eldiario.es

Menú

Cultura

LOS DISCOS DE LA SEMANA

El rap de Beyoncé y Jay-Z que hace retumbar las paredes del Louvre

Además de lo nuevo de Beyoncé y Jay-Z como The Carters comentamos los trabajos de Kamasi Washington, Julie Doiron, Nine Inch Nails, Soulwax y una caja integral de Black Box Recorder

- PUBLICIDAD -

The Carters

Everything Is Love
Sony
RAP/R’N’B
7/10

Es posible y hasta probable que la infidelidad de su marido Jay-Z haya supuesto un verdadero trauma para Beyoncé en particular y en el hogar conyugal en general. Pero no es menos cierto que a pocos "deslices" de este tipo se les ha sacado más partido artístico y, sobre todo, económico. Primero fue Beyoncé quien a base de reivindicar su orgullo herido en Lemonade (2016) consiguió trascender un poquito más su estatus de superestrella, recibiendo un aplauso unánime por parte de crítica y público.

Un año más tarde Jay-Z publicó 4:44, que a base de golpes en el pecho ofrecía su visión de la historia. Y ahora, esperemos que cerrando el tema de una dichosa vez, la pareja se presenta en comandita bajo el nombre de The Carters, para lanzarnos un mensaje: su amor es más fuerte que cualquiera de las dificultades que han surgido por el camino.

Acorde con la capacidad de convocatoria de la pareja, por Everything Is Love se dan cita todo ilustres del rap y el r'n'b contemporáneo, que van de Pharrel a Ty Dolla $ign, pasando por Common, aunque la producción del invento se la debemos mayormente a la dupla firmante y a los productores de Miami Cool & Dre. Son los responsables de un sonido conservador, que no conduce a Jay-Z y Beyoncé (sobre todo a la segunda) a ningún territorio especialmente arriesgado.

Entre el rap con aires traperos de Apes**t o Friends y el r’n’b a lo Lauryn Hill de Boss o 713 hay un rango de canciones que difícilmente van a brillar a la altura de los momentos álgidos de sus carreras por separado. Habrá quien lo verá como un simple divertimento y quien lo considere simplemente una forma -legítima, por supuesto- de seguir engordando los dígitos de su cuenta bancaria.

Kamasi Washington

Heaven and Earth
Young Turks / Popstock!
JAZZ
9/10

Que un músico joven como Kamasi Washington -entiéndase como tal  alguien que ha cumplido 37 años- es una magnífica noticia. No sólo que publique magníficos discos de jazz, sino que lo haga captando la atención mediática de medio mundo, sean aficionados o no al género.

Su figura remite, de alguna forma, a los años dorados del jazz, cuando la música de esos mitos que todos conocemos influía sobre los grandes nombres del pop y el rock. Y, a su vez, se alimentaba de los logros de éstos para llevar sus creaciones a nuevos estadios sonoros.

Este es el caso, precisamente, de Kamasi, colaborador de Kendrick Lamar o Snoop Dogg, en un momento en que el rap y sus derivados representan socialmente lo que el rock’n’roll supuso durante los años sesenta y setenta. Lo pudimos comprobar en su reciente paso por Madrid por un escenario tan poco dado al género jazzístico como es La Riviera, ante la nada desdeñable cifra de 1.500 asistentes.

Y ese es un hueso que, afortunadamente, Kamasi no parece dispuesto a soltar. Tras el monumental triple disco The Epic, publicado en 2017, y un EP con duración de largo que contenía más ideas que la mayor parte de discos extendidos publicados en ese mismo año ( Harmony of Difference), el californiano está de vuelta con un doble álbum igualmente monumental.

Conceptualmente,  Heaven and Earth se divide en dos partes independientes entre sí: un primer disco al que ha bautizado la  Tierra que representa "el mundo tal y como lo veo externamente, el mundo del que formo parte"; y un segundo, el  Cielo, que vendría ser una visión del mundo más personal, "el que forma parte de mí".

Con la ayuda de su banda Next Step, con miembros del colectivo West Coast Get Down, un coro y hasta una orquesta, desarrolla estos dos conceptos sobre el mundo que a largo del disco tienden a confundirse en las más de dos horas de música.

Podría decirse que la parte de la Tierra, que arranca con una reinterpretación del tema central de una película de Bruce Lee, Fists of Fury y cuenta también con una versión del Hub-Tones de Freddie Hubbard, tiene cierta tendencia a sonar más volcánica. Mientras que ese Cielo en la tierra tiene más que ver con la música de Harmony of Difference, con ese sonido que remite a la era del Hollywood clásico, entre excursiones como Vi Lua Vi Sol por un sonido cercano al lounge y la exótica.

En realidad, más que dos caras diferenciadas, cada una de estas dieciséis composiciones son un mundo en sí mismas. Una nueva exhibición por parte de un artista que de mantener este nivel va camino de hacerse inabarcable.

 

Black Box Recorder

Life Is Unfair
One Little Indian / Popstock!
POP
8/10

The Auteurs fue en sí mismo una rareza. Una banda que creció al albor de la eclosión brit-pop, y a la que señalaron como una suerte de versión estilizada de la misma. No debió hacerle demasiada gracia a Luke Haines, un tipo con sentido del humor vitriólico y firmes convicciones políticas de izquierdas.

El caso es que la voladura controlada de esa gran promesa eterna que fue The Auteurs comenzó cuando Haines formó Black Box Recorder junto al ex The Jesus & Mary Chain John Moore y la vocalista Sarah Nixey. A propósito de las virtudes como cantante de esta última hay unas líneas firmadas por Moore en el libreto que acompaña a este lanzamiento que resultan reveladoras: "Hasta donde sabíamos ella nunca había robado un coche o había sido encerrada por un delito, pero podía sonar como si lo hubiera hecho".

El resultado de esa reunión fueron tres discos que, como no podía ser de otra froma, tuvieron una repercusión limitada y en línea descendiente: England Made Me (1998), The Facts Of Life (2000) y Passionoia (2003). Mirando hacia atrás con cierta frivolidad en seguida viene a la memoria el escándalo que se produjo por la letra de Child Psychology ("La vida es injusta, suicídate o supéralo"), y poco más.

Sin embargo, visto con la perspectiva que nos ofrece esta caja integral, estas grabaciones no sólo superan con nota el paso del tiempo sino que se elevan, y muy por encima, de la media de los discos que se hicieron en Inglaterra en aquellos años.

Life Is Unfair, que como no podía ser de otra forma llega en una caja negra como una suerte de broma final del grupo, no sólo incluye los tres álbumes de Black Box Recorder, sino que cuenta con un cuarto disco con versiones alternativas y sesiones de la BBC, un dvd con directos y videoclips, libro y póster. Y se convierte en una oportunidad magnífica tanto para descubrir al grupo como para completar su discografía.

 

Julie Doiron

Canta en español Vol. 3
Acuarela
POP
7/10

España ha sido siempre un territorio muy querido por la canadiense Julie Doiron, que ha girado en numerosas ocasiones a lo largo y ancho de nuestro país y tenido en la discográfica madrileña Acuarela un socio inestimable para difundir su música.

Acuarela es precisamente quien ha promovido la publicación de una serie de mini LPs en los que Doiron devuelve a nuestro país todo lo que éste le ha dado. Se trata de una selección de diversos temas de su discografía cantados en nuestro idioma. Para la grabación, que en el caso de este tercer volumen ha tenido lugar en los estudios MusicRooms de Xirivella (Valencia), ha contado además con músicos de aquí como  banda de apoyo. Así, afronta seis piezas de toda su discografía entre las que encontramos desde una canción de su primer disco - Sorry (Part II)- hasta Thought Of You, una de sus últimas composiciones, publicada en su versión original en un EP de 2016.

Pero el verdadero momento de este trabajo llega cuando Doiron afronta una de sus canciones más hermosas, en un cancionero que está lleno de ellas. Snowfalls in November se convierte para la ocasión en  Cae la nieve de noviembre, un canto a la intimidad del hogar que en esta sencilla versión en castellano mantiene intacto todo su impacto emocional.

 

Nine Inch Nails

Bad Witch
The Null Corporation / Music As Usual
INDUSTRIAL
7/10

Lo nuevo de la banda de Trent Reznor forma parte de una suerte de trilogía de EPs: Not The Actual Events se publicó en 2016, un año después vio la luz Add Violence, y ahora llega este Bad Witch al que por su duración (ronda los 30 minutos) podría incluso dársele categoría de disco largo. La línea invisible que une los tres trabajos es -y no podía ser de otra forma- el ascenso al poder de Donald Trump y la nefastas políticas que ha llevado a cabo durante sus dos primeros años al frente del país más poderoso del planeta.

En cualquier caso, a diferencia de otros muchos artistas que en este tiempo han apostado por la denuncia explícita, Reznor deja para las entrevistas los alegatos anti Trump y, a lo largo de estas nuevas seis canciones, plantea un discurso entre lo filosófico y lo espiritual. Se pregunta sobre nuestro lugar en el universo y nuestras responsabilidades para con un mundo del que somos sólo una pieza más en el engranaje, casi un accidente.

El aspecto entre místico y apocalíptico del mensaje se ve arropado por un sonido que continúa la senda cada vez más experimental del proyecto. Tomemos como ejemplo la canción que funciona como single, God Break Down the Door, con un saxo frenético que remite al free jazz, una batería sincopada que es puro dum’n’bass y los ambientes electrónicos marca de la casa. O I’m Not from This World, a caballo del ambient y la faceta más experimental de sus admirados Coil. S**t Mirror por su parte, el tema que abre el disco, remite a los NIN de siempre, y bajo sus formas industriales esconde un latido rock que perfectamente podría haber firmado Iggy Pop o los Queens Of The Stone Age.

 

Soulwax

Essential
[PIAS]
ELECTRÓNICA
7/10

Nadie podrá achacarl al dúo belga de poco voluntariosos. Cuando el programa de la BBC Radio 1’s Essential Mix les contactó el año pasado para proponerles que entregaran una sesión de una hora para emitir en antena, Soulwax se plantearon llevar el concepto un poco más allá. En vez de partir de canciones ya existentes propias y/o ajenas y mezclarlas en exclusiva para el programa, se encerraron en el estudio para crear una hora de material completamente novedoso a partir de lo que ellos entendían como "esencial". El resultado tras emitirse en las ondas ahora ve la luz como álbum.

Son un total de doce cortes de electrónica bailable marca de la casa, de manera cáustica bautizados con el número de track y el nombre que da título al disco. En los cuatro primeros temas en particular se hacen evidentes las conexiones con sus primos neoyorquinos de DFA: un groove minimalista con referencias al postpunk y el funk enfermo de Liquid Liquid y Konk.

Essential Six, va un poco más allá y hasta juguetea con el cosmic disco. En líneas generales es una fórmula que si bien ha sido revisitada en numerosas ocasiones por numerosos artistas en la última década, no deja de resultar efectiva. Tanto que el disco resulta un banquete para los buscadores de material con el que alimentar sus propias sesiones.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha