eldiario.es

Menú

Cultura

Sandra Barneda reivindica en "Las hijas del agua" a las mujeres "silenciadas"

- PUBLICIDAD -
Sandra Barneda reivindica en "Las hijas del agua" a las mujeres "silenciadas"

Sandra Barneda reivindica en "Las hijas del agua" a las mujeres "silenciadas"

Convencida de que "la Historia está incompleta" la periodista y escritora Sandra Barneda se ha sumergido en los canales de la Venecia del siglo XVIII en su última novela, "Las hijas del agua", una historia de mujeres que luchan por ser libres y donde reivindica a las que hicieron "tanto por nosotras".

"¿Qué parte de la Historia no nos han querido contar?", se pregunta Barneda en una entrevista con Efe, realizada el pasado mes en Venecia, mientras fija su mirada en las aguas de uno de los canales que bañan a la "Serenísima", una ciudad cuya historia late en su corazón y en el de este libro editado por Suma de Letras, que sale a la venta mañana.

Y lo hace porque en los años que ha dedicado a estas páginas ha realizado un profundo viaje por la historia de mujeres reales como Elisabetta Caminer, Mary Wollstonecraft o Angela Tarabotti; personajes reales que conviven e intercambian diálogos con Arabella Massari o Lucrezia Viviani, las protagonistas de la que es la tercera entrega de su tetralogía de los elementos.

Una serie -compuesta por "Reír al viento" (2013) y "La Tierra de las Mujeres" (2014)- que ahora ofrece una historia de aventuras con tintes victorianos centrada en la Venecia de 1793, una época clave en la República del Véneto donde la periodista nos descubre a una sociedad secreta de mujeres que luchan por la libertad, por desprenderse de la "moretta" (tipo de máscara veneciana) que les oprime.

"Quería hacer un homenaje a las mujeres olvidadas, a las grandes heroínas que teniéndolo todo en contra, o teniendo la comodidad a sus pies, en ese momento empezaron a pedir y reclamar, pero quedaron olvidadas", cuenta la catalana (Barcelona, 1975) quien confiesa que el germen del libro surgió al darse cuenta de que las mujeres "sí que estuvieron unidas" en este siglo XVIII tan convulso en Europa.

Un siglo, recuerda, en el que Rousseau "no incluyó a las mujeres" en su influyente tratado, "El contrato social", aunque sí que hubo mujeres, como Mary Wollstonecraft -considerada una de las primeras feministas- quien a través de su libro 'Vindicación de los derechos de la mujer' (1792) difundió por distintos países de Europa su crítica ante la discriminación.

"Seguro que estaban unidas, por lo que me dije, ¿y si creo una sociedad secreta de mujeres que tenían algo tan común como decir que tienen que tener acceso a la educación, que pueden ser pintoras, compositoras, filósofas o influir políticamente?", comenta acerca del hilo que mueve a estas poderosas protagonistas que siguen luchado "por lo mismo" que se hace en la "actualidad".

"'Las hijas del agua' somos todas -afirma- En esta segunda revolución feminista nos hemos dado cuenta de que no todo estaba hecho, sino todo lo contrario, de que quizá nosotras mismas nos hemos equivocado en muchas cosas, y que hay que empezar a alzar la voz. Debemos quitarnos ese complejo de inferioridad, el complejo de que no podemos decir que algo es una injusticia".

En este libro donde la realidad se mezcla con la ficción convirtiendo la trama en un apasionante mundo de intrigas, venganzas y superaciones, Barneda no ha olvidado al hombre, ni a los que consideraron a la mujer como un ser humano "incapacitado", ni a los que "avanzados para su época".

"En la Venecia del sigloXVIII te encontrabas folletines en los que ponían a parir a las mujeres, porque había ese miedo; pero también había hombres que decían que la inteligencia no se medía por el género", relata esta mujer enamorada de esta cuidad italiana, donde su mirada y sus pies se han perdido para encontrar las localizaciones de su novela.

"Tenía muy claro que no quería narrar una historia de conflicto entre hombre y mujer, sino una historia de unas valientes que decidieron quitarse la máscara, y eso es admirable", concluye esta autora quien, desde que arrancó su faceta literaria hace más de diez años, no ha parado de reivindicar a la mujer "madura", a la que después de cumplir los 40 años "parece que solo puede ser madre".

Pilar Martín.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha