eldiario.es

9
Menú

Cultura

Scorpions reina a varias velocidades en la segunda noche de Resurrection Fest

- PUBLICIDAD -
Scorpions reina a varias velocidades en la segunda noche de Resurrection Fest

Scorpions reina a varias velocidades en la segunda noche de Resurrection Fest

La histórica banda alemana de hard rock Scorpions ha brillado hoy en la segunda noche del festival Resurrection Fest de Viveiro (norte), donde ha tirado de veteranía para cautivar a los presentes con sus temas más lentos y emotivos antes de hacerlos agitar las cabezas al ritmo de sus clásicos más potentes.

Los germanos eran el gran atractivo de la segunda jornada del festival y han sabido estar a la altura de la ocasión, a la vez que aprovechaban el concierto para sacar a relucir algunos temas de su último trabajo, "Return to forever" (2015).

Precisamente "Going out with a bang", uno de los sencillos de este álbum, era el encargado de iniciar la velada en el escenario principal superadas ya las once de la noche, abriendo la veda de una sesión de rock clásico que se ha prolongado cerca de hora y media.

Temas más recientes como "We built this house" o "Eye of the storm" han copado los compases iniciales del concierto, que no terminó de encandilar del todo al público -cerca de 20.000 asistentes en esta jornada- hasta el encadenado de "Send me an angel" y la imprescindible "Wind of change".

El sempiterno silbido que caracteriza esta canción ha sido el artífice de un momento para guardar en la historia del Resurrection Fest, ya que miles de personas han tratado de seguir la melodía entonado por el vocalista Klaus Meine, en un instante de perfecta armonía entre banda y público.

Una de las canciones icónicas de la reunificación de Alemania ha dado paso poco después a un tributo a uno de los personajes que son santo y seña de este festival, el fallecido Lemmy Kilmister, exvocalista de Motörhead, entre otros; mediante la interpretación de su canción "Overkill".

A posteriori, tras varios momentos para el lucimiento de cada uno de los instrumentistas de la banda y con Meine enfundado con una bandera de Galicia, ha llegado el cierre de la primera parte del show, siendo "Big city nights", del afamado disco "Love at first sting" (1984), la escogida para la ocasión.

Tan solo restaba, pues, un bis para el que Scorpions ha reservado sus dos temas más emblemáticas: la intensa balada metal "Still loving you" y la eléctrica "Rock you like a hurricane", que ha demostrado que, pese al paso de los años, los germanos todavía saben jugar bien sus bazas.

Con su aclamado final, Klaus Meine y los suyos abandonaban el escenario entre vítores y dejando paso para los conciertos del turno de madrugada, ya que el metal gótico de los británicos Paradise Lost no ha dado tregua a los asistentes y enseguida ha comenzado a sonar desde el extremo opuesto del recinto de Celeiro, en el conocido como Ritual Stage.

Tras ellos, ha habido espacio todavía para una banda española, los albaceteños Angelus Apatrida, que han cerrado la segunda tanda de conciertos en el escenario principal demostrando el reconocimiento cada vez mayor de su poderoso trash, que ha causado unos pogos inmensos en las primeras filas mientras se sucedían los vertiginosos fraseos de guitarra típicos de canciones como "Immortal" o "You are next".

Quienes buscaban un momento de respiro tras lo agitado del día han encontrado su lugar en el Desert Stage, incorporado este año, donde sonaba bien entrada la noche el preciosista post rock de los irlandeses God is an Astronaut, que han brindado a los presentes la oportunidad de disfrutar con temas como "Suicide by star".

La banda tributo a Metallica Seek 'em All ha bajado el telón del viernes en el Resurrection Fest, horas después de que los madrileños Ella la Rabia abriesen casi doce horas antes la jornada desde el Chaos Stage.

Durante la tarde ha habido espacio para todo tipo de propuestas, ya que por los cuatro escenarios del festival han pasado grupos como los coruñeses Hongo, que combinan los sonidos pesados con algún toque lisérgico, o los metaleros bilbaínos Rise to Fall.

El primer plato grande de la jornada ha sido, sin duda, el concierto de Rise of the Northstar en el escenario principal, en el que la potencia de su estilo hardcore junto con la trabajada voz gutural de su cantante han despertado un frenesí sin parangón entre los asistentes.

De todas formas, el primer reclamo importante era el concierto de Megadeth, que ha venido casi a continuación y en el que la banda capitaneada por el que fuera el primer guitarrista de Metallica, Dave Mustaine, y considerada como una de las mayores referencias del metal clásico ha animado la tarde a base de decibelios e himnos como "Hangar 18" o "Symphony of destruction".

En las horas previas a Scorpions, se han podido ver otras actuaciones de gran nivel, aunque quizá la más lograda haya sido la de los noruegos Leprous, que han triunfado en el Ritual Stage al trasladar su propuesta a medio camino entre la contundencia del metal y la ornamentación del rock progresivo.

Mañana sábado, los icónicos americanos Kiss serán los encargados de cerrar la decimotercera edición del Resurrection Fest, en la que su rock de estadio compartirá protagonismo con otros artistas de calibre como Prophets of Rage o Frank Carter & The Rattlesnakes.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha