El sector turístico español se aferra a la desescalada británica sin dejar de reclamar un plan de rescate

Unos turistas disfrutan de la playa en Los Cristianos (sur de Tenerife).

Sin dejar de implorar la articulación de un plan de rescate en forma de ayudas directas a fondo perdido, la armonización de medidas en el seno de la Unión Europea que incentiven la movilidad o la aceleración de los procesos de vacunación, el sector turístico ve en la futura desescalada de Reino Unido y en el restablecimiento de sus vuelos internacionales, previsto inicialmente a partir del 17 de mayo, un acicate que contribuye a disipar incertidumbres sobre su futuro más próximo y a allanar el ansiado terreno de la reactivación.

Tras casi un año que los hoteleros españoles -aquejados de un descenso en su nivel de ingresos del 77,2% durante 2020, según Exceltur- califican como "el peor de la historia" a causa de una pandemia cuyas acometidas abocaron al cierre de fronteras, primero, y a una sucesión de restricciones, después, los empresarios turísticos miran hacia el verano con moderado optimismo, vigilantes ante la evolución de las reservas a lo largo de los próximos meses y conscientes de que la recuperación será lenta. Están convencidos, sin embargo, de que la temporada estival será mejor que la del pasado año.

Si hace apenas un mes el Ejecutivo de Boris Johnson desaconsejaba a sus ciudadanos planificar en el exterior sus vacaciones de verano a causa de la nueva ola de contagios, la rapidez con la que se está llevando a cabo el proceso de vacunación en Reino Unido, principal mercado emisor de turistas hacia España -con un 21,6% del total de visitantes en 2019 y un gasto total de 17.985 millones de euros, de acuerdo con los datos manejados por Turespaña-, ha dado la vuelta a las previsiones, sujetas, no obstante, a múltiples variables en un escenario continuamente cambiante.

No en vano, bastó la intervención del premier británico el pasado lunes para revelar cómo se llevará a cabo el proceso de desescalada para que se disparasen las reservas tanto en estancias hoteleras como en billetes de avión. En declaraciones a elDiario.es, el presidente de la Asociación de Aerolíneas Españolas (ALA), Javier Gándara, señala, en este sentido, que el anuncio de Reino Unido "ha demostrado algo que llevamos tiempo diciendo: la gente tenía ganas de viajar antes de la situación actual, continúa teniéndolas durante la pandemia y las seguirá teniendo después". Vaticina, en este contexto, que serán la demanda vacacional y los viajes para visitar a familiares los que antes se recuperarán y, además, de forma “más rápida que en otros países”.

El también director de EasyJet para el sur de Europa destaca cómo el primer día en que Johnson dio a conocer su plan de desbloqueo se incrementaron en un 337% las reservas de vuelos desde Reino Unido y en un 630% las de paquetes vacacionales, en su mayoría para viajar a España y con Palma de Mallorca, Ibiza, Menorca, Málaga, Alicante y Barcelona a la cabeza. Un rebrote del que también han sido testigos los touroperadores TUI, que ha visto multiplicado por cinco el tráfico en su web, principalmente hacia España, Turquía y Grecia; Thomas Cook, con un aumento de más del 100% de las reservas, y Jet2, con un crecimiento del 600%.

“Cada vez que se relajan las restricciones, obviamente por motivos sanitarios, y se facilita el poder volar, hay una demanda latente deseando viajar”, indica Gándara, quien subraya la importancia de establecer las condiciones necesarias para poder desplazarse de forma segura. Además, considera imprescindible que se adopten políticas de forma coordinada dentro de la Unión Europea y “no unilateralmente por parte de cada país”. Con estos mimbres, el máximo responsable de ALA -que aúna el 85% del tráfico aéreo español-, confía en que la reactivación arranque este verano, “de forma lenta pero constante”, por lo que “ahora es el momento de poner los cimientos de cara a esa recuperación”. Este viernes La compañía TUI anunció que retomaba sus vuelos desde Alemania a la isla de Mallorca a partir del próximo 27 de marzo.

La agitación en las reservas también se ha extendido a las agencias de viajes online, como Destinia, que apunta a un incremento de búsquedas del 186% desde el pasado lunes con respecto a la semana pasada. Precisan, sin embargo, que, en cuanto a reservas, “todavía hablamos de números muy conservadores: tan solo tenemos un 9% de las reservas con destino España de las que teníamos a estas alturas en un año sin pandemia”.

Los británicos focalizan sus futuras vacaciones en los meses de verano (que concentran el 55% de las búsquedas), principalmente en julio, y ponen la lupa en Canarias que, con un 38%, es el destino más reservado. Una circunstancia que, por el momento, pasa de puntillas sobre Baleares: el archipiélago tan solo cuenta con un 14% de las reservas “cuando antiguamente era de los destinos ‘top’ dentro de España”, comentan desde Destinia.

El sector hotelero, otro de los grandes afectados por la actual crisis, confía en que gracias a la vacunación y a un mayor conocimiento del comportamiento de la pandemia cada vez habrá "más personas inmunes que van a empezar a viajar" después de "doce meses tristísimos y desastrosos que esperamos que no vuelvan a repetirse", como apunta el secretario general de Cehat, Ramón Estalella.

“Todavía va a haber momentos de gran dificultad”

La hoja de ruta prevista por Reino Unido, sin embargo, no basta, por sí misma, para la patronal hotelera: "Lo que pedimos son ayudas a las empresas para que puedan mantenerse vivas, pasaportes de vacunación y un sistema que permita la movilidad", asevera Estalella. En cualquier caso, destaca que, a tenor de los últimos indicadores sanitarios no solo de España sino también de los procedentes de Alemania y Reino Unido, "todo parece indicar que se puede ralentizar mucho el nivel de contagios y eso puede significar la vuelta de movimientos". Eso sí, apostilla, “no a corto plazo”: “Todavía va a haber momentos de gran dificultad”. De hecho, respecto a Semana Santa, pronostica que "va a ser muy corta y los españoles se van a mover poco. Y aunque se muevan tampoco se van a rellenar las camas turísticas".

En este sentido, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, subrayó que el certificado de movilidad sea una herramienta útil para reiniciar la economía europea, como se acordó en el último Consejo Europeo extraordinario que se celebró esta esta semana. El presidente celebró el acuerdo alcanzado sobre los datos mínimos comunes que debe contener este certificado para su uso médico y ha destacado la necesidad de debatir y alcanzar un acuerdo europeo y multilateral sobre sus posibles usos futuros más allá del sanitario.

Una de las cadenas hoteleras que mejores efectos está notando desde el anuncio de Boris Johnson es Meliá. Tal y como explican a elDiario.es fuentes de la compañía presidida por Gabriel Escarrer, tanto el anuncio de desescalada como la positiva evolución de la pandemia en los diversos mercados “han animado fuertemente las reservas hoteleras desde el Reino Unido, que se sitúan muy por encima de las realizadas en las mismas fechas de 2020”. Más en concreto, las búsquedas se han relanzado en un 63% de cara a junio, un 113% en julio, un 89% en agosto, un 25% en septiembre y un 153% en octubre. Desde Meliá, sin embargo, prefieren mantener la prudencia: “La situación es todavía variable e incierta y el ritmo de recuperación dependerá de los factores sanitarios y de que ambos países optimicen la coordinación y control para establecer un corredor turístico seguro”.

En Baleares, uno de los territorios turísticos más golpeados por la pandemia, con un desplome del 87,3% en la llegada de visitantes internacionales durante 2020, y donde el sector servicios representa en torno al 85% del Producto Interior Bruto (PIB), los hoteleros propugnan que se acelere la vacunación y se agilice la puesta en común de medidas dentro de la UE. "Hay que eliminar barreras con la sustitución de los PCR por los test diagnósticos de antígenos, mucho más asequibles no solo en el precio sino también en su operatividad", asevera la presidenta de la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM), Maria Frontera.

Para la patronal hotelera balear, el hecho de tener fijada una fecha de referencia que permita aspirar a reanudar los viajes internacionales con Reino Unido -el segundo mercado emisor en las islas, con 3,75 millones de visitantes en 2019-, es una noticia positiva que en las próximas semanas la mantendrá atenta a la evolución de las reservas. "Puede que fruto del plan de desescalada se vea un incremento las búsquedas de viajes pero, como decimos siempre, lo importante será la conversión en reservas a fin de que, en función de la demanda, el tejido productivo se vaya activando".

Los hoteleros isleños, aunque reconocen que la situación actual no es la misma que hace un año, recriminan que las restricciones por parte de los principales mercados emisores en forma de cuarentenas o el mantenimiento de los PCR dificultan la movilidad. Abogan, por ello, por la suscripción de convenios bilaterales con Reino Unido así como por la puesta en marcha de corredores seguros, además de realizar "una buena promoción" para cuando llegue el momento en que se pueda viajar “de una forma más normalizada y haya aumentado la conectividad".

Mientras tanto, desde el Govern balear su presidenta, Francina Armengol, quiere que las islas vuelvan a ser destino pionero. Si el año pasado lo fueron con la reapertura de España al turismo internacional, Armengol trasladó recientemente a la ministra Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, la voluntad del archipiélago de convertirse, de nuevo, en uno de los primeros territorios que pongan en marcha, en fase experimental, el pasaporte de vacunación.

Con sus calles desiertas de turistas y las persianas de los comercios bajadas, los balcones de las zonas más turísticas del archipiélago se han llenado de carteles que proclaman ‘SOS Turismo’. El rezo, acompañado de un ‘más vacunas, más ayudas, menos impuestos, menos política para seguir vivos’, ha generado la adhesión de más de 700 entidades y particulares pero también numerosas reacciones por parte de quienes se preguntan cómo articular las ayudas sin antes recaudar los suficientes tributos para ello.

El lobby turístico Exceltur, por su parte, insiste en la necesidad de impulsar un plan de rescate basado, esencialmente, en ayudas directas a fondo perdido para el conjunto del sector turístico español, afectado, señalan, por caídas superiores al 80% en sus principales subsectores. En este sentido, tras el anunció por parte del presidente de un nuevo paquete de ayudas, que no llegó a concretar, desde el lobby de empresas turísticas se reclamó que sean ayudas directas a fondo perdido, en forma de reducciones de impuestos y subvenciones se cifró las necesidades del sector turístico español en los próximos meses "en cerca de 5.300 millones de euros".

Según su último barómetro de rentabilidad en los destinos turísticos españoles, el cierre continuo de establecimientos como consecuencia de las restricciones a la movilidad y a la concentración de personas han situado en niveles mínimos la demanda turística con un 54,7% de la planta hotelera sin poder abrir, lo que se traduce en unas 725.000 plazas de media al mes. Una realidad que desde Exceltur consideran especialmente "dramática" en los destinos vacacionales de sol y playa del litoral mediterráneo y Baleares, donde el 60% de establecimientos turísticos que no han abierto "llevan 17 meses sin generar ingresos, desde que concluyó la temporada de verano de 2019, y no parece que vayan a hacerlo de manera relevante a corto plazo y no antes de inicios de verano".

Etiquetas
Publicado el
27 de febrero de 2021 - 21:41 h

Descubre nuestras apps

stats