La portada de mañana
Acceder
Europa redobla la presión para poner fin a los cuatro años de bloqueo del CGPJ
Brokers fantasma y dinero desaparecido: el relato de las víctimas de un ‘criptofraude’
OPINIÓN | "Feijóo y el increíble hombre menguante", por Esther Palomera

Tu perro se hace mayor: esto necesitas saber para mejorar su calidad de vida

Un perro anciano

Aunque no puedas parar el reloj para que tu perro deje de hacerse mayor, sí puedes adaptarte a sus nuevas necesidades. Solo tienes que prestar atención a ciertas señales que te advierten de la llegada de su vejez para poder brindarle la calidad de vida que merece en esta nueva etapa.

Alzheimer canino: cómo detectar si nuestro perro lo padece

Alzheimer canino: cómo detectar si nuestro perro lo padece

En 2019 la esperanza de vida de los perros aumentó un 4% (el equivalente a seis meses más) respecto a 2002. Así lo demuestra un Informe Sectorial de AMVAC, donde su entonces gerente, Jaime Díaz, afirmó que “de media, los perros viven 11 años, pero cada vez con más frecuencia los perros de razas grandes superan los 12 años de esperanza de vida y los de razas pequeñas llegan tranquilamente a los 15 o 18 años”.

Los perros de tamaño grande suelen comenzar a envejecer a partir de los siete años, mientras que los de raza pequeña lo hacen sobre los ocho. Cuando se acercan a estas edades, quizá aparezcan las primeras canas en tu perro, ya no tenga tantas ganas de jugar o se vuelva a hacer pipí en casa como cuando era un cachorro.

Como explica Micaela de la Maza, fundadora y editora de la guía canina Sr Perro, “cuando esto ocurra, lo mejor es llevarlo al veterinario para que detecte el problema por leve que sea y comenzar a ‘pensar en perro’, es decir, ponernos en su piel y poner en marcha las medidas necesarias para mejorar su día a día”.

Hay una infinidad de pautas que pueden colaborar a que tu perro afronte este nuevo camino con una mejor calidad de vida. Pautas que nos facilita Carlota Segura, cirujano veterinario de Kivet Clínicas Veterinarias con 24 años de profesión.

1. Más vale prevenir que curar

No se puede frenar el envejecimiento de tu mascota, pero sí tratar de evitar que llegue a la vejez con sufrimiento. Si tu perro empieza a comportarse de una manera extraña, llévalo al veterinario para que lo chequeen y te otorguen las indicaciones que seguir para facilitar su bienestar. 

Uno de los consejos de la veterinaria se basa en la anticipación: “Es muy importante tratar de adelantarnos a esta edad, pero si llega la vejez y, por ejemplo, nuestro perro tiene sobrepeso, debemos tratar de mantenerlo en su peso ideal, porque eso le ahorrará muchos problemas durante el resto de su vida.” 

2. Ejercicio adaptado a su edad

Tranquilo, confía en tu instinto. Sabrás cuándo tu perro comienza a cansarse y cómo adaptar el ritmo. Lo principal es no caer en el sedentarismo y mantenerlo activo acorde con sus nuevas capacidades. Si un animal siempre ha dado paseos cortos, ahora lo serán más todavía, aunque la realidad es que todo dependerá del estado físico en el que se encuentre.

3. Etapa nueva, comida nueva

Las facultades físicas de los perros disminuyen con la edad, por lo que ya no necesitan la misma cantidad de aporte energético que antes. Por eso, es recomendable brindarle piensos especiales para su edad, que mantendrán su masa muscular y protegerán sus articulaciones. 

“Los piensos para la etapa senior suelen contener menor cantidad de calorías y de proteínas para preservar el riñón e, incluso, según la salud dental del animal, pueden ser piensos más blandos para facilitar la masticación”, recalca Segura. 

4. Higiene, cepillado y cuidados para la piel

“La acumulación de sarro provoca inflamación de las encías y falta de movilidad o la pérdida de las propias piezas dentales, lo que hace muy dolorosa la masticación”, insiste la veterinaria. Por tanto, realizarles cepillados dentales con pasta para perros y revisiones periódicas es indispensable.

Otro de los síntomas principales de la vejez de los canes es el encallecimiento de la piel. Para Segura, “el mayor acierto es darle a tu perro nutracéuticos, es decir, suplementos alimenticios como el famoso aceite de pescado rico en Omega 3.

Ello ayuda, no solo en la regeneración de la piel, sino también en la mejora de las funciones cardíacas y en el alivio del dolor de las articulaciones en perros con artrosis“.

El Síndrome de Disfunción Cognitiva: la enfermedad más común en canes 

El Síndrome de Disfunción Cognitiva es un deterioro del sistema nervioso central de los perros, desconocido normalmente para los dueños y cuya detección temprana es determinante para proporcionar un tratamiento útil.

Según una investigación realizada este 2022 por la Universidad de Washington y The Dog Aging Project, se ha descubierto que a partir de los 10 años, los perros tienen un 52% más de riesgo con cada año estacional de padecer el SDC. 

Como explica Segura, “es un síndrome similar al Alzheimer de los humanos, con síntomas como deambulación, falta de sueño, orinar dentro de casa, chocarse con las paredes, pérdida de visión, menor respuesta a los estímulos, mayor irritabilidad, etc.” Sería así, una especie de Alzheimer canino.

Lo primero es acudir al veterinario por si hubiera que dispensar tratamiento farmacológico. Otras de las medidas que puedes adoptar van desde colocar alfombras en casa para que indiquen al perro el camino a seguir, hasta establecer rutinas que disminuyan su estrés, encender alguna luz por la noche o interactuar con él y otros perros si está socialmente aislado. 

Otras enfermedades y cómo actuar ante ellas

Ante cualquier síntoma de enfermedad, debes llevar a tu perro al veterinario, pero hay señales que te ayudarán a identificarlas. Por ejemplo, si tu perro quiere caminar menos, da pasos más cortos, cojea o no estira las extremidades posteriores, es posible que padezca artrosis.

Entonces, se beneficiaría de una cama ortopédica, escaleras móviles o alfombras calefaccionadas para mejorar el flujo sanguíneo. Prestar atención a posibles bultos en la piel, en las mucosas de la boca o en las mamas es imprescindible para la detección de tumores.

Por otro lado, si ves que el animal consume mucha agua o tiene mucha hambre, puede ser síntoma de diabetes o hipotiroidismo. 

Mimos, mimos y más mimos

Después de toda la vida de un animal que nos ha dado alegrías, lealtad, compañía y amor incondicional, llega la hora de devolverles todo aquello que nos han regalado.

Esto se traduce en ofrecerles los mejores cuidados veterinarios, la paciencia de no reñirles cuando hacen algo mal y todo el cariño del mundo para recordarles día a día que son el mejor compañero de vida posible.

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats