eldiario.es

9

Cultura

ENTREVISTA | Leo Margets

"Con el póker, o te obsesionas o no vas a conseguir nada"

Leo Margets, una de las mejores jugadoras de póker en España, ha escrito su cuarto libro: ¡Juega bien tus cartas! En la vida y en los negocios

"El fracaso es parte del aprendizaje y está estigmatizado, en España sobre todo"

"Que el póker no estuviera regulado en España no quiere decir que la gente no quisiera pagar impuestos"

Leo Margets

Leo Margets Frank Díaz

Leo Margets (Barcelona, 1983) es una de las mejores jugadoras de póker de nuestro país. ¡Juega bien tus cartas! En la vida y en los negocios es su cuarto libro. Tanto en este como en los anteriores ha compaginado la escritura con competir en el circuito mundial de póker, jugar en Internet y salir a correr cada mañana para templar los nervios y tomar perspectiva. También ha fundado The Mindset Factory, una consultoría que ofrece herramientas basadas en el póker y en el deporte de élite para mejorar las competencias empresariales.

Su vida cambió en 2009, cuando recibió el premio "a la última mujer en pie" en el Evento Principal de las World Series of Poker (WSOP), un galardón que califica como machista. "Lo cambio todo. A nivel de patrocinio, todo", dice. Compartimos una mañana templada de febrero en el Hotel de las Letras charlando sobre su libro, la salud del póker en España o la más que probable llegada de la liquidez internacional a nuestro país, entre otros asuntos. Raise, Call, All-In.

Descubre el póker en un momento en el que acaba de volver de estudiar un máster en Londres, justo mientras se pregunta qué hacer de cara al futuro. ¿No es esa la misma situación de muchos jóvenes en este país, que, a día de hoy, son jugadores?

No sé si es exactamente eso. A veces los medios se encargan de destacar la parte más bonita del póker y eso hace que la gente a veces interprete que uno puede decidir de un momento a otro: "Me voy a hacer pro". Lo desaconsejo siempre. Uno no decide hacerse profesional. Uno sigue un camino natural en el que le interesa el juego, y si le obsesiona lo suficiente y le apasiona lo suficiente, puede que acabe convirtiéndose en profesional o puede que acabe siendo un hobby. Depende de la relación que cada uno quiera tener.

¿Que tomen este camino no será, entonces, algo motivado por la incertidumbre en el terreno laboral?

No lo relaciono directamente. La televisión cuenta las historias de los que somos más conocidos y la gente puede querer imitar eso, pero el póker es mucho más. Es mucho curro, o te obsesionas o no vas a conseguir nada. No es el caso de un trabajo en el que puedas desconectar, porque como evoluciona tanto y de forma tan constante tienes que obsesionarte, tienes que estar mucha parte del día jugando, pensando, revisando, debatiendo póker para estar ahí.

Me cuesta ponerme en la piel de alguien que no sepa qué hacer y diga "venga voy a jugar". Quizás lo vean de una manera más sencilla de lo que realmente es. Una de las preguntas más típicas de los medios es: "¿Se vive bien con esto?" Esto es absurdo. Pues depende, si estás dispuesto a ponerle mucho de ti, quizás puedas llegar a ganarte la vida. No es lo mismo que decir: "¿Qué tal se gana trabajando en Wall Street?"

Precisamente Wall Street es un lugar donde cada buena o mala decisión puede traducirse en millones de dólares de pérdidas o beneficios. En el libro habla del concepto de valor esperado, de la toma correcta de decisiones al margen del resultado. ¿No sería un mundo un tanto aburrido o raro si todo el mundo actuase en términos de lo que puede llegar a conseguir?

Sí. E intento relativizarlo. Al final, del mismo modo que es importante tener en cuenta cuáles son las mejores decisiones, si a ti te va a generar un malestar emocional tan grande tomarlas... Se trata de ser un poco feliz.

Y entendido todo en el sentido de que de manera natural tenemos aversión al riesgo, y que antaño podía tener lógica, cuando vivíamos en la prehistoria, que las pérdidas pesaran más que una recompensa (por pura supervivencia): huir de un peligro siempre tenía más valor que ir en busca de ella. Pero a día de hoy hay que aceptar el riesgo. Te educan desde que eres un enano en que lo más seguro siempre es la mejor opción y eso no es así. Y el póker te ayuda mucho a practicar esto, a entenderlo. ¿Y puede ser la buena decisión la que te salga mal? Sí. ¿Sigue siendo la buena decisión? Sí.

Hay gente que un día se encuentra un atasco para ir al curro o que ha habido un accidente en el camino más corto y coge otro al día siguiente. Intento decir: "Prepárate lo máximo que puedas para que si te viene una buena racha la sepas maximizar".

¿Cómo cambiaría la opinión de todas esas personas que piensan que el póker es un juego de azar?

El póker es un microcosmos de la vida. Y si te lo tomas en serio es mucho más, porque te hace desarrollar ciertas habilidades muy útiles. Sobre todo a la hora de estructurar el cerebro, la estructura mental. Como en la toma de decisiones, sus pros, sus contras, los riesgos, el pensar a la larga y el no tener esa necesidad insana de recompensa inmediata.

También es verdad que el póker es como el gran olvidado en el mundo de los juegos de azar, que es donde está metido ahora. Lamentablemente, es el bicho raro porque funciona diferente de todos los juegos. Es un juego de suma cero, te enfrentas contra otros... No es azar puro y duro. La clave de todo sería intentar despegarte del resultado y que tu preocupación sea la toma de decisiones, que estas sean buenas. A la larga, el resultado acaba siendo la consecuencia.

Leo Margets

Leo Margets Frank Díaz

Su madre le sacó del coro del colegio porque le relegaron a la última fila para que solo "moviese los labios". Sin embargo, a usted le gustaba estar ahí. ¿Sobreprotegemos a los niños hasta tal punto que les generamos una aversión al riesgo que luego arrastrarán toda su vida?

No entendemos que el fracaso es parte del aprendizaje. Está estigmatizado. En España en concreto. Creo que es de las pocas cosas buenas que tiene EEUU, que en ese sentido son más abiertos de mente y aceptan el fracaso como parte de un proceso. Aquí dices fracaso y la gente ya tiembla. No pasa nada siempre y cuando aprendas de él.

El póker, sin dirigirse específicamente a los hombres, tiene más jugadores que jugadoras. ¿Por qué?

Es una cuestión casi cultural. Está mejor visto o más aceptado que sea el hombre el que invierte, el que toma las decisiones de dinero... Quizá los hombres sean más competitivos y más agresivos; y eso, a la hora de llevar la iniciativa, les sale de manera más natural. En cambio, hay otras muchas características muy útiles para el póker y muy buenas que las tienen las mujeres.

En el Evento Principal de las World Series of Poker (WSOP) del año pasado, las mujeres no eran más del 5%. ¿Por qué la participación femenina se mantiene en cifras tan bajas?

Es algo que he reflexionado muchas veces porque me sorprende. Yo me siento supercómoda jugando, en mi salsa, como uno más. Y veo que somos un 5% de tías cuando tenemos totalmente las mismas capacidades y competimos en igualdad de condiciones. No lo entiendo.

Ni que incluso sean las propias mujeres las que exigen torneos de mujeres. Al final, dándole muchas vueltas, está claro que hay un tema cultural o intrínseco del ser humano, de algunas chicas (de no ser por algunas pequeñas excepciones) que se sienten cohibidas o que sienten que no es su rol. Porque si no, ¿en qué momento vas a preferir sentarte entre tías? Ellas se sienten cómodas con ese nivel de agresividad y de intimidación en su mesa de póker.

Es imprescindible para un buen juego ser agresivo (en el sentido de llevar la iniciativa, de presionar al rival) y de manera natural, las mujeres, por genética o por biología o por algo que yo no tengo claramente, se incomodan. Y prefieren iniciarse en un juego más suave, lo cual creo que es pésimo a largo plazo para el juego y para el desarrollo del jugador. Flaco favor le haces al póker (a pesar de ser la primera que se haya beneficiado por ser chica) dando premios de última mujer en pie, o Lady's tournaments.

"Con el póker, o te obsesionas o no vas a conseguir nada"

¡Juega bien tus cartas!

Recibe un premio en 2009, el Last Woman Standing (Última mujer en pie) por su vigesimoséptimo puesto en el Evento Principal de las WSOP. Este galardón le cambia la vida e influye de manera decisiva en su carrera. Ocho años después, ¿lo considera un premio machista?

Es un sinsentido. No me hizo ninguna ilusión. Quedaban 26 tíos por delante y en ese momento, si eres competitivo, no te va a hacer ninguna ilusión que te den una "copita". Es tan absurdo como que le hubieran dado el premio al último pelirrojo en pie.

Por otra parte, no quiero ser una cínica. En ese momento me quedé bastante desconcertada. Recuerdo que estaban todas las cámaras cuando quedábamos cinco chicas, como... "Uh, ¿quién será la última mujer en pie?" Y eso en ningún momento afectó a mi juego. Nunca niteé (me puse en modo roca sin jugar manos) para rascar o quedar por delante de la que quedaba cuando éramos dos. A mí eso, a pesar de toda la caña que le he metido, me cambió la vida. Me dieron mucha bola.

Nadie se acuerda del que quedó el 14º en esas WSOP y la gente se acuerda de mí porque me dieron un premio y conseguí un sponsor mejor y pude empezar a jugar los majors a través del mundo por ese título, después de pegar una superbuena runeada [cuajar un buen torneo] en el campeonato del mundo y de que existiera un premio tan machista y tan típico americano también. En España, en los EPT's [European Póker Tour] no ocurre eso, ni en Europa.

Dice que hay veces en que se ha beneficiado por ser mujer.

En ese sentido. A nivel por ejemplo de patrocinio. Si no hubiera tenido el título de Last Woman Standing, no creo que el que quedó el 15º ese mismo año haya tenido las oportunidades que tuve yo.

¿Cree que por ser mujer le han dejado de invitar a ciertos torneos o a torneos televisados?

No. Para nada, creo que al revés. Al final, sobre todo los torneos televisados también buscan que sea visual. Y la variedad es visual, y que haya una chica en una mesa hace que haya más contraste. Puede que incluso me hayan invitado más a torneos televisados.

¿El póker es un mundo machista?

No. Creo que en general, el jugador de póker es suficientemente listo. Australopithecus hay en todas partes, en todos los sectores. Pero en general, el jugador de póker medio y sobre todo de torneos más duros, acostumbra a no tirar de estereotipos y sabe que tienen que tratar al rival a nivel individual y adaptarse a él. También es como tú decidas proyectarte en ese mundo. Yo siempre me he proyectado como un igual.

Nunca he intentado beneficiarme por ser chica. Que igual me parece bien si alguna chica lo ha hecho y le ha sacado una ventaja, pero en ese sentido yo me siento más cómoda jugando de igual a igual y no he sentido nunca el machismo. Hay mucha parte que depende de uno mismo, de cómo uno se ve realmente. Si tú te ves como un igual, eso se nota y recibes el trato acorde.

A la gente le choca que yo sea la misma que tire abajo eso de 'campeona del mundo'. Yo no me siento campeona del mundo. El campeón del mundo fue otro. Ese fue uno de los días más tristes de mi vida, paradójicamente. Ahora, a toro pasado lo ves y dices "qué bien" pero en ese momento... A nivel mediático cambió todo.

Leo Margets

Leo Margets

¿Cómo ve la salud del póker en nuestro país, las .es?

Lo de las leyes es algo que hasta que no afecta a tu sector, no recapacitas. Obviamente, la Ley del Juego en España está muy mal hecha. No tiene sentido porque nuestro país, antes de la regulación, era un destino superapetecible para jugadores de póker. Es un perfil interesante, es gente que tiene dinero por lo general, que le gusta gastar y muchísimos jugadores de todas partes del mundo estaban en España, gastaban, vivían, disfrutaban del país y jugaban. Se podía haber regulado perfectamente haciendo que se pagase un impuesto. El que no estuviera regulado no quiere decir que la gente no quisiera pagar impuestos, sino que era un área gris donde no sabíamos qué hacer.

Si el que ha decidido regular se hubiera informado de cómo funciona, habría visto el despropósito que es que no permitan que un jugador profesional se desgrave los gastos de viaje cuando va a jugar a un destino, que no pueda ser un autónomo. Además, actuaron de manera retroactiva sin dejar desgravarte gastos de torneos.

Lo que han hecho es que simplemente hubiera una fuga de talentos muy grande porque obviamente es muy complicado jugar en un mercado reducido en el que no solo el tipo impositivo es de locos, sino que además no hay tráfico para jugar. El póker es un juego de volumen y con un mercado tan cerrado es imposible. Copiaron, supongo a ciegas, la regulación francesa que ya estaba siendo un desastre. Pagas impuestos dobles porque la sala ya lo hace por un lado y luego lo pagas tú otra vez. Lo veo muy cortoplacista, porque han decidido que es mejor llevarse muchísimo de casi nada que haber decidido tasarlo con lógica y llevarse un X% de mucho.

¿La liquidez internacional (abrir el mercado de póker online a Europa, permitiendo que los jugadores nacionales jueguen con extranjeros) vendría a solucionar esto?

Haría que muchos grinders [en el argot, jugadores] volvieran, porque habría más tráfico. Luego estaría el tema impositivo. Que lo veo importante, pero ahí quizá habría que dar un segundo paso: mejorar el tipo impositivo de manera que tuviera lógica y te permitiera ser autónomo, tener acceso a la Seguridad Social, etcétera.

Del total de jugadores de póker online, un 5% gana dinero, los otros no. Realmente, a mí me gusta el modelo británico. No es que no quiera pagar impuestos, pero el modelo británico asume que el 95% de la gente palma pasta y que ya son los casinos y las salas online los que están pagando impuestos.

De todas maneras, si lo quieren tasar, se puede tasar con más criterio y permitiéndote ser autónomo para desgravarte gastos, ya sea de material de oficina, ordenadores o de viajes. Y para eso sería también necesario que el póker se reconociese como juego de habilidad. Pero ahí hay lobbys a los que no les puede interesar, como casinos. Mientras sea un juego de azar... esa es la clave.

Hace poco, Carlos Hernández, exdirector de la Dirección General de Ordenación del Juego (DGOJ), explicaba a este periódico que precisamente porque el juego tendía a la profesionalización, la pérdida de jugadores era inevitable y que ni la liquidez internacional podría solucionar esto. ¿Está de acuerdo?

No. Es verdad que a un jugador que empieza lo que le apetece es optar a grandes premios y ahora mismo la oferta no es tan apetecible. La gente ve el póker en la televisión y luego lo ve en España y no es lo mismo. En cambio, en el momento en que el domingo el Sunday Million [un torneo con un bote garantizado de un millón de dólares] o el Sunday Special deje de ofrecer un garantizado de 50.000 euros y lo haga de un millón, eso va a ser mucho más apetecible y va a atraer más jugadores.

Aunque él haya sido exdirector de la DGOJ, creo que tengo suficiente experiencia acumulada, aparte de que he trabajado en el sector previamente, como para poder intuir que sí que sería bueno para el póker. La liquidez internacional sería un claro empujón, va a subir el número de jugadores. No entiendo el razonamiento de Carlos.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha