La inflación vuelve a repuntar en mayo hasta el 8,7% por la subida de carburantes y alimentación

El precio de los alimentos sigue subiendo.

Daniel Yebra


22

La inflación vuelve a repuntar en mayo hasta el 8,7%, frente al mismo mes del año pasado, debido principalmente al alza de los combustibles y la alimentación. La previsión del INE apunta a un incremento del IPC de 4 décimas respecto a abril (8,3%), mientras que la inflación subyacente, que no incluye energía ni alimentos no elaborados, avanza un 4,9% frente a mayo de 2021, récord de 1995.

El BCE pide subidas de salarios para compensar la inflación y no aumentar el riesgo de impago de hipotecas

El BCE pide subidas de salarios para compensar la inflación y no aumentar el riesgo de impago de hipotecas

“En todo caso, la tasa de variación interanual prevista en mayo, está por debajo del máximo registrado en el pasado mes de marzo (9,8%)”, defienden fuentes del Ministerio de Asuntos Económicos.

Según el INE (Instituto nacional de estadística), la escalada del IPC (Índice de precios de consumo) interanual hasta el 8,7% en mayo se debe, principalmente, a las subidas de los precios de los carburantes y de los alimentos y bebidas no alcohólicas, mayores que las experimentadas en mayo de 2021. En cambio, Estadística señala que bajaron los precios de la electricidad, frente al repunte registrado en igual mes del año pasado.



La semana pasada, el precio medio de la gasolina en España tocó un nuevo máximo histórico al situarse en 1,94 euros por litro, alcanzando cifras inéditas por segunda semana consecutiva, mientras que el diésel, a pesar de bajar ligeramente, hasta los 1,867 euros el litro, siguió marcando un precio mayor que en la media de la Unión Europea.

Plan de choque del Gobierno

Los precios que pagan los consumidores en el surtidor no alcanzan este récord por el descuento obligatorio de 20 céntimos que aprobó el Gobierno, dentro de su Plan de choque al impacto de la invasión de Ucrania, cuya aplicación está vigente desde el 1 de abril.

“Las medidas de respuesta al impacto de la guerra claramente están limitando el alza de los precios. La próxima entrada en vigor de la limitación de los precios de la electricidad en el mercado mayorista proporcionará un seguro adicional ante posibles alzas del precio de la energía en los mercados internacionales”, continúan en el Ministerio de Asuntos Económicos.

La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, reconoció el pasado miércoles en el Foro de Davos (Suiza) que el ahorro en la factura de la luz con el límite ibérico al gas será la mitad de lo que en principio se había calculado: de en torno a un 15%, y no un 30%, como se esperaba. “Es un ahorro para todo el mundo, no es el que nos hubiera gustado”, ha indicado la ministra.



Excluyendo la factura de la luz, los combustibles y los alimentos no elaborados, el salto de un punto del IPC subyacente, que recoge los bienes y servicios de la cesta que calcula el INE menos volátiles, alerta de una inflación más persistente.

Golpe a los salarios

Para entender mejor el riesgo de una inflación persistente, que encuentre sustento en los alimentos y sin subida de salarios que la compense (que ya pide hasta el BCE), sirve un caso práctico. El 7,5% de IPC medio que estima el Banco de España para este 2022 supone perder una paga del sueldo respecto al año pasado. En cifras concretas, si a un salario bruto anual de 20.000 euros de un trabajador, que recibe 1.429 euros en cada una de las habituales 14 pagas, la subida de los precios le da ese mordisco del 7,5%, el recorte en la renta es de cerca de 1.500 euros. Es decir, efectivamente pierde una paga, que no significa lo mismo para las familias con menos ingresos que para otras con más, o con muchos más.

Esta misma semana, en línea con los sindicatos, tanto el vicepresidente del Banco central europeo (BCE), Luis de Guindos, como uno de integrantes del comité ejecutivo de la institución, Isabel Schnabel, han pedido subidas de salarios que compensen la inflación, ante un proceso de subida de los tipos de interés precisamente para contenerla que podría provocar impagos de hipotecas y otros préstamos.

La alemana del BCE llegó a señalar que las beneficios de las empresas son un acelerador de la inflación y que, aún así, todavía esperan elevar los precios los precios de venta en los próximos meses para trasladar el aumentos de los costes.

“Se mantiene la previsión de que la inflación irá desacelerándose progresivamente durante la segunda parte del año, sin descartar oscilaciones durante los meses de verano, derivados de posibles efectos base, y teniendo en cuenta la alta incertidumbre derivada del contexto económico global”, concluyen desde el Gobierno.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats