eldiario.es

9

Cultura

Un existencialista gana la Mostra de Venecia

El director sueco Roy Andersson sedujo al jurado con A pigeon sat on a branch reflecting of existence, una película que funciona como cierre de su trilogía existencial.

Joshua Oppenheimer, director de The Act of Killing, recibió el Premio FIPRESCI de la crítica internacional por un nuevo y sangrante documental.

Adam Driver y Alba Rohrwacher se llevan los premios de interpretación por la italiana Hungry Hearts

Roy Andersson: A Pigeon Sat on a Branch

Roy Andersson: A Pigeon Sat on a Branch

El humor absurdo y el talante humanista del realizador sueco Roy Andersson en A pigeon sat on a branch reflecting on existence le han valido el León de Oro de la 71 Mostra de Venecia. La otra gran favorita, Birdman, de Alejandro González Iñárritu, se ha ido de vacío. La otra estrella de la muestra, la italiana Hungry Hearts, se ha llevado premio doble: sus protagonistas, Adam Driver y Alba Rohrwacher, recibieron la Copa Volpi al mejor actor y mejor actriz.

Andersson, que ya sedujo al jurado del Festival de Cannes hace unos años con Songs from the second floor, dedicó el premio a todos los maestros italianos que le han inspirado y, especialmente, a Vittorio de Sica y su Ladri di biciclette. Una película, ha dicho, "llena de empatía" y ejemplo de lo que, en su opinión, debe constituir la finalidad del cine: "estar al servicio del humanismo".

El presidente del jurado, Alexander Desplat, ya había hecho hincapié en su discurso inicial en el Palacio del Cine del Lido, en que el fallo premiaría la "sabiduría filosófica y política" del cine, y especialmente su faceta "humanística y poética".

El cierre de una trilogía existencial

A pigeon sat on a branch reflecting on existence es el cierre de la trilogía existencial de Andersson y presenta una sucesión de 39 escenas cotidianas sobre lo absurdo del comportamiento humano, con una cuidadísima composición influida por pintores como Otto Dix, Georg Scholz y el renacentista Brueghel.

La segunda distinción más importante del certamen, el León de Plata al mejor director, fue para el realizador ruso Andrei Konchalovski, que ya se lo llevó hace una década por "Dom durakov", ambientada en un asilo checheno. Esta vez, Konchalovski ha cautivado al jurado con un tierno docudrama sobre la vida rural en Rusia, "The Postman's White Nights".

Basado en una investigación real y protagonizada por actores no profesionales, la película gira en torno a un cartero, Aleksei Triapitsyn, única conexión con el mundo exterior de los habitantes del lago Kenozero. "Me siento como un niño al recoger los regalos del árbol de Navidad", aseguraba Konchalovski, quien subrayó: "Todos los que hacemos cine tenemos un niño oculto en nuestro interior".

Oppenheimer repite éxito con un documental sobre el genocidio indonesio

El Gran Premio del Jurado fue a parar a otro filme que también estaba en todas las quinielas: el documental sobre el genocidio indonesio del estadounidense Joshua Oppenheimer, The look of silence, que además obtuvo el Premio FIPRESCI de la crítica internacional.

Después de llegar a la recta final de los Oscar el año pasado con The Act of Killing -el genocidio contado por los propios asesinos- esta vez Oppenheimer ha centrado el foco en las víctimas, y en particular en Adi Rukun, cuyo hermano fue brutalmente asesinado por los escuadrones de la muerte en 1965.

El director, que no pudo recoger el galardón personalmente, dejó grabado un vídeo en el que recordó que Rukun accedió a enfrentarse cara a cara con los asesinos de su hermano en el documental, porque quería que éstos empezaran a reconocer que lo que hicieron estuvo mal, ya que nunca fueron juzgados.

Y la mejor interpretación fue para... Adam Driver y Alba Rohrwacher

En el apartado interpretativo, el jurado ha premiado a Adam Driver y Alba Rohrwacher y su tortuoso descenso a los infiernos de una pareja a partir del momento en que van a ser padres en Hungry Hearts.

Lo que al principio parece un simple exceso de celo por parte de la madre en el cuidado de su hijo deriva en una locura obsesiva que hace que él, al principio comprensivo, decida tomar sus propias medidas.

Driver, conocido por su papel en la serie de HBO Girls, está rodando actualmente la próxima entrega de Star Wars, lo que le ha impedido asistir a la ceremonia de clausura de la Mostra, pero sí estuvo presente el día de la proyección y causó un gran revuelo.

En cuanto a Alba Rohrwacher, ya había trabajado con Costanzo en La soledad de los números primos (2010) y destacó también, junto a Tilda Swinton, en Yo soy el amor (2009).

Alba Rohrwacher y Adam Driver en la italiana 'Hungry Hearts'

Alba Rohrwacher y Adam Driver en la italiana 'Hungry Hearts'

Un reconocimiento al cine iraní

El cine iraní también se llevó premio en esta edición del festival de cine más antiguo del mundo. Rakhshan Banietemad fue galardonada con el Premio al Mejor Guión gracias a Tales, un mosaico de historias entrecruzadas de personajes "invisibles" en el Irán contemporáneo.

La cineasta, nacida en Teherán en 1954, consideró este reconocimiento "un inmenso regalo a todos los iraníes amantes del cine". No en vano, no estrenaba largometraje desde el año 2006, periodo que coincide con el gobierno del presidente Mahmud Ahmadineyad (2005-2013).

El palmarés de Venecia se completa con otras dos películas sobre el abandono de la niñez y la pérdida de inocencia: la turca Sivas, ópera prima de Kaan Mujdeci, en torno a la amistad entre un niño y un perro, ha conquistado el Premio Especial del Jurado.

El también debutante Romain Paul, protagonista de Le dernier coup de marteau, de Alix Delaporte, ha obtenido el Premio Marcello Mastroianni al mejor actor revelación.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha