El INE revisa seis décimas al alza el crecimiento del PIB en el tercer trimestre, hasta el 2,6%

El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha revisado en seis décimas el crecimiento de la economía española en el tercer trimestre del año, de manera que la subida del PIB alcanza el 2,6%, según los datos de la Contabilidad Nacional publicados este jueves.

El Ministerio de Asuntos Económicos ha mandado un comunicado es el que destaca que “estos datos muestran un patrón de crecimiento sólido, con contribuciones positivas de la demanda nacional y externa”. En el tercer trimestre, la demanda nacional registró un crecimiento del 1,1%, (0,9% más que lo estimado) con una contribución positiva de casi todos los componentes, destacando la revisión al alza del consumo, que registra un crecimiento del 1%. Por lo que respecta al sector exterior, las exportaciones de bienes y servicios crecieron por encima de lo estimado anteriormente, hasta el 7,1%, y las importaciones de bienes y servicios un 2,2%, en términos intertrimestrales. 

El INE lanzó un jarro de agua fría sobre el Gobierno cuando revisó las cifras de crecimiento del PIB del segundo trimestre (redujo del 2,8% a un 1,1% el crecimiento en esos tres meses). Desde entonces se ha generado una controversia sobre si el INE ha contabilizado bien los datos de crecimiento teniendo en cuenta que en noviembre se ha llegado al nivel de afiliación más alto registrado, con un récord de 19.771.613 personas trabajando, y la recaudación fiscal ha crecido un 16% entre enero y octubre respecto a 2020.

Con la nueva revisión, la economía ha registrado un crecimiento del 3,4% del PIB en el último año, siete décimas más que la estimación inicial, que se derivan de una revisión de una décima a la baja en el primer trimestre, un incremento de una décima en el segundo y la revisión de seis décimas en el tercero.

La contribución de la demanda nacional al crecimiento del PIB fue de 2,5 puntos y la demanda externa tuvo una aportación de 0,9 puntos en tasas interanuales. Por lo que respecta a la demanda nacional, destaca el dinamismo del consumo final de los hogares, que crece un 2,7% en tasa interanual. La formación bruta de capital también mantiene su crecimiento, un 1,3%, con una aportación destacada de la inversión en bienes de equipo, que crece un 6,3% interanual.

Por lo que respecta a la demanda externa, las exportaciones de bienes y servicios registraron un crecimiento interanual del 14,8% y las importaciones de bienes y servicios crecieron un 12,2%.

En el tercer trimestre, el empleo mantuvo la dinámica de crecimiento con un incremento del 0,3% de las horas trabajadas, destacando el aumento del empleo a tiempo completo, que registra una subida del 3,9%, debido a la constante reducción de los trabajadores en ERTE y la recuperación del mercado laboral.

La productividad se ha incrementado hasta el 2,4%, lo que permite que por primera vez en el último año se sitúe en tasas interanuales positivas, con un crecimiento del 0,1%.

La revisión del crecimiento del PIB por parte del INE no es baladí, ya que el resto de instituciones que hacen previsiones económicas se basan en los datos del organismo económico para definir sus proyecciones. El director general de Economía y Estadística, Óscar Arce, explicaba hace una semana durante la presentación del informe de previsiones económicas del Banco de España que para su elaboración “el elemento como dado son los datos de Contabilidad Nacional que proporciona el INE. Nos aferramos a lo que dice el INE. No hay ninguna discusión si la estimación es buena o no, para nosotros lo es”.

En ese momento, Arce no descartó que se produjeran revisiones al alza: “No quiero especular. Algunas cosas han podido ir algo mejor, como las ventas totales, donde la agencia tributaria da la sensación de que podrían ser mejores, pero esa información la tiene el INE, que son los que tendrán que hacer una revisión. Es pronto. Hay que acumular más evidencias, pero no es descartable que se produzca revisiones como pasó antes a la baja”.

El INE explica que la revisión se debe a que se han incorporado “algunas fuentes adicionales disponibles para todos los meses del trimestre que complementaban a las habitualmente empleadas y estimaciones adelantadas de indicadores basados en datos administrativos, en línea con las recomendaciones de Eurostat y otros organismos estadísticos internacionales”.

El organismo estadístico añade en este sentido que “se integran los resultados trimestrales de las Cuentas no Financieras de las Administraciones Públicas y de la Balanza de Pagos. Lógicamente, en el análisis de las revisiones observadas sobre los resultados avanzados se ha de tener presente la dificultad inherente a la medición estadística en un periodo de cambios de coyuntura de la actividad económica tan bruscos como los vividos en los últimos trimestres”. 

El negocio de las empresas aumenta un 17,4%

Por otro lado, el INE también ha publicado el Índice de Cifra de Negocios Empresarial (ICNE) donde destaca que el negocio de las empresas aumentó un 17,4% en octubre respecto al mismo mes de 2020, moderando en siete décimas la subida que se registró en septiembre.

Con este repunte, las ventas de las empresas encadenan ocho meses consecutivos de alzas interanuales después de haber pasado un año en negativo por el impacto del Covid. Corregida de efectos estacionales y de calendario, la facturación de las empresas se incrementó un 18,7% en octubre, tasa 1,3 puntos superior a la de septiembre.

En valores mensuales (octubre sobre septiembre) y dentro de la serie corregida, la facturación empresarial creció un 2,6%, su mayor alza mensual desde febrero. Con este incremento se encadenan ya seis meses consecutivos de ascensos mensuales.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha revisado en seis décimas el crecimiento de la economía española en el tercer trimestre del año, de manera que la subida del PIB alcanza el 2,6%, según los datos de la Contabilidad Nacional publicados este jueves.

El Ministerio de Asuntos Económicos ha mandado un comunicado es el que destaca que “estos datos muestran un patrón de crecimiento sólido, con contribuciones positivas de la demanda nacional y externa”. En el tercer trimestre, la demanda nacional registró un crecimiento del 1,1%, (0,9% más que lo estimado) con una contribución positiva de casi todos los componentes, destacando la revisión al alza del consumo, que registra un crecimiento del 1%. Por lo que respecta al sector exterior, las exportaciones de bienes y servicios crecieron por encima de lo estimado anteriormente, hasta el 7,1%, y las importaciones de bienes y servicios un 2,2%, en términos intertrimestrales. 

El INE lanzó un jarro de agua fría sobre el Gobierno cuando revisó las cifras de crecimiento del PIB del segundo trimestre (redujo del 2,8% a un 1,1% el crecimiento en esos tres meses). Desde entonces se ha generado una controversia sobre si el INE ha contabilizado bien los datos de crecimiento teniendo en cuenta que en noviembre se ha llegado al nivel de afiliación más alto registrado, con un récord de 19.771.613 personas trabajando, y la recaudación fiscal ha crecido un 16% entre enero y octubre respecto a 2020.

Con la nueva revisión, la economía ha registrado un crecimiento del 3,4% del PIB en el último año, siete décimas más que la estimación inicial, que se derivan de una revisión de una décima a la baja en el primer trimestre, un incremento de una décima en el segundo y la revisión de seis décimas en el tercero.

La contribución de la demanda nacional al crecimiento del PIB fue de 2,5 puntos y la demanda externa tuvo una aportación de 0,9 puntos en tasas interanuales. Por lo que respecta a la demanda nacional, destaca el dinamismo del consumo final de los hogares, que crece un 2,7% en tasa interanual. La formación bruta de capital también mantiene su crecimiento, un 1,3%, con una aportación destacada de la inversión en bienes de equipo, que crece un 6,3% interanual.

Por lo que respecta a la demanda externa, las exportaciones de bienes y servicios registraron un crecimiento interanual del 14,8% y las importaciones de bienes y servicios crecieron un 12,2%.

En el tercer trimestre, el empleo mantuvo la dinámica de crecimiento con un incremento del 0,3% de las horas trabajadas, destacando el aumento del empleo a tiempo completo, que registra una subida del 3,9%, debido a la constante reducción de los trabajadores en ERTE y la recuperación del mercado laboral.

La productividad se ha incrementado hasta el 2,4%, lo que permite que por primera vez en el último año se sitúe en tasas interanuales positivas, con un crecimiento del 0,1%.

La revisión del crecimiento del PIB por parte del INE no es baladí, ya que el resto de instituciones que hacen previsiones económicas se basan en los datos del organismo económico para definir sus proyecciones. El director general de Economía y Estadística, Óscar Arce, explicaba hace una semana durante la presentación del informe de previsiones económicas del Banco de España que para su elaboración “el elemento como dado son los datos de Contabilidad Nacional que proporciona el INE. Nos aferramos a lo que dice el INE. No hay ninguna discusión si la estimación es buena o no, para nosotros lo es”.

En ese momento, Arce no descartó que se produjeran revisiones al alza: “No quiero especular. Algunas cosas han podido ir algo mejor, como las ventas totales, donde la agencia tributaria da la sensación de que podrían ser mejores, pero esa información la tiene el INE, que son los que tendrán que hacer una revisión. Es pronto. Hay que acumular más evidencias, pero no es descartable que se produzca revisiones como pasó antes a la baja”.

El INE explica que la revisión se debe a que se han incorporado “algunas fuentes adicionales disponibles para todos los meses del trimestre que complementaban a las habitualmente empleadas y estimaciones adelantadas de indicadores basados en datos administrativos, en línea con las recomendaciones de Eurostat y otros organismos estadísticos internacionales”.

El organismo estadístico añade en este sentido que “se integran los resultados trimestrales de las Cuentas no Financieras de las Administraciones Públicas y de la Balanza de Pagos. Lógicamente, en el análisis de las revisiones observadas sobre los resultados avanzados se ha de tener presente la dificultad inherente a la medición estadística en un periodo de cambios de coyuntura de la actividad económica tan bruscos como los vividos en los últimos trimestres”. 

El negocio de las empresas aumenta un 17,4%

Por otro lado, el INE también ha publicado el Índice de Cifra de Negocios Empresarial (ICNE) donde destaca que el negocio de las empresas aumentó un 17,4% en octubre respecto al mismo mes de 2020, moderando en siete décimas la subida que se registró en septiembre.

Con este repunte, las ventas de las empresas encadenan ocho meses consecutivos de alzas interanuales después de haber pasado un año en negativo por el impacto del Covid. Corregida de efectos estacionales y de calendario, la facturación de las empresas se incrementó un 18,7% en octubre, tasa 1,3 puntos superior a la de septiembre.

En valores mensuales (octubre sobre septiembre) y dentro de la serie corregida, la facturación empresarial creció un 2,6%, su mayor alza mensual desde febrero. Con este incremento se encadenan ya seis meses consecutivos de ascensos mensuales.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha revisado en seis décimas el crecimiento de la economía española en el tercer trimestre del año, de manera que la subida del PIB alcanza el 2,6%, según los datos de la Contabilidad Nacional publicados este jueves.

El Ministerio de Asuntos Económicos ha mandado un comunicado es el que destaca que “estos datos muestran un patrón de crecimiento sólido, con contribuciones positivas de la demanda nacional y externa”. En el tercer trimestre, la demanda nacional registró un crecimiento del 1,1%, (0,9% más que lo estimado) con una contribución positiva de casi todos los componentes, destacando la revisión al alza del consumo, que registra un crecimiento del 1%. Por lo que respecta al sector exterior, las exportaciones de bienes y servicios crecieron por encima de lo estimado anteriormente, hasta el 7,1%, y las importaciones de bienes y servicios un 2,2%, en términos intertrimestrales.