eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

A las series no les gusta el fútbol

Los protagonistas de 'Friday Night Lights'

A pesar de ser dos de los programas que más audiencia arrastran, el deporte y las series no han conseguido encontrar demasiados puntos (buenos) de encuentro. Peor lo lleva el fútbol, un deporte minoritario en la meca de la ficción televisiva y un tema poco atractivo para las producciones de otros países más futboleros. Aún así hay series con deportes implicados y algunas de ellas muy recomendables. Hacemos repaso.

Friday Night Lights es una serie deportiva pero muy a su manera. El football, que no soccer, es solo una excusa asomarse a la vida de un pequeño pueblo de Texas llamado Dillon, donde se mezclan los dramas de instituto de sus vecinos más jóvenes con los conflictos políticos, sociales y económicos de una comunidad en decadencia que solo tiene como vía de escape soñar con una victoria de los Panthers en el campeonato estatal.  Una de las mejores series de la última década.

Seguir leyendo »

Todo vale por un Emmy

Campaña de 'The Walking Dead' para los Emmy

En la ficción estadounidense no salen de una para meterse en otra.  La actualidad informativa ya ha olvidado el cierre de la temporada 2013/14 para centrarse en la remesa de series veraniegas, las promos de las que se estrenarán en otoño y en los próximos premios Emmy. El 10 de julio se anunciarán las nominaciones y las cadenas se están empleando a fondo para conseguir la mejor posición para sus series.

Ya habrá tiempo para quejarse por las comedias, dramas, actores y actrices que se quedarán fuera de una competición que este año se presenta más apretada que nunca, o acordarse de las injusticias históricas como el paso casi testimonial de The Wire (y por extensión todas las series de David Simon), los galardones de carácter técnico con los que se tuvo que conformar Battlestar Galactica o que Martin Sheen nunca consiguiera un Emmy como mejor actor por El Ala Oeste de la Casa Blanca. Algunos dirán que en esto tienen mucho que ver las campañas de marketing y no les faltará razón. Algunas series se venden solas pero otras muchas necesitan un empujón extra.  

Una de las primeras series en asomarse al escaparate publicitario ha sido, como no podía ser de otra forma, Mad Men. Durante cuatro años consecutivos ganó el Emmy de mejor serie y se quedó a uno de superar el récord que todavía tienen Canción Triste de Hill Street, La ley de Los Ángeles y El Ala Oeste de la Casa Blanca. En las últimas dos ediciones los académicos le han dado la espalda, también en otras categorías en las que hasta hace poco era la gran dominadora, pero su equipo no se rinde y más ahora que Mad Men está en su recta final. Para sus penúltimos Emmy han tirado de creatividad y presentan una campaña que parece salida de la mismísima Sterling Cooper & Partners.

Seguir leyendo »

Cómo ganarle la guerra a los 'spoilers'

Juego de Tronos, paraíso de los spoilers

Spoiler, palabra maldita para muchos seriéfilos. Todos los día en las redes sociales se mezclan los mensajes de los fans temerosos de leer cualquier detalle de un capítulo que todavía no han visto, comentarios entusiastas de los que ya lo han visto, mensajes de las propias cadenas que emiten esas series e información de los medios con detalles de las siguientes entregas. La fobia por los spoilers se transforma en determinadas series en histeria colectiva y pone más difícil ponerse de acuerdo sobre qué se considera spoiler, cuánta vigencia tienen y cuál es la mejor manera de manejarlos.

Internet también ha derribado las barreras del espacio-tiempo y el auge de los maratones, que han traído cosas buenas como el poder el espectador de ver la series cuando y como quiera, también ha puesto más difícil comentar algunas series porque el ritmo de visionario ya no es mismo para todos los fans. En las ficciones que mantienen la emisión semanal, la cuarentena de los 'spoilers' se mide por horas. Solo hay pasarse hoy por Twitter y ver los comentarios- temeroso, cautos o maliciosos- del último capítulo de Juego de Tronos. Evitar disgustos no es tan difícil y hay unas cuantas herramientas para sortearlos.

En la vida real es mucho más fácil. Basta con huir de las conversaciones en corrillo que comienzan con un "¿vas al día con [insertar la serie] no?", saber qué amigos son los que saben guardar un secreto o, en los casos más extremos, adoptar la estrategia Ted Mosby ante las grandes citas deportivas. Para Internet en general y las redes sociales en particular, hay recurrir a unos cuantos trucos para ganarle la guerra a los spoilers.

En Twitter se puede recurrir a la lectura en vertical, desarrollar un sexto sentido para los hashtags o echar mano de la función de 'mute' de Tweedeck para silenciar cualquier conversación que haga referencia a una serie que se quiere proteger o Open Tweet Filter si se consulta Twitter directamente desde su página web. Muy curiosa (también muy útil en su momento) es Spoiler Foiler, una web creada por Netflix para poder eliminar cualquier referencia en Twitter.  Se puso a andar con el final de Breaking Bad y ahora mismo funciona con House of Cards.

Solución de Netflix para evitar los spoilers

Solución de Netflix para evitar los spoilers

Seguir leyendo »

Las canteras seriéfilas de moda

Debra Messing, la Laura Lebrel estadounidense

Los remakes llevan varias temporadas ganándole terreno a las ideas originales en la ficción estadounidense. Son nuevas versiones de grandes éxitos del pasado, adaptaciones de películas o mudanzas geográficas de series nacidas en otras latitudes. Las primeras cuentan con más fracasos que aciertos (V, Ironside, Los Ángeles de Charlie…), las segundas están dando como resultado reinterpretaciones sorprendentemente originales (Hannibal, Fargo…) y las terceras han propiciado que muchos aficionados amplíen sus fronteras televisivas.

Por razones obvias, Reino Unido sigue siendo la cantera preferida a pesar de que canales como BBC America o PBS emiten las series originales en un margen temporal cada vez más corto. Hay fracasos sonoros, también éxitos como The Office o Shameless y dentro de unos meses Fox intentará rizar el rizo con Gracepoint, una miniserie que adapta la primera temporada de Broadchurch conservando al mismo actor protagonista (David Tennant). Hay otras versiones que ya han empezado a dar sus primeros pasos como la que quiere hacer HBO de Last tango in Halifax, con Diane Keaton como productora, o de Utopia bajo la dirección de David Fincher, quien ya dirigió los dos primeros episodios de la versión que ha hecho Netflix de House of Cards.

Seguir leyendo »

Las series lo contaron primero

Brody, en el inicio de 'Homeland'

La historia del sargento estadounidense Bowe Bergdahl ha dejado a más de uno con una extraña sensación de déjà vu. El militar de 29 años fue liberado hace unos días tras permanecer cinco años secuestrado por un grupo talibán en Afganistán. Desde el principio, la trayectoria personal de Bergdahl y las circunstancias que rodearon su captura despertaron dudas que han vuelto a reavivarse tras su liberación. Imposible no acordarse de Homeland y pensar que esta vez ha sido la realidad la que ha plagiado a la ficción, salvando las distancias.

No es el primer caso y seguro que no será el último en un momento en el que muchas series viven más que nunca pegadas a la actualidad, buscando inspiración o adelantándose a lo que los fans esperan de ellas. Una de las que mejor maneja el pulso informativo es The Good Wife, que además ha sabido convertirlo en ingrediente fundamental de su éxito. Arrancó muy fuerte con la presentación del matrimonio Florrick en el primer capítulo, que estaba inspirada directamente en el escándalo sexual del exgobernador de Nueva York Eliot Spitzer...

 

... y después la trama se adelantó a las noticias en el episodio centrado en el incidente sexual protagonizado por un Premio Nobel en un hotel de Nueva York, inspirado en Al Gore pero que se emitió unos meses antes del escándalo de Strauss-Kahn. También está aquel en el que Alicia luchaba contrarreloj y conseguía detener una ejecución por inyección letal por irregularidades en uno de los fármacos. En temporadas más recientes ha ido en paralelo a la actualidad con casos relacionados con el espionaje de NSA, Bitcoin, los algoritmos de búsqueda que utilizan páginas como Google (transformada en la serie en ChumHum), los drones que el Ejército estadounidense teledirige desde el desierto de Nevada o en cómo Twitter y otras redes sociales han revolucionado la forma de hacer las campañas electorales.

En política, más concretamente en la sección la Casa Blanca y sus alrededores, el oráculo sigue siendo El Ala Oeste, a pesar de que ya han pasado casi nueve años desde la emisión del último capítulo. Sus siete temporadas siguen siendo la mejor guía para entender en qué consiste un bloqueo en el Congreso, los caucus, el filibusterismo o las consecuencias de elevar el techo fiscal.

Sin embargo, el mayor logro adivinatorio de la serie de Sorkin fue anticiparse a la victoria de Obama. Es verdad que 24 (en Fox y en VOD en Movistar TV) fue más lejos presentando al primer presidente negro de Estados Unidos, pero los guionistas de El Ala Oeste demostraron tener mucho ojo al tomar como inspiración el discurso que pronunció un desconocido Barack Obama en la Convención Demócrata de 2004 para elaborar el programa político de Matthew Santos y luego adelantarse a lo que haría y diría años más tarde el actual presidente estadounidense. Con House of Cards casi ocurre lo contrario, porque la esperanza es que nada de lo que cuenta sobre los bajos fondos de la política termine haciéndose realidad.

Seguir leyendo »

Cuando lo que funciona es el plan B

Los protagonistas de Sherlock

Hace unos días, Steven Moffat, responsable de Sherlock y actual jefe de Doctor Who, contó que la BBC tuvo sus reservas con la elecciones de Benedict Cumberbatch para ser Sherlock Holmes (en junio en VOD en Movistar TV) y David Tennant para la miniserie Casanova, papel que le abriría las puertas de Doctor Who, porque no eran lo suficientemente "sexys". Es fácil pensar ahora que la cadena británica estuvo a punto de cometer dos errores garrafales pero no faltan los ejemplos de cadenas que estuvieron en la misma situación.

En este proceso de selección está ahora HBO con los tres protagonistas de la segunda temporada de True Detective, con la diferencia de que los rumores y desmentidos están convirtiendo el anecdotario del 'podrían haber sido' en el debate del 'deberían ser'. En la primera temporada demostraron tener buen ojo cuando apostaron por un Matthew McConaughey que estaba al comienzo de su multipremiada reinvención, pero ahora lo tendrán difícil ajustarse a las expectativas que ha generado, por ejemplo, el posible fichaje de Brad Pitt. Mientras esperamos es un buen momento para repasar actores que triunfaron a pesar de no fueron la primera opción para el papel que los lanzó a la fama.

Antes de que los espectadores se tuvieran que acostumbrar al cambio de registro de Bryan Cranston, de Malcolm in the Middle a Breaking Bad, lo tuvieron que hacer los ejecutivos de la cadena AMC, que tenían muy claro que el actor ideal para ser Walter White era Matthew Broderick. Solo la persistencia de Vince Gilligan, que había escrito el papel pensando en Cranston después de trabajar con él en Expediente X, logró que cambiaran de opinión.

Seguir leyendo »

Adopta una serie

Los protagonistas de 'Shameless'

Pocas veces un remake da como resultado una serie de personalidad tan marcada como Shameless. Merece la pena descubrir la original y reivindicar la adaptación estadounidense, una serie que todos los años se queda como una de las grandes olvidadas de los Emmy.

Los protagonistas son los Gallagher, seis hermanos que intentar salir adelante en un barrio pobre de Chicago a pesar de todo y sobre todo de un padre que solo se preocupa por ellos cuando necesita dinero para emborracharse en el bar. Podría parecer un drama, se vende como comedia, pero lo que hace Shameless (en VOD en Movistar TV) es darle sentido a la definición de dramedia: se arriesga y aborda temas polémicos sin ningún tipo de edulcorante y también sabe cómo relajar el ambiente con un humor empeñado en destrozar el techo de lo políticamente incorrecto.

Seguir leyendo »

Hasta las grandes series tienen días malos

Los Soprano

Puede que los seriéfilos más puristas se escandalicen pero una de las ventajas del 'binge-watching', el maratón de toda la vida tan de moda ahora, es poder saltarse los capítulos o, en los casos más extremos, las temporadas más flojas de una determinada serie. Todavía no se ha inventado el drama o la comedia perfecta y todas tienen algunos capítulos que la memoria selectiva hace que no se los tengamos en cuenta para seguir guardando la mejor opinión posible.

Ahora, si algún aficionado siente la angustia de que le faltan horas para ponerse al día con esa serie ocupa todas las conversaciones de su alrededor, hay herramientas en Internet que facilitan la tarea de detectar capítulos prescindibles. Puede ser un sacrilegio aplicárselo a tótems como The Wire, Los Soprano o Breaking Bad pero todas ellas tienen, aunque cueste reconocerlo, capítulos menos inspirados o por lo menos que no son imprescindibles para disfrutar de la grandeza del conjunto.

Una guía pueden ser los gráficos hechos por Graph TV, que permiten ver la evolución que ha tenido una determinada serie con el paso paso de las temporadas según las votaciones de los usuarios de IMDB.

Seguir leyendo »

Cuando el humor escuece

Louis C.K. fundiéndose con 'Louie'

Hay pocas cosas tan difíciles como hacer reír al espectador. Hay series que además buscan que el espectador encadene su carcajada con una sensación de incomodidad ante lo que está viendo y por sentir la necesidad de seguir viéndolo. Algunas lo consiguen explotando el poder de atracción de la vergüenza ajena y de la provocación sin límites, otras porque nos retratan tal y como somos. Comedias que han desafiado el significado clásico del término y que siguen poniendo a prueba el de inclasificable.

El humor que practica Louis C.K es lo más parecido a un puñetazo en el estómago. Es el triunfo del hombre corriente que pone en evidencia las miserias del día a día del espectador y es difícil saber donde termina la persona y comienza el personaje. En la serie de FX (en España en Fox y Canal Plus) Louis C.K. es el productor, montador y guionista de las historias cotidianas de un cómico de Nueva York, separado y padre dos niñas pequeñas que se gana la vida actuando en un local de stand-up y haciendo giras. El género que practicó Jerry Seinfeld en los 90, su vecino neoyorquino lo empuja hasta límite y arranca una carcajada al espectador para que al segundo siguiente sienta una punzada de amargura y hasta de vergüenza. Ahí están los vídeos que comparte en sus cuentas de Twitter y Youtube, el especial Oh my God (que se puede ver aquí) o ahora mismo en emisión la cuarta temporada de Louie que está teniendo escenas tan memorables como esta:

Seguir leyendo »

10 canciones arruinadas por una serie

Los chicos de 'Glee'

En el capítulo de esta semana de Mad Men, el tema My way de Frank Sinatra era el complemento perfecto de una de las escenas que pasaran a la historia de la serie. Sin embargo, algunas veces las elecciones son más discutibles y sobre todo menos beneficiosas para la canción elegida. La BSO cada vez tiene más importancia- y algunas series consiguen destacar precisamente por ella- pero qué pasa cuando una melodía queda asociada a una escena que arruina el recuerdo que el espectador tiene de la canción o transforma completamente el sentimiento que tuvo la primera vez que la escuchó.

Don’t Stop Believing. De salir encumbrada del polémico final de Los Soprano, y eso que el líder de Journey no quería que se utilizara, pasó a ser carne de versión para los chicos de Glee. Seguro que Tony Soprano no lo aprobaría.

Seguir leyendo »