eldiario.es

Menú

Cultura

Dover, sobre su retorno al rock afirman que "no intentamos recuperar público perdido"

- PUBLICIDAD -
Dover, sobre su retorno al rock afirman que "no intentamos recuperar público perdido"

Dover, sobre su retorno al rock afirman que "no intentamos recuperar público perdido"

Dover ha recuperado el protagonismo de las cuerdas roqueras tras años de disensiones con el público que amó la crudeza de "Devil came to me" (1997) y que vapuleó sus flirteos bailables, "discos fallidos de rock" como "The flame" (2003) y otros sencillamente "raros" como el africanista "I ka kené" (2010).

"Si nos preguntan si estamos intentando recuperar a alguien, la respuesta es no, pero no por soberbia, sino porque hacemos lo que nos gusta y nos apasiona sinceramente", ha afirmado durante una entrevista hoy con Efe la vocalista del grupo, Cristina Llanos.

Fue hace un año cuando comenzaron a alumbrar su nuevo álbum y el octavo de su carrera, tras el último concierto en Madrid de la gira con la que conmemoraron los tres lustros de la publicación del citado "Devil came to me" y con la que además ratificaron sus ganas de volver a prender las guitarras.

"Lo que teníamos claro es que nos apetecía hacer un disco de rock", afirma la guitarrista Amparo Llanos, "y no queríamos imitarnos", añade su hermana Cristina, quien puntualiza que "la energía es muy diferente, con menos rabia".

Esa es una diferencia importante respecto a sus primeros álbumes. "Yo me siento más sosegado y eso se nota. Los tiempos no son tan rápidos como en aquellos tiempos. No creo que entonces hubiésemos hecho un 'riff' tan lento como el de 'Too late'", opina el batería Jesús Antúnez, sentado junto al bajista Samuel Titos.

Ese tema, que ejerce de sencillo de presentación, fue precisamente el primero que surgió de la nueva hornada y a partir de ahí el proceso creativo discurrió "enfilado", formulando un conjunto de diez canciones que suena muy cohesionado.

Explican que la fuente de inspiración fue el grupo de los años 70 The Cars, en concreto su vocalista, Ric Ocasek, que ejerció de productor de los álbumes más famosos de la banda de "power pop" y punk Weezer, incluyendo el homónimo "Weezer" (2001), más conocido como "el disco verde" por el color su portada.

Fue "de segundas", defienden, "cuando el disco estaba prácticamente hecho", cuando se dieron cuenta de la similitud con el estilo de esta banda estadounidense, que saltó a la fama en 1994 con "The blue album".

"Entonces era un grupo que nos gustaba, pero no una referencia potente, porque éramos mucho más cañeros. Quizás como ahora no somos tan apisonadora, de una manera inconsciente hay más cosas en común con ese sonido", considera la mayor de las Llanos sobre las similitudes con una banda con la que coincidieron en 2002 en una minigira por España junto a The Cranberries.

En temas inéditos como "Sister of mercy", en el que han acentuado el toque "folk", se hace asimismo más presente que nunca una vena "country" que, según defienden, ha estado presente en su seno desde la aparición de cortes como "King George".

Frente a la urgencia con la que brotaron estas nuevas canciones, el proceso de grabación se llevó a cabo durante tres meses, sin apremio ni la sensación de "examen final" que les aqueja cuando entran en un estudio profesional que factura por hora, ya que se realizó en el local de ensayo que tienen al nordeste de Madrid, en "apenas 20 metros cuadrados".

"Fue por una lógica en la continuidad, por no romper la dinámica del trabajo de composición con el traslado. Es como si un escritor que está acostumbrado a escribir en su casa y hace allí un borrador, tuviera que completar el libro en una oficina", explica Antúnez, que se ha encargado de la producción.

El resultado suena dinámico, "en parte por cómo se ha grabado, porque estábamos muy cómodos, y en parte por las canciones, que son más elásticas y menos monolíticas", opina Amparo.

Habiendo sido un proceso tan fluido, explican que el título del disco, "Complications", como el de uno de los cortes, se debe al hecho de que "en la vida pasan muchas cosas a la vez", unas buenas y otras más difíciles.

"Quieras o no, siempre hay complicaciones en la vida", avanza enigmática Cristina, sin dar detalles sobre las vicisitudes personales que las han inspirado y que han dado lugar en cualquier caso a un disco musicalmente positivo, optimista. "Es una forma de ver las dificultades cuando pasan los años, con naturalidad", ratifica Amparo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha