¿Necesitas poner orden en el baño? Reutiliza tus viejos tarros de cristal

¿Necesitas poner orden en el baño? Reutiliza tus viejos tarros de cristal

El cuarto de baño puede fácilmente convertirse en un conjunto de cajones desastrosos que acumulan todo tipo de objetos revueltos: cremas, pinzas de depilar, botes de maquillaje viejo (o mohoso) o algodones. Pero con un poco de organización, y la ayuda de esos frascos de cristal o de conserva que acumulas en casa, puedes lograr que todas tus cosas estén más a mano y ordenadas. 

El truco para aprovechar los restos de la pastilla de jabón, ¡y que dure mucho más!

El truco para aprovechar los restos de la pastilla de jabón, ¡y que dure mucho más!

Y vale cualquier frasco: desde el tarro de la mermelada, a los botes de cristal de las salsas y otros alimentos en conserva. A su favor: resultan baratos (ya los tienes, puesto que los compras cuando adquieres este tipo de alimentos) y fáciles de conseguir. No es casualidad que los frascos de cristal reutilizados resulten estupendos para todo tipo de pequeños proyectos caseros.

No solo pones orden en el baño y ahorras dinero, también le darás un pequeño alivio al planeta: cada ciudadano en España utiliza 89 frascos de cristal al año, según los datos de Ecovidrio. Buena parte entra en el proceso de reciclaje, pero no todos: 11 de ellos escapan y acaban en los vertederos.

Lo que necesitas para pintar tus frascos de cristal (y ordenar el baño)

Lo que necesitas: unos frascos de cristal, papel celo o cinta adhesiva de papel, un bote de pintura en aerosol para cristal semitransparente (del color que te guste o que conjunte con los muebles y toallas que más utilizas en tu cuarto de baño) y unas tijeras. Y un pedazo de papel de cocina, un periódico viejo o una bolsa de plástico o de papel que ya hayas usado lo suficiente. [Hace un tiempo te contamos 18 ideas prácticas para aprovechar los periódicos viejos que guardas en casa].

En realidad, el tipo de pintura que utilices para decorar tus frascos puede ser otra: también se logran resultados muy bonitos con pintura de acabado en tiza, o con tintes más opacos (pero intenta que sean especiales para vidrio). Aun así, si te gusta ver lo que guardas, escoge una pintura semitransparente o esmerilada, porque te facilitará mucho la tarea de saber lo que metiste dentro de tus frascos.

Paso 1: retira las etiquetas y limpia los tarros

Una vez que estén completamente limpios, asegúrate de que los tarros queden bien secos. ¿Tienes dudas acerca de cómo retirar las etiquetas? Este método no tiene nada de sofisticado, pero funciona: mete tus botes en una cazuela grande y cúbrelos por completo de agua a la que hayas añadido un poco de detergente de lavavajillas. Calienta todo hasta que las etiquetas se desprendan y queden flotando por sí mismas en el agua, o con la pequeña ayuda de una pinza de cocina para acabar de despegarlas. Y ya está.

En cualquier caso, si has lavado y secado los frascos varias veces anteriormente, las etiquetas suelen desprenderse peor. Una ayuda: frota el pegamento con bicarbonato sódico, hasta que el frasco esté completamente limpio (debería llevarte solo unos segundos). ¡Estupendo!

Paso 2. Corta el celo de papel, y pégalo en los frascos

Si cortas la cinta de papel en diferentes longitudes, puedes crear con ella patrones y dibujos geométricos en tu frasco de cristal. Las partes donde pegues la cinta permanecerán transparentes. Pero asegúrate de que la cinta quede bien adherida para que la pintura de aerosol no se cuele por debajo.

Por lo demás, podemos utilizar el patrón que queramos: desde tres líneas paralelas hasta crear formas geométricas; e incluso utilizar plantillas adhesivas más complejas.

Paso 3: rellena los frascos con el papel o periódico

También puedes utilizar bolsas del súper que no puedas volver a utilizar porque estén rotas. La clave es rellenar el frasco para evitar que la pintura de aerosol manche el interior de tu bote.

Paso 4. Pinta tus frascos de cristal

Con cuidado, aplica el aerosol a cada uno de los frascos, una capa fina cada vez; hasta que logres la cobertura que quieres. Pero conviene ir poco a poco: si te pasas con la pintura, es fácil que acabes con gotas y manchas. Cuando lo tengas listo, puedes dejar secar tus botes sobre un periódico, para no manchar la mesa o superficie de trabajo.

Paso 5: deja que seque y quita el celo

Permite que el frasco seque bien y, solo después, retira despacio y con cuidado el celo. ¡Ya puedes rellenar tus frascos con los algodones, bastoncillos de los oídos, el cepillo y pasta de dientes o con lo que quieras! 

síguenos en Instagram

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines

Etiquetas
Publicado el
19 de julio de 2021 - 06:00 h

Descubre nuestras apps