Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
INVESTIGACIÓN | El Gobierno de Ayuso reformó otros cinco centros sin concurso
OPINIÓN | 'Delinquir troceando', por Marco Schwartz
La causa contra el fiscal general llega al Supremo

La banca, contra el impuesto permanente: “Cargar al sector con 1.500 millones sería una desventaja competitiva con Europa”

Alejandra Kindelán, presidenta de la AEB en una imagen de archivo

Cristina G. Bolinches

8

La Asociación Española de la Banca (AEB), la patronal en la que están entidades como Santander, BBVA o Bankinter, no quiere oír hablar de un impuesto permanente a las entidades financieras. “Conocemos a Carlos Cuerpo, la relación del Gobierno siempre ha sido de mucha colaboración. Tenemos la capacidad de decir lo que no nos gusta”, ha asegurado la presidenta de la AEB, Alejandra Kindelán, en una rueda de prensa para hacer balance del último año. 

“Nuestra posición sobre el gravamen la conocéis”, ha apuntado, en contra de esta figura fiscal. “La posibilidad de hacer un impuesto permanente en un momento de riesgos geopolíticos, en Ucrania, Oriente Medio, con las elecciones en EEUU, con un crecimiento moderado, con una bajada de los tipos de interés, no es una conversación que tenemos que tener en este momento. Cargar al sector español con 1.500 millones de euros más. Seríamos el único país europeo con un impuesto permanente, sería una clarísima desventaja competitiva”, ha recalcado.

Una opción de un impuesto permanente, tras un año el que la gran banca marcó un nuevo récord de beneficios en 2023 gracias a la subida de tipos, con 26.000 millones de euros. 

“La discusión de hacerlo permanente, es una discusión que no entiendo, hablar de un impuesto permanente en una situación como la que tenemos con riesgos geopolíticos relevantes y un crecimiento económico moderado. La pregunta es si hace falta hablar de esto en este momento y mi respuesta es no”, ha repetido.

Defiende la política de dividendos

Alejandra Kindelán también ha defendido la política de dividendos de las entidades, que ha comparado con lo que los bancos pagan a sus empleados. “12.000 millones en dividendos es la mitad de los gastos de personal”, ha asegurado. En concreto, ha indicado que los bancos de la AEB destinaron el año pasado 24.000 millones a sus plantillas, un 11% más que en el año anterior. Pero esa cifra es global y no regoge solo España. “Hay 13.000 personas más trabajando en la banca española, 2.000 en España”, ha matizado.

“El aumento del 11% recoge aumentos salariales. Por nuestro lado, llegamos a un acuerdo para subir un 4,5% por convenio los salarios y, el aumento de plantilla, del número de trabajadores, son aumentos a nivel mundial no solo en España”, ha recalcado.

“Las entidades están atrayendo talento digital, tienen que competir de manera muy intensa, tienen que cambiar muchas cosas”, ha justificado respecto a las nuevas contrataciones. “Estamos en el mundo de la inteligencia digital, las cosas cambian rápidamente y hay que adaptarse, muchos ingenieros informáticos, por ejemplo, ya están en nómina”.

En cuanto a las negociaciones y la huelga de los empleados de la banca de finales de marzo, Kindelán ha afirmado que tiene “esperanzas en que habrá un acuerdo”. “Tenemos agendada otra reunión. Es importante tener convenio y estoy convencida de que llegaremos a un acuerdo”.

Más oferta de vivienda

Kindelán también ha entrado a valorar la situación en vivienda, tras la reunión ayer en Moncloa con gran parte del sector inmobiliario y el financiero.

“Es un problema, un reto de país, hay que gestionarlo así. Valoro positivamente la reunión de ayer”, ha asumido. “Hay un problema de oferta, se puede ayudar a los jóvenes, es una buena medida. Desde nuestro sector la responsabilidad es financiar y no hay ninguna restricción”. También ha apuntado que, en su opinión, lo que hay que hacer es “estimular la oferta”.

La AEB asegura que las condiciones de crédito a hipotecas y pymes son más baratas en España que en resto de la UE. Cifra en 500.000 millones de euros la cartera de hipotecas. Un saldo vivo que “ha empezado a caer coincidiendo el momento comenzaron a subir los tipos de interés”. 

“Sigue siendo una cartera enorme”, ha asegurado Kindelán, También, solo una de cada cinco renegociaciones de hipotecas viene del código de buenas prácticas.

Etiquetas
stats