La portada de mañana
Acceder
Empresas y administraciones se resisten al teletrabajo pese a la explosión de contagios
El panorama para quien suceda a Salvador Illa
Opinión - Romper el tablero, por Esther Palomera

Ningún banco español se encuentra entre las 50 entidades más solventes de Europa

Sucursal, banco Kutxabank

Nueva llamada de atención a la banca española. El supervisor europeo, la Autoridad Bancaria Europea (EBA, en sus siglas en inglés), ha concluido en un reciente informe que los doce bancos españoles estudiados tienen un nivel de solvencia medio que se encuentra a la cola de los 27 países de la Unión Europea. Además, a nivel individual, las estadísticas del estudio realizado por el organismo que preside el español José Manuel Campa muestran que ninguna de las entidades analizadas se encuentra entre los 50 grupos bancarios más solventes del continente.

Estas son de las conclusiones que presenta el estudio sobre riesgos para el sistema financiero europeo publicado este fin de semana y que analiza la situación del sector a 30 de junio. Es el primero de estos análisis periódicos que incluye los efectos de la primera ola de coronavirus que provocó el cierre de la economía en todo el continente. El anterior informe hacía referencia a los datos conocidos hasta el 30 de marzo.

En concreto, España tiene el sistema bancario con peor nivel de solvencia medio del continente. Para comparar las entidades europeas, se acude a una ecuación conocida como ratio CET1 'fully loaded', que mide el capital del banco en comparación con sus activos ponderados por riesgo. En el caso de la banca española se sitúa en el 11,8%, mientras que la media europea alcanza el 14,7%. La banca española, como el resto de la europea, logró mejorar sus niveles de capital en el primer semestre del año, apoyada en las moratorias y las medidas de estímulo implantadas por los gobiernos. La nota más alta la alcanza Islandia, con uno de los sistemas financieros que mayores problemas causó en 2008 y que ahora supera el 21%, casi 10 puntos por encima de la banca española. También existe una distancia relevante respecto a otras grandes economías de la UE. En el caso de Francia, su nivel es del 14,9%, frente al 14,6% de Alemania o el 13,9% de Italia. Las entidades financieras españolas se sitúan incluso por detrás de las griegas, que tienen de media el 12,2%.



Esto no quiere decir que los bancos españoles tengan un problema de capital, puesto que cumplen con las exigencias que les imponen los supervisores, pero sí que en la comparación salen perdiendo con el resto de las entidades significativas estudiadas en Europa. En concreto, el documento incluye a 135 bancos de la UE, aunque seis de ellos son británicos, de los que 12 son españoles. Pese a esta alta representación, ninguno de los 50 primeros bancos por solvencia es español.

Para encontrar la primera entidad española hay que bajar casi hasta la mitad de la tabla de 135 bancos analizados por la EBA por nivel de solvencia. Se trata de la unión de las antiguas cajas vascas, Kutxabank, que repite como la entidad más solvente de España, con un ratio de 16,6%. Le siguen dos entidades que están negociando su fusión Unicaja, con el 14,3%, y Liberbank, con el 13,9%. Los tres grupos con menor nivel de capital son Bankinter, con el 11,7%, Santander, con el 11,5% y BBVA, con el 11,2%, que se sitúa en la parte baja del ranking elaborado por la EBA.

El Banco de España ha explicado en otras ocasiones que no todos los bancos tienen la misma exigencia de capital, dependiendo del peso de los distintos negocios en su balance. En un informe presentado a finales de octubre apuntaba que las entidades españolas se preparaban para un “impacto significativo” en su solvencia por la crisis provocada por el coronavirus pero defendía que estos bancos tienen una “adecuada capacidad de resistencia”. Aún así, les exigía una “actitud vigilante” y un mayor esfuerzo por mejorar su eficiencia.

A nivel europeo, la lista de los bancos con mayor nivel de solvencia dejan un amplio abanico de modelo de banca. Los primeros nombres de la lista son entidades de crédito oficial o pequeños bancos vinculados a gobiernos municipales y regionales de países como Suecia o Finlandia. En la comparación entre los mayores bancos de Europa por activos, Santander y BBVA, los únicos españoles entre los 20 primeros a falta de la fusión entre Bankia y CaixaBank, salen perdiendo frente a sus rivales. Destacan los franceses Crédit Agricole y BPCE, con unas ratios que superan el 15%, lejos de los valores cercanos al 11% de los dos grupos españoles.

El documento presentado por la EBA no corresponde con los conocidos como test de estrés al que se enfrentan los bancos para medir su capacidad de responder a los posibles shocks de la economía. El próximo está previsto para 2022 y el Banco Central Europeo ya ha avanzado que incluirá nuevos factores para medir la resistencia de los bancos, como los riesgos climáticos y medioambientales.

La morosidad, en la media europea

En lo que respecta a la EBA, el informe de transparencia incluye otras ratios que valoran la calidad del capital de un banco. Una de las más importantes corresponde a los activos no productivos, que hace referencia a los créditos morosos. En este apartado, España sale algo mejor parada, con una ratio del 3%, casi coincidente con el 2,9% de media en Europa. En ambos casos ha retrocedido respecto al anterior informe, realizado en marzo. Se mantiene, eso sí, por encima del 2,3% de Francia o el 1,3% de Alemania, aunque muy por debajo de la banca de Italia, que sigue con un 6,1%.

De nuevo, Kutxabank es la entidad que mantiene una mejor situación, con un 2,1%, seguido por Bankinter, con el 2,2% y Abanca, con el 2,4%. Ambos tienen una ratio que equivale a la mitad de la peor de una entidad española, que es la que tiene Cajamar, con el 5%, seguida por Bankia, con el 4,2% y Unicaja, con el 3,6%.

La EBA concluye en su análisis de los bancos europeos que que los niveles de capital se mantienen pese a la crisis que ha abierto la pandemia. Sin embargo, advierte que existen alertas sobre la calidad de los activos. De hecho, asegura que pese a que la morosidad se ha seguido reduciendo, otras métricas muestran ya signos de deterioro, que se agravarán a medida que las medidas de estímulo que se han aplicado por parte de los gobiernos, como las moratorias, comiencen a levantarse. Pero más allá del coronavirus, la EBA avisa a los bancos de que más de la mitad de su exposición a grandes corporaciones son en sectores "potencialmente vulnerables a los riesgos climáticos".

Otra de las advertencias que hace la EBA a los bancos europeos es sobre los problemas de rentabilidad. El supervisor europeo remarca que los tipos de interés estarán bajos "más tiempo de lo esperado", a lo que se suma una "fuerte competencia por parte de bancos y no bancos, como las fintech". En este punto incide en una petición que han realizado todos los supervisores bancarios, como son las fusiones y adquisiciones en el sector. Algo que, por el momento, solo se ha producido en España, mientras que en el resto de Europa todavía no se ha traducido en operaciones destacadas.

Los resultados de este informe llegan justo en los días en los que otro supervisor, el Banco Central Europeo, ultima su decisión respecto sobre si levanta o no el veto a los dividendos que impuso como recomendación debido a la crisis del coronavirus. Los bancos llevan meses solicitando que se retire esta exigencia para que puedan volver a retribuir a los accionistas. En las próximas semanas debería conocerse la decisión final del organismo que preside Christine Lagarde que podría optar por medidas intermedias como permitir un dividendo limitado o que solo puedan recuperarlo las entidades con suficiente músculo financiero. Sobre ello, la EBA solicita que se siga siendo "prudente" en cuanto a las políticas de distribución de capital, puesto que éste sigue "bajo presión" y se puede agravar por la caída de ingresos o el deterioro de la calidad de activos.

Etiquetas
Publicado el
14 de diciembre de 2020 - 22:25 h

Descubre nuestras apps

stats