eldiario.es

9

Nuevos valores para las empresas

La Fira de Barcelona acogerá el Congreso “BForPlanet” del 26 al 28 del próximo mes de mayo, reuniendo al sector empresarial, sociedad civil e instituciones para seguir en el camino de consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) hacia el 2030 marcado por la ONU. Este certamen dispondrá de espacios y tiempos para el encuentro entre compañías y proveedores con la finalidad de poner en común acciones orientadas en esa dirección, de forma cooperativa. Es evidente que el compromiso ha de ser a nivel global con todos los agentes que interactúan, por lo que las empresas juegan un papel muy importante en estos momentos de cambio y transformación emergentes, de retos y especialmente de nuevos valores que deben beneficiar al interés general de la sociedad.

La CE regula directivas cada vez en mayor medida en las que exigen no únicamente informes financieros a las empresas, sino además aquellos otros que ponen en valor sus aportaciones al bien común y en concreto al medio ambiente, a la sostenibilidad, a la igualdad, a la sociedad… El Comité Económico y Social Europeo en el año 2015, aprobó un dictamen en que reconoce a la Economía del Bien Común como un modelo económico sostenible, orientado a la cohesión social que puede ser incluido en el marco jurídico y nacional, con el fin de avanzar hacia un mercado más ético.

El modelo de la economía del bien común, se basa en cuatro valores fundamentales, recogidos en todas las Constituciones democráticas: Dignidad humana, Justicia social, sostenibilidad, participación democrática y transparencia; que se alinean totalmente con los (ODS). Ofrece una herramienta a las empresas (el Balance del bien común) para medir el grado de cumplimiento de estos valores y su aplicación en relación con sus “Stakeholders “ como son: clientes, personal empleado, proveedores, banca, sociedad… De esta forma se consigue una óptima gestión estratégica de la organización, enfocada tanto en los aspectos internos, como los externos que contribuyen a la cooperación con otras empresas para conseguir mayores beneficios económicos y una considerable rentabilidad social. El balance financiero solo mide datos cuantitativos, dejando sin valorar los cualitativos que se implementan en el balance del bien común, así podemos saber, por ejemplo: ¿son felices las personas que trabajan en ella? ¿se les permite y facilita que participen en la toma de decisiones? ¿qué aporta la empresa a la sociedad? ¿se preserva y respeta el medio ambiente? ¿cómo se consiguen esos beneficios?

En el ámbito social, entre otros son:

Favorece la igualdad de género, la conciliación familiar, un entorno de trabajo más cohesionado, la colaboración con el territorio local.

En el ámbito económico implica una gestión con responsabilidad social, el control de la cadena de proveedores de suministros con criterios económicos, sociales, ambientales, una gestión ética y transparente de las empresas.

En el ámbito medio ambiental: una mejor gestión de residuos; reciclar, reutilizar, reducir, los productos ecológicos que cumplan todas las normas, se puedan beneficiar de unos costes menores, redundando en unos precios más accesibles para la persona que los consuma.

En cuanto al ámbito legal y político: podrán pertenecer a una organización internacional de empresas que han realizado el balance, presionar para que se produzcan acciones legales en contra de competencia desleal o actuaciones fraudulentas fiscales.

El modelo desarrolla alternativas concretas aplicables a cualquier tipo de empresa, independientemente del tamaño o forma legal. A través de la matriz del Bien Común, cualquier empresa u organización que esté interesada puede auditarse de forma voluntaria, desarrollando el Balance del Bien Común, que servirá de instrumento para la propia empresa.

El balance del bien común convierte los valores de las personas en marca de valor para la empresa y beneficio económico, personal y social.

Dada la importancia que tienen estos balances de sostenibilidad, desde estamentos públicos se está creando un archivo de empresas sostenibles en la Comunitat Valenciana, favoreciendo en las licitaciones públicas aquellas que tengan realizado dicho informe no financiero. El informe con la matriz puntuada, nos aporta una medición que está a disposición de los consumidores, pudiendo primar a las empresas con mejor puntuación. Por ejemplo: En una empresa, nos interesa medir el grado de cumplimiento en relación a cada valor, en concreto a la dignidad humana con su grupo de contacto de personas empleadas y partiendo del estado de esa relación implementar acciones que permitan mejorarlo. Para realizar dicha medición se utiliza el balance del bien común.

Desde 2010, más de 1950 empresas en 25 países apoyan y están implantado el BBC en empresas y municipios. Organismos públicos de distintos países (incluida la Generalitat Valenciana) apoyan los balances sostenibles mediante leyes para fomentar la conversión de las empresas actuales en Empresas del Bien Común. Distintas Universidades ayudan a mejorar y aplicar el modelo de la EBC, mediante la creación de cátedras y grupos de investigación (Cátedra EBC de la Universitat de València, UNESCO de la Universitat Barcelona).

En la Comunitat Valenciana ha surgido un fuerte impulso en estos últimos años con la aceptación cada vez en mayor medida de este modelo siendo ya unas 30 empresas de distinto tamaño y sectores las que cuentan con el balance del bien común realizado y en camino de cumplimiento de un Plan de mejora que permita alcanzar una mayor valoración. Una de ella Action Whaterscapes es miembro del Comité Organizador del Salón de la piscina del Congreso de Barcelona, esta empresa destaca por su reconocida trayectoria en la realización de parques acuáticos de forma sostenible y alineada totalmente con la consecución de los ODS. Para Pymes o grandes empresas este modelo y en concreto la herramienta del balance en que se fundamenta, constituye un elemento de innovación constante que genera mayores beneficios de todo tipo.

Posibilita la cooperación en red con otras empresas creando sinergias y generando una visión global de alcance mayor para conseguir el éxito y la generación de marca.

La diferencia de este modelo económico con otros, es la capacidad de mejora constante, es holístico, integrador, medible, comparable, auditado, público, transparente y promueve la cooperación dejando de lado la competitividad.

La innovación, no se basa únicamente en tener grandes ideas revolucionarias, sino en redefinir productos, procesos, sistemas… e introducir mejoras o cambios positivos, en el día a día, para las personas y las empresas. – Sara Mariner (Coach equipos alto rendimiento).

La economía del bien común nos motiva e impulsa a seguir en el camino de transformación del modelo económico, en el que el dinero no ha de ser el único fin, sino el medio y la matriz del bien común, la herramienta básica para conseguir una sociedad más equitativa y más justa.

*Mª Pilar Rueda Requena, presidenta Asociación Valenciana Economía del Bien Común (AVEBC)

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha