Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
Las dos facciones de la extrema derecha compiten por la hegemonía en Europa
ESPECIAL | Veneno en el grifo: ruta por la España sin derecho al agua potable
OPINIÓN | Hay un límite (por el momento), por Enric González

Catalá pide un gesto al Valencia CF y le insta a empezar las obras del nuevo estadio una vez tenga la licencia

El nuevo estadio del Valencia CF con las obras paralizadas.

Carlos Navarro Castelló

1

“He hablado de avales de y de penalizaciones y de calendario cosa, que no hizo la anterior corporación y he sido la más dura porque evidentemente he puesto unos requisitos claros por delante de la mesa y es que las obras se inicien y estén una buena situación para empezar a hablar de otras cuestiones”.

La alcaldesa de València, María José Catalá, lanzó este jueves este claro mensaje al Valencia CF, con la licencia de obras del nuevo estadio a punto de ser concedida. Hasta ahora, el club siempre ha puesto como condición para reiniciar las obras la obtención de los permisos, pero también la aprobación por parte del Ayuntamiento de las fichas urbanísticas que le devolverían al club los activos que quedaron en el limbo tras la caducidad de la actuación territorial estratégica (ATE) y que le permitirían financiar gran parte de las obras.

Con este mensaje, al parecer, la alcaldesa pide al club que tenga un gesto y que empiece los trabajos con los 80 millones que tiene ya en cartera por medio del préstamos de CVC con el objetivo de ganar fuerza a la hora de recabar los apoyos políticos necesarios para poder aprobar las mencionadas fichas urbanísticas en el pleno antes del 3 de agosto, momento en el que, como informó elDiario.es, se abriría una puerta para que el club recuperara todos sus derechos urbanísticos pero sin las condiciones municipales. Con todo, está por ver que el club acepte y ponga en marcha los trabajos sin los activos inmobiliarios garantizados, esto es, 40.000 metros de suelo terciario en Cortes Valencianas, y 75.000 de residencial junto a 15.000 de terciario en la avenida de Aragón.

Sobre la posibilidad de que el Valencia CF recupere estos activos a partir del 3 de agosto si presenta la tramitación de un programa de actuación integrado (PAI), Catalá lo confirmó tal y como publicó esta redacción: “Gracias a la acción del Gobierno de Ximo Puig y del anterior Gobierno local está vigente el planeamiento de 2015 establecido en la ATE porque lo pone en blanco sobre negro en el decreto de caducidad y sí se fija una suspensión de licencias por dos años, la pregunta es si desde 2022 cuando se aprobó la caducidad durante dos años ¿qué hicieron?; absolutamente nada”.

La alcaldesa añadió que “no va a llegar agosto sin que el Ayuntamiento tome una determinación que sigue la misma línea que he apuntado desde el primer momento; ni un beneficio, ni una prebenda para el Valencia CF, máxima exigencia y estricto cumplimiento con la ciudad y con el valencianismo”.

Las denominadas fichas urbanísticas establecen unas condiciones de obligado cumplimiento para que el club pueda ir recuperando la edificabilidad que establecía la ATE. Este documento no se ha aprobado en el pleno municipal pese a haber superado hace meses la fase de alegaciones por la falta de acuerdo del PP con el resto de fuerzas políticas, incluido sus socios de Gobierno de Vox. Los populares cuentan con 13 ediles y necesitarían el apoyo de al menos otro partido más para sacarlo adelante.

En virtud de estas fichas cuya tramitación inició en enero de 2023 el anterior ejecutivo municipal de Compromís y el PSPV, el Valencia CF solo recuperaría los 40.000 metros de terciario de la avenida de las Cortes Valencianas una vez abonara al Ayuntamiento los 9,8 millones de euros del coste del pabellón deportivo de Benicalap; podría tramitar el programa de actuación integrado (PAI) del viejo Mestalla una vez iniciadas las obras del nuevo estadio y volvería a disponer de los 75.900 metros cuadrados de edificabilidad residencial y de otros 14.000 de terciario en la parcela de la avenida de Aragón una vez finalizado el coliseo.

Reacciones de Compromís y PSPV

Al respecto, la portavoz de Compromís, Papi Robles, ha comentado que “Catalá está muy nerviosa, por lo que intenta enredar con mentiras” ya que “la realidad es que, desde el primer momento ha trabajado para Lim, facilitando que vuelva a engañar a la ciudad y al valencianismo, abriéndole las puertas a que haga un pelotazo con un estadio cutre pagado a precio de oro”.

Según Robles, ella misma se descubre en sus declaraciones: “Dice que aprobamos las fichas en febrero de 2023 sin convenio, y después con voz bajita y muy rápida dice que se trataba de una aprobación inicial. Como dijimos en ese momento, cuando Joan Ribó era alcalde, sin convenio no hay fichas . Si las hubiéramos aprobado, como dice ella, ahora no debería realizarse este trámite. La realidad es que Compromís siempre puso los intereses de la ciudad por delante de los Lim, y Catalá está nerviosa y hace el ridículo”.

La portavoz de la coalición valencianista ha insistido en que, como le trasladó a la propia Catalá, “sin convenio no hablamos; para un convenio a la medida de Lim que no cuente con Compromís, para un convenio de un estadio 5 estrellas de 70.000 espectadores, con uso gratuito del Ayuntamiento como está firmado y posibilidad de pista de atletismo, con un aparcamiento de 3.500 plazas y un polideportivo como merece Benicalap, sí que nos ponemos a disposición del Gobierno”.

El portavoz socialista adjunto, Borja Sanjuán, ha criticado que “las declaraciones de Catalá demuestran una gran incapacidad ya que más de la mitad de los dos años en los que han estado suspendidas las licencias ha sido con ella como alcaldesa”.

Sanjuán ha añadido que lo que ha venido a decir la alcaldesa es que “de que ella no trabaje o de que no se atreva a plantarse ante Peter Lim tiene la culpa el resto” y ha destacado que “la realidad es que ahora mismo el Ayuntamiento puede aprobar lo que quiera, tiene la sartén por el mango y la capacidad de poner límites a Lim y lo que está diciendo es que no quiere hacerlo porque a estas horas nadie sabe lo que quiere la señora Catalá”. El edil socialista ha lamentado que hace una semana que anunció una junta de portavoces y que aún no les ha convocado y ha recordado que “Ximo Puig y Sandra Gómez fueron valientes para plantarse ante Lim y el problema que tenemos ahora es que parece que Lim está más cerca del despacho de alcaldía”.

Borja Sanjuán ha afirmado: “Lo que tenemos que hacer ahora como Ayuntamiento es aprobar unas fichas y un convenio que limiten lo que puede hacer Lim en el Valencia CF y pedirle un aval y una garantía económica”.

Etiquetas
stats