica que este tramo de la playa de l'Ahuir, situada al norte de Gandia, es un espacio verde, protegido por el Pativel, de gran valor medioambiental, pero de escaso económico o patrimonial.

Los ayuntamientos de Xeraco y Gandia se disputan desde hace años un tramo de 600 metros de la playa de l'Ahuir (alrededor de 150.000 metros cuadrados) ubicado junto a la desembocadura del río Vaca. En 2018, en un acto reivindicativo y tras su aprobación en el pleno municipal -durante el pasado mandato se repartieron la alcaldía el valencianista Francesc Serralta (2015-2017) y el socialista José Salvador Tejada (2017-2019) en virtud de un acuerdo de gobierno entre ambas formaciones-, Xeraco delimitó esta franja como propia en una acción que provocó que la ciudad vecina interpusiera un recurso contencioso administrativo. Esta nueva delimitación territorial está incluida en la modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de la localidad, una ordenación a la que Gandia también ha presentado alegaciones.

En diciembre del pasado año el Instituto Geográfico Nacional avaló la postura de Xeraco, trazando una línea limítrofe entre ambos términos municipales que coincidía en gran medida con la propuesta del Ayuntamiento -también se contó con la participación del Instituto Cartográfico Valenciano-, mientras que la pasada semana se hizo pública una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) del pasado mes de marzo que desestimaba el recurso del Ayuntamiento de Gandia contra el acuerdo alcanzado en pleno por su consistorio vecino para realizar una nueva delimitación de los terrenos que separan ambos municipios.

El Alto Tribunal valenciano no entraba a valorar a quién pertenece esa franja de costa, una decisión que corresponde a la Administración autonómica, ya que deberá ser la dirección territorial de Administración Local la que dirima quién tiene razón en este conflicto tras el acto administrativo iniciado por el Consistorio de Xeraco. Desde el equipo de Gobierno de la capital de la comarca de la Safor quisieron dejar claro que el el TSJCV no entra a valorar el fondo de la cuestión -la delimitación de los términos municipales-, de forma que el procedimiento administrativo continúa. Y advertían que a Gandia le queda abierta a vía judicial administrativa si la resolución de la Generalitat no les satisface -la actual delimitación está basada en una sentencia del siglo XIX y un documento de amojonamiento de principios del siglo XX que modificaba la distribución territorial anterior-.

Desde el Ayuntamiento de Gandia abogan por el “diálogo” para resolver lo que consideran un conflicto “ficticio”, tal y como explica el concejal de Playas, Vicent Mascarell, en declaraciones a elDiario.es: “Estamos hablando de una parcela de unos 150.000 metros cuadrados de arena dunar cuyo propietario final es la Demarcación de Costas”. “Nosotros nos encargamos desde hace décadas de las señalización, la limpieza, la vigilancia de este tramo de playa que, es cierto que linealmente está más próximo al núcleo de población de Xeraco, pero es parte del término municipal de Gandia, y no vamos a renunciar a él”, sostiene Mascarell.

El responsable de Playas en la capital de la Safor reconoce que es una “patata caliente” difícil de gestionar. “Todas las posturas son respetables, y tal vez tengan parte de razón”, dice, al tiempo que apunta a que debe ser la Generalitat Valenciana la que determine los lindes: “Desde luego, nosotros no queremos entrar en polémicas estériles. Es un tema que no ha estado nunca en la agenda política”. Xeraco, tal y como aseguraba su actual alcalde, el popular Avelino Mascarell, en unas declaraciones recogidas por el portal web municipal, aunque no renuncia a su reivindicación, tampoco está por la labor de iniciar una guerra: “No queremos conflictos. En el actual gobierno local, tenemos otras maneras de proceder que no pasa por la bélica. Me ofrezco a dialogar y estoy a disposición del gobierno gandiense”.

Mascarell explica que este tramo de la playa de l'Ahuir, situada al norte de Gandia, es un espacio verde, protegido por el Pativel, de gran valor medioambiental, pero de escaso económico o patrimonial.

Los ayuntamientos de Xeraco y Gandia se disputan desde hace años un tramo de 600 metros de la playa de l'Ahuir (alrededor de 150.000 metros cuadrados) ubicado junto a la desembocadura del río Vaca. En 2018, en un acto reivindicativo y tras su aprobación en el pleno municipal -durante el pasado mandato se repartieron la alcaldía el valencianista Francesc Serralta (2015-2017) y el socialista José Salvador Tejada (2017-2019) en virtud de un acuerdo de gobierno entre ambas formaciones-, Xeraco delimitó esta franja como propia en una acción que provocó que la ciudad vecina interpusiera un recurso contencioso administrativo. Esta nueva delimitación territorial está incluida en la modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de la localidad, una ordenación a la que Gandia también ha presentado alegaciones.

En diciembre del pasado año el Instituto Geográfico Nacional avaló la postura de Xeraco, trazando una línea limítrofe entre ambos términos municipales que coincidía en gran medida con la propuesta del Ayuntamiento -también se contó con la participación del Instituto Cartográfico Valenciano-, mientras que la pasada semana se hizo pública una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) del pasado mes de marzo que desestimaba el recurso del Ayuntamiento de Gandia contra el acuerdo alcanzado en pleno por su consistorio vecino para realizar una nueva delimitación de los terrenos que separan ambos municipios.