eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Volver a casa

La persona migrante puede ser, al regresar a su país de origen, un actor clave de cambio y progreso. Pero, lamentablemente, debe afrontar tantos retos que, sin los apoyos necesarios, le resultará muy difícil lograrlo.

La pesca representa una de las principales oportunidades profesionales de las personas retornadas a Dakar. ©Manuel Sobrino/Red Acoge

La pesca representa una de las principales oportunidades profesionales de las personas retornadas a Dakar. ©Manuel Sobrino/Red Acoge

Elhadji dejó Murcia en 2014 para regresar a su barrio de pescadores a las afueras de Dakar, en Senegal. Allí decidió emprender y abrió una granja de pollos. Pero el negocio no prosperó. Fue entonces  cuando se planteó retomar su antiguo oficio de pescador. Ahora es feliz así. Aunque su mujer, que permaneció en Dakar durante el tiempo que él estuvo en España, no quería que regresara. Consideraba que Elhadji debía seguir en Europa, intentando encontrar un trabajo para poder sostener  la economía familiar. Pero cuando viajamos a Senegal y pude hablar con él, me aseguró que volver, finalmente, había sido una buena idea. Ahora todos eran muy  felices tras su decisión de regresar a casa.

Retornar al país de origen puede llegar a ser una experiencia tan compleja como la de emigrar, que es dura, muy dura... Empezar de nuevo, incluso en el propio país, representa un gran reto. Propongo que os imaginéis lo que puede suponer despedirte de tu familia para empezar de cero en un nuevo país, en una nueva ciudad, sin hablar su idioma ni conocer sus costumbres. Con la responsabilidad, además, de integrarte con urgencia, sabiendo que, para ello, necesitas estar en situación regular, que a su vez requiere conseguir un empleo, empleo que, sin la documentación en regla, no conseguirás… Un círculo tan complicado de romper que te asfixia y te ahoga, mientras sabes que tu familia espera que envíes esa vital ayuda económica que dé sentido a tu partida.

La experiencia es durísima, pero si se consigue el ansiado empleo, parece que todo puede cobrar sentido. Por eso, si para el ciudadano nativo de cualquier país perder el trabajo puede ocasionar graves problemas, si se trata de un inmigrante las consecuencias son aún peores.   De nada le sirven los años trabajados ya que, sin un contrato laboral, no podrá permanecer en España. Por eso, frente a las circunstancias dramáticas y de grave vulnerabilidad que supone el desempleo, el retorno voluntario supone, en ocasiones, una luz de esperanza. Pero lograr el éxito en esta “empresa” no es nada sencillo.

En abril viajé a Senegal para visitar a varios de los hombres a los que habíamos ayudado en este proceso con nuestra organización. Su situación era dispar. El éxito del retorno depende de muchos factores. Lógicamente, la obtención de un trabajo es también en este caso un tema clave para su reintegración en una sociedad que, además, puede percibir con rechazo e incomprensión el regreso. ¿Acaso, pues, volver no era tan bueno?

No todos han tenido la misma suerte que Elhadji. Las situaciones de Assane y Abdoulaye, por ejemplo, nos parecieron especialmente delicadas. Tras haber regresado a Senegal pocos meses antes, no tenían aún una mínima estabilidad laboral. De nada parecía haber servido toda su experiencia profesional en Europa. Se sentían  como si fuesen de nuevo inmigrantes, aunque se encontraban en su propio país. Por eso, la falta de apoyos que están padeciendo, nos hace temer que su retorno sea efectivo. Por el contrario, Elhadji, con una situación totalmente diferente, nos comentaba: “No quiero volver a España, quiero quedarme aquí, con mi familia”.  

Nuestro compromiso, nuestro objetivo, es conseguir que hombres y mujeres como Elhadji puedan decidir libremente dónde vivir. Debemos contribuir a que no se vean obligados a migrar forzosamente y que después, a su vuelta, puedan ser actores de cambio y progreso en su propio país. Las iniciativas encaminadas a favorecer el retorno voluntario pueden resultar claves para huir de la desigualdad pero, sin una mayor inversión y colaboración por parte de los gobiernos de los países emisores y receptores, no se podrá garantizar su éxito.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha