eldiario.es

Menú

Cultura

Dime qué serie ves y te diré qué tres libros leer

Westworld, La pesteBoJack Horseman... No importa si te gustan las distopías de robots, las novelas históricas o la animación, sea cual sea tu serie siempre habrá un libro recomendado

¿Cuál añadirías a la lista? Como en el Día del Libro ninguna recopilación llueve a gusto de todos, te animamos a ampliarla en la sección de comentarios

- PUBLICIDAD -
30 libros que te recomendamos para este Día del Libro 2018

30 libros que te recomendamos para este Día del Libro 2018

Después de ver El cuento de la criada resultaría lógico acudir al libro de Margaret Atwood para conocer la historia a través de su ideóloga (sobre todo cuando la serie se permite tantas licencias como esta). Pero la mayoría de las veces lo que nos apetece es descubrir algo nuevo, abrir una obra libre de spoilers y disfrutar trasladándonos a una nueva fantasía. Listas de libros que fueron adaptados a la pequeña pantalla hay muchas, por eso se nos ha ocurrido una vuelta de tuerca. 

¿Y si, atendiendo a nuestras preferencias seriéfilas, nos recomendasen una lista de títulos distintos y que a su vez guarden ciertas similitudes?

Por limitar las opciones, hemos elegido 10 series actuales que representan todo tipo de gustos, algunos directamente antagónicos. Hay animación gamberra, comedias millennial, distopías feministas, históricas y fantásticas. Por cada una, tres libros (muchos recién llegados a los catálogos de las editoriales, aunque no faltan los clásicos). ¿Encuentras la tuya?

  • Yo, robot, Isaac Asimov (Edhasa). Si hay que hablar de Westworld y de literatura, es imposible no hacer referencia a los relatos que marcaron los principios de las leyes de la robótica tal y como los conocemos hoy en día. ¿Pueden las máquinas, como en la serie, revelarse contra sus creadores? Mucho de esto ya lo planteó Asimov en 1950.
  • Quédate este día y esta noche conmigo Belén Gopegui (Penguin Random House). Parece el parque de Robert Ford, pero es el presente. El big data, la dominación de los gigantes tecnológicos, la inteligencia artificial… Todo ello en una novela que explora estos temas en el momento más oportuno: en pleno escándalo con Cambridge Analytica.  
  • Ghost in the shell, nostalgia de la encarnación, Aarón Rodríguez Serrano (Shangrila). Del mismo modo que Dolores Abernathy se cuestiona su existencia, el anime de Mamoru Oshii plantea interrogantes sobre la normalización de los implantes cibernéticos. Rodríguez desgrana cada detalle, y su texto resulta fundamental para interpretarlo sin tener cortocircuitos.

  • 10 ingobernables. Historias de transgresión y rebeldía, June Fernández (Libros del K.O). La editora de Píkara construye un mapa de testimonios que une a través del hilo común del inconformismo. Son mujeres de un lado y otro del Atlántico que decidieron salirse de la norma y complicarse la vida antes de claudicar, justo como Defred. 
  • Las cárceles que elegimos, Doris Lessing (Lumen). La Nobel nos contagia la necesidad de cuestionar las convicciones políticas y morales que marcaron el siglo XX y nos emplaza a cultivar un pensamiento crítico individual como única manera de hacer frente a los axiomas heredados del pasado. Cualquiera diría que es el ensayo que leyeron las criadas justo antes de su despertar.
  • El poder, Naomi Alderman (Roca Editorial). Es la protegida de Atwood y con esta obra engrosa la lista de autoras feministas y postapocalípticas. Aquí son ellas quienes mantienen a los hombres a raya a través de unos superpoderes que despiertan a la par que su sexualidad por culpa de una mutación genética. Perfecta para devorar tras El cuento de la criada.

  • Sheila Levine está muerta y vive en Nueva York, Gail Parent (Libros del asteroide). Escrita en 1972 y recién reeditada, se trata de la carta de suicidio de una chica judía, neoyorquina y gordita porque sigue soltera a los 31 años. Si la leemos desde un punto de vista satírico, reconoceremos la hilarante prosa de Parent en el hastío vital y reaccionario de las chicas de Girls. Como una suerte de abuela molona que contagia su rebeldía a las nuevas generaciones.
  • Apegos feroces, Vivian Gornik (Sexto Piso). Una Gornick madura camina con su madre, ya anciana, por las calles de Manhattan. Entre recuerdos y reproches, la primera intentará encontrar su lugar en el mundo. Un título maravilloso que complementa a la pieza angular de  Girls: la maternidad. 
  • Que alguien se acueste conmigo, por favor, Gina Wynbrandt (Reservoir Books). Se describe como una novela gráfica delirante y fresca sobre el tedio inherente a los millenials, la frustración sexual y Justin Bieber. A través de un humor no apto para sensibles y muy parecido al de Lena Dunham, Wynbrandt aborda los aspectos más intrascendentes y traumáticos de la juventud moderna.

  • Salvaje Oeste, Juan Tallón (Espasa). Quizá es el que menos relación guarda con la serie, pero lo nuevo del periodista Juan Tallón es un retrato fantástico para entender la hegemonía económica en nuestro país, justo la que pretenden derribar los atracadores de La casa de papel. En esta historia también hay ladrones, solo que esta vez son de los que llevan corbata.
  • Nosotros contra el mundo, Stefan Thungsberd (Suma de letras). Fueron los ladrones de bancos más violentos y audaces de Suecia, y los tres pertenecían a la misma familia. Años más tarde, el hermano pequeño de la casa y el único que se negó a ingresar en la banda criminal coescribió su historia, que se convirtió en un éxito instantáneo en su país. 
  • Confesiones de un gángster de Barcelona, Lluc Oliveras (B de Books). Es un retrato excepcional de la vida delictiva de la Ciudad Condal de los años setenta y ochenta, y del sistema penitenciario en la época de la Transición. Oliveras nos la presenta a través de Soto, álter ego de Dani el Rojo, mítico delincuente de la Barcelona underground del momento.

  • Egidio, el granjero de Ham, J.R.R Tolkien (Minotauro). Hay Tolkien más allá de El señor de los anillos, aunque este libro se considera en parte una parodia de sus otras obras. El granjero Egidio, como Bilbo, Frodo o Sam, es un auténtico antihéroe, y su destino cambiará cuando se encuentre con el dragón Crisofilax. No son los de Daenerys, pero puede servir.
  • El rey del invierno: crónicas del señor de la guerra, Bernard Cornwell (Marlow). Es uno de los autores más celebrados del mundo en novela histórica de aventuras. En esta saga, Cornwell describe el contexto medieval del que bebe también Juego de Tronos. Además, hay quien asegura que HBO Reino Unido está barajando apadrinarla como serie en el futuro. ¿Será Arturo el esperado relevo del Rey en el Norte?
  • Historias de terramar, Ursula K.Leguin (Planeta). Cualquier oportunidad es buena para incluir a la legítima dama de la fantasía en una lista de libros. Su saga de cinco novelas más famosa ha sido injustamente relacionada con el público juvenil, aunque la crítica coincide en que es un universo literario tan sólido como el de Tolkien y mejor que el de George R.R Martin.

  • La leyenda del ladrón, Juan Gómez-Jurado (Planeta). El autor afirma que la serie de Alberto Rodríguez está copiando a su libro. La peste, niños ladrones, la coincidencia de las tramas… Ya sea casualidad o no, lo único que queda claro es que la Sevilla del siglo XVI puede ser descubierta de muchas maneras.
  • La plaga, de Ann Benson (Debolsillo). Aunque La peste nos traslada a un tiempo pasado, donde la pobreza y los escasos avances médicos impedían combatir la pandemia, Benson lleva la problemática al siglo XXI. En esta distopía, los antibióticos no son capaces de combatir la misma bacteria que tiempo atrás arrasó con un cuarto de la población mundial.
  • El jinete pálido, Laura Spinney (Planeta). Pero la peste, por desgracia, no es la única enfermedad epidémica propagada a nivel mundial. La siguiente más popular fue la conocida como "gripe española", que en solo un año mató entre 20 y 40 millones de personas y que en los libros de historia no siempre tiene toda la importancia que debería.

  • Mi novio caballo, Xiomara Correa (Reservoir Books). Animales con alma humana y frustrados por preocupaciones mundanas. Los paralelismos entre el cómic de Correa y la serie Bojack son más que evidentes, y no solo porque su protagonista sea un caballo, también por el humor ácido, otras veces simple, del que viven sus personajes.  
  • Coyote Doggirl, Lisa Hanawalt (Drawn and Quarterly). La ilustradora de Bojack también desarrolla sus proyectos más allá de la serie animada. ¿El próximo? Un personaje mitad perro y mitad coyote, descarado y valiente, pero también un luchador que añora una vida mejor. Su lanzamiento está previsto para el próximo mes de agosto, pero mientras tanto también es buena oportunidad para repasar anteriores historietas de Hanawalt, como My Dirty Dumb Eyes.
  • Idiotizadas: Un cuento de empoderhadas (Planeta), Raquel Córcoles. El sarcasmo con tintes dramáticos de Bojack es, en gran medida, responsable de su éxito. Esa misma sátira también aparece en la obra de Moderna de Pueblo, que transforma a las princesas convencionales en Zorricienta o Gordinieves para desaprender aquello que no nos deberían haber enseñado.

  • La semilla del odio, Mónica G. Prieto y Javier Espinosa (Debate). Todo comienza en 2002, cuando Prieto llega a Irak tras las amenazas del presidente Bush después de los ataques del 11S. Ella y Espinosa revisan en su segundo libro la historia reciente de la región más convulsa del mundo para esclarecer las causas que originaron el conflicto.
  • La era de la yihad, Patrick Cockburn (Capitán Swing). Escrito a modo de diario y artículos entre 2001 y 2015, el autor presenta los acontecimientos desde una doble óptica: primero, desde la descripción "de lo que está pasando"; y segundo, desde una "explicación retrospectiva". Perfecto para complementar al anterior, pero con mayor peso sobre el 11S.
  • Cartas a un joven musulmán, Omar Saif Ghobash (Seix Barral). Tanto el autor como su mujer se muestran inamovibles en una cosa: su deseo de no criar a sus hijos en el odio en un siglo XXI marcado por un escenario herido por los atentados en todo el mundo, las políticas islamófobas de políticos como Trump o Le Pen y los mensajes mesiánicos hacia una juventud musulmana que sufre el paro y escasa escolarización.

  • Ready Player One, Ernest Cline (Ediciones B).  Los Cazafantasmas, E.T., Star Wars… Si Stranger Things es un continuo riachuelo de referencias a la década de los 80, la obra de Ernest Cline tampoco se queda atrás. Recientemente adaptada por Spielberg a la gran pantalla, la aventura de Wade Watts destaca sobre todas las cosas por jugar con un elemento muy poderoso: la nostalgia.
  • It, de Stephen King (Debolsillo). No hay Demogorgon, pero su papel lo ocupa un despiadado payaso con cierta predilección por adolescentes. Al igual que en Hawkins, la responsabilidad de resolver el misterio recae sobre un grupo de niños que unen fuerzas para combatir el horror. Lo único, es que ellos no tienen la ayuda de Eleven.
  • Siempre hemos vivido en el castillo, de Shirley Jackson (Minúscula). La novela pone el foco Mary Katherine, una niña huérfana que vive en un pueblo junto a su tío y su hermana, acusada de envenenar al resto de la familia. Al igual que Eleven, es desplazada y juzgada como un "bicho raro" que nunca logra sentirse cómodo junto al resto de vecinos.

  • Narconomics, Tom Wainwright (Debate). ¿Cómo sobreviven los narcotraficantes? Wainwright repasa todas las estrategias monetarias tras una industria, la del comercio ilegal de drogas, que emplean tácticas heredadas de grandes multinacionales como McDonald's o Coca-Cola. Y, cuando la plata no funciona, como diría Escobar, siempre quedará el plomo.
  • Fariña, Nacho Carretero (Libros del K.O). La serie narra cómo orquestaron todo un sistema para exportar cocaína a EEUU. Pero, como indicó el propio carretero, se estaban olvidando de algo: el narcotráfico gallego que servía para introducir la droga en Europa. Eso sí, debido al secuestro cautelar de la obra, de momento, es imposible encontrarla en librerías.
  • Noticia de un secuestro, Gabriel García Márquez (Random House). El premio Nobel de Literatura narra la historia real de varios secuestros realizados por Los Extraditables, una organización derivada del Cartel de Medellín. A través de este intenso reportaje de 336 páginas, García Márquez describe a la perfección la crueldad de un narcoterrorismo que no atiende a leyes ni a ninguna clase de ética.
- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha