Bruselas propone que España reciba seis veces más para la transición climática con los nuevos fondos de reconstrucción del coronavirus

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez y el vicepresidente de la Comisión Europea Frans Timmermans, durante la COP25 de Madrid.

Hace apenas tres meses había 7.500 millones en una partida del presupuesto a largo plazo de la UE –MFF 2021-2027– para el Fondo de Transición Justa. Era el dinero destinado para ayudar a la descarbonización de las regiones europeas con más dificultades para acometer la transición energética.

Transferencias, préstamos y reformas, pero sin 'hombres de negro' ni rescates: el plan de recuperación europeo ante el coronavirus

Transferencias, préstamos y reformas, pero sin 'hombres de negro' ni rescates: el plan de recuperación europeo ante el coronavirus

Pero esos 7.500 millones ahora se han convertido en 40.000 millones, porque mueve otros 2.500 millones dentro del MFF y añade 30.000 millones más provenientes del mecanismo Next Generation EU, que es como se llama la partida de 750.000 millones contra la crisis del coronavirus –750.000 millones que se suman a los 1,1 billones del MFF propuesto por la Comisión Europea–.

La mayoría de esos 750.000 millones, 560.000 millones de euros, van al Fondo de Resiliencia y Reconstrucción del coronavirus. Y el resto se va repartiendo por diferentes apartados.

¿Y para qué sirven los 40.000 millones del Fondo para la Transición Justa? "Para paliar los efectos socioeconómicos de la transición ecológica en las regiones más afectadas, por ejemplo, apoyando el reciclaje de los trabajadores, ayudando a las pymes a crear nuevas oportunidades económicas y, en general, diversificando la actividad económica e invirtiendo en el futuro de las regiones más afectadas", explica la Comisión Europea. De ellos, a España le corresponderían ahora 1.806, en lugar de los 307 del plan inicial de la Comisión Europea.

La gran beneficiada del fondo sigue siendo Polonia, un país con gran implantación del carbón, que recibiría 8.000 millones de euros, el 20% del fondo. Le siguen Alemania (5.152 millones), Rumanía (4.449), República Checa (3.413), Bélgica (2.693), Francia (2.142) e Italia (2.141).

Según el plan inicial de Bruselas a España le correspondían 307 millones, para repartirse en inversiones verdes en las provincias de A Coruña, Asturias, León, Palencia, Teruel, Almería, Córdoba y Cádiz, informa Europa Press.

Ahora falta conocer la actualización de las regiones europeas que tendrán acceso a este mecanismo, que tiene el objetivo de impulsar la descarbonización de la Unión Europea y ayudar en a alcanzar el objetivo del bloque de eliminar todo lo posible las emisiones de CO2 para 2050 y compensar las restantes.

"No cambiaremos toda la estructura, pero por supuesto podemos considerar una cierta ampliación de los territorios, es parte del diálogo en curso" entre la Comisión y los Estados miembros para "seleccionar las áreas específicas", ha explicado este jueves la comisaria europea de Cohesión, Elisa Ferreira:  "Queremos concentrar el esfuerzo en los países en los que los costes regionales y sociales sean excesivos".

Al pesar del aumento en las partidas de transición verde en el Marco Financiero Plurianual de la UE 2021-27, el vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans ha indicado que el Ejecutivo comunitario mantiene los objetivos anunciados de eliminar las emisiones para 2050 y alcanzar en 2030 una reducción del 55% de estos gases en cada país, con respecto a las cifras que cada Estado registró en 2005.

Además del Fondo para la Transición, el Mecanismo de Transición lleva incorporadas unas líneas de crédito del Banco Europeo de Inversiones (BEI), que ofrecerá al sector público préstamos en condiciones favorables para desarrollar la descarbonización energética con 1.500 millones de euros en subvenciones del presupuesto de la UE y hasta 10.000 millones en préstamos, informa Efe.

Bruselas, en un ejercicio habitual de la Comisión Europea de aplicar multiplicadores a cada euro que aporta para inflar las cifras, asegura que esas inversiones en proyectos relacionados con la energía, el transporte, las infraestructuras, los sistemas urbanos de calefacción o la eficiencia energética "movilicen" entre 25.000 y 30.000 millones adicionales y, así, generar inversiones privadas por valor de 150.000 millones.

"Tenemos que asegurarnos que las inversiones que hagan son del siglo XXI", resumió el vicepresidente ejecutivo de la CE para el Pacto Verde, Frans Timmemans.

Etiquetas
Publicado el
28 de mayo de 2020 - 17:16 h

Descubre nuestras apps

stats