La portada de mañana
Acceder
Las leyes trans, 'mordaza' y de vivienda ponen a prueba el pacto de legislatura
¿Puede permitirse China abandonar de golpe la política de Covid Cero?
OPINIÓN | "¡Arriba las manos!, esto es un banco", por Esther Palomera

La crisis energética da impulso al combustible sostenible con marca valenciana de parque natural

El pellet de Serra está fabricado con biomasa de limpieza forestal.

Con la crisis energética que azota especialmente Europa durante el último año, con los precios de los combustibles fósiles disparados así como también el de la electricidad, los ojos de muchos consumidores se han vuelto hacia el fuego tradicional y sus combustibles, que por regla general son más sostenibles.

Es el caso del pellet (o pelet), que son pequeñas piezas cilíndricas hechas con serrín de aserradores, o astillas molturadas u otros residuos provenientes de la biomasa de los bosques, unas piezas comprimidas que pueden utilizarse como combustibles. Se considera que son sostenibles porque el pellet se fabrica de maderas naturales, secadas y prensadas para su revalorización calorífica. Tiene un alto poder calorífico y se considera una energía renovable y limpia porque emite CO2 neutro, ya que proviene de combustible natural que se regenera. Además, la extracción de biomasa forestal para fabricar pelets ayuda a la limpieza de los bosques y al uso de los residuos de las industrias. De manera que también reduce el riesgo de incendios forestales y de plagas de insectos.

Durante los últimos meses ha visto cómo se ha incrementado su uso y también su precio como consecuencia normal de una mayor demanda y también del incremento de su coste de producción.

Desde las asociaciones sectoriales Avebiom y Apropellets explican que la subida de los precios de los combustibles fósiles en 2021 propició un aumento de las ventas de estufas de pellets en toda Europa respecto al año anterior: un 50% más en Francia e Italia, o un 44% más en España. También en Francia y Alemania se duplicaron las ventas de calderas, mientras que en Austria y en España se vendieron un 60% y un 13% más, respectivamente.

Los precios durante los 10 últimos se habían mantenido muy estables. Por ejemplo, de los 4,13 euros el saco de 15 kilos de 2012 se pasó a los 4,34 euros en 2021, un 5,33%; pero en el segundo trimestre de 2022 el precio ya había alcanzado los 5,63 euros, es decir, en medio año ha subido un 29,72%.

Producción valenciana

La producción de pellets valenciana no es puntera. Únicamente hay cinco centros de producción de los 85 que en el conjunto de España. En cuanto a la producción, en datos de 2020 (la última estadística disponible), en la Comunitat Valenciana se produjeron 17.967 toneladas, que suponen el 3% del total de España, alejada de Castilla y León, la comunidad puntera que con 153.467 toneladas representa el 25% del total estatal.

Pero para potenciar este tipo de combustible el Ivace (Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial) ha abierto este verano una convocatoria de ayudas de 850.000 euros para impulsar este aprovechamiento de biomasa, una convocatoria que está abierta hasta el 4 de noviembre. Estas ayudas a fondo perdido contemplan, con carácter general, cantidades de hasta el 45% del coste de los proyectos que supongan la utilización de la biomasa (del 55% en caso de pequeñas empresas y del 65% para entidades).

Pelet del Parc Natural de la Serra Calderona

Entre los centros de producción de pelet en la Comunitat Valenciana hay uno que ha obtenido un certificado avalado por la marca Parc Natural de la Serra Calderona Producte Natural. Es el pelet que se elabora en la planta de biomasa que tiene el Ayuntamiento de Serra y que ha obtenido un distintivo que concede la Dirección General de Espacios Naturales a los productos naturales y artesanos y a otras actividades como las de turismo de naturaleza dentro del área de influencia socioeconómica de los parques naturales de la Comunitat Valenciana.

El pelet de Serra se obtiene de la biomasa procedente de las podas y limpiezas de la superficie forestal de la montaña de utilidad pública 105 Alto Pino, que pertenece al Ayuntamiento. Una biomasa que una vez trasladada a la planta de transformación se convierte en pelet. Este combustible sirve para alimentar las calderas de calefacción del CEIP Sant Josep, Escoleta Infantil Municipal, el Ayuntamiento de Serra y el Centro Médico. Además, el ayuntamiento comercializa el excedente de producción entre el vecindario, que lo usa para alimentar las estufas o calderas instaladas en sus domicilios.

“Continuamos gestionando nuestras montañas en la medida de nuestras posibilidades. Apostamos por una economía circular que genera puestos de trabajo en nuestro pueblo y lucha contra el cambio climático, al mismo tiempo que intenta minimizar las consecuencias del abandono de los usos tradicionales de la sierra” comenta la alcaldesa, Alicia Tusón. La alcaldesa aprovecha para solicitar “más inversión por parte de la conselleria”. “No podemos gestionar toda la superficie forestal con nuestros recursos”, concluye.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats