Hospitales, un entorno seguro para retomar la actividad

quiron

Mercè Palau

Han pasado siete semanas desde que las autoridades sanitarias españolas decretaran el estado de alarma por Covid-19. Desde entonces, los servicios sanitarios se han centrado casi exclusivamente a la asistencia urgente y hospitalaria de estos pacientes. Pero ello no significa que se haya dejado de ofrecer atención a patologías urgentes y otras que no podían demorarse y que han tenido que ser atendidas de forma presencial. Ahora, con la relajación de ciertas medidas y de la nueva situación epidemiológica (hay 244 nuevas víctimas mortales, un aumento respecto al dato del este martes, cuando se registraron 185) y siguiendo las directrices del Ministerio de Sanidad, algunos centros hospitalarios empiezan a prepararse para volver a ofrecer atención médica programada a pacientes con enfermedades que no solo son por Covid-19. 

El objetivo es que esta reanudación de la actividad se haga de forma progresiva y sin bajar la guardia teniendo en cuenta que durante un tiempo convivirán pacientes con Covid-19 con pacientes no Covid-19. Para ello, los hospitales de toda España llevan semanas trabajando al máximo para que la visita a cualquiera de sus hospitales sea segura, tanto para los afectados de Covid-19 como los que tienen otro problema de salud. Una de las principales preocupaciones ha sido que muchas personas han retrasado su visita al hospital por miedo al contagio. 

Esto se ha traducido, por ejemplo, en una reducción de hasta el 40% del tratamiento de casos de infarto agudo de miocardio en hospitales, según datos de la Sociedad Española de Cardiología. Ello no significa que se hayan reducido los casos, sino que los pacientes no se han tratado como es debido, con las consecuencias que ello puede tener. Es importante que los pacientes sepan que la atención ha seguido y sigue ofreciéndose a pesar de la Covid-19 y que las enfermedades urgentes se siguen atendiendo.

Planificar una nueva reorganización sin bajar la guardia

Los centros del grupo Quirónsalud, que han atendido al 13% de todos los pacientes hospitalizados por Covid-19 en España hasta el momento, han planificado una nueva reorganización de sus instalaciones y servicios para retomar la actividad de consultas, intervenciones y pruebas diagnósticas con medidas adicionales. El control es, en todos los casos, muy estricto. El objetivo es intentar “normalizar” un poco la situación, dentro de la excepcionalidad del momento. 

Se ha procedido a la exhaustiva desinfección de las zonas donde se han atendido a pacientes con Covid-19 para poder atender otras patologías. Para ello se han utilizado sistemas de aeronebulización en frío, que generan una neblina de mil millones de microgotas compuestas por desinfectante disuelto en agua utilizando el aire como fuerza impulsora. De esta forma, la fina niebla, se junta fácilmente con las partículas de polvo de las mismas dimensiones y las arrastra a tierra o se depositan sobre la superficie esterilizándolas y alcanzando rincones y huecos que serían inaccesibles mediante una pulverización convencional.

De igual modo, también se han incorporado equipos de desinfección con tecnología ultravioleta C (UVC) que funcionan de manera automática y pueden eliminar el nuevo coronavirus tanto del aire como de las superficies. En concreto cuentan con dos modelos: el primero proporciona una desinfección óptima en solo 3 minutos. El segundo tiene capacidad para eliminar bacterias, hongos, virus vegetativos y esporas bacterianas. Uno de los equipos UVC tiene un ciclo de desinfección de entre 5 y 10 minutos por sala, eliminando más del 99,9% de los organismos peligrosos. También incorpora sensores de proximidad y movimiento que apagan las lámparas cuando detecta presencia humana. Las salas pueden volver a ocuparse inmediatamente después de su uso.

Además, se han establecido circuitos distintos e independientes para poder atender a pacientes que no han podido interrumpir su tratamiento o a casos urgentes. El objetivo es definir una separación total entre la atención a pacientes con Covid-19 y pacientes con otras enfermedades. Este rediseño servirá también para simplificar trámites administrativos y potenciar la atención no presencial. 

De igual modo, los hospitales han comenzado a instalar cámaras termográficas que, mediante un sistema de rayos infrarrojos, permiten detectar automáticamente y a varios metros de distancia aquellas personas que tienen fiebre. El objetivo de estos dispositivos, que por ejemplo ya están instalados en el Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz, es que las zonas establecidas como libres de Covid-19 lo sean realmente y que, por tanto, cumplan con todas las medidas de seguridad (distanciamiento físico, esterilización de mobiliario, uso de mascarillas y guantes y lavado de manos). 

Además, se continúa priorizando la atención telefónica y la videoconsulta, sobre todo en el caso de niños, mayores y personas con patología crónica que tienen que realizar consultas de manera frecuente. La atención no presencial se reserva para aquellos casos en los que debe realizarse un seguimiento pero no se precisa ninguna exploración.

El objetivo de todos estos cambios y medidas es poder atender a todos los pacientes con el máximo nivel de seguridad y la mejor asistencia clínica. 

Cómo acudir al hospital con seguridad

Además, la Fundación Jiménez Díaz ha elaborado un decálogo con recomendaciones para acudir al hospital con seguridad:

  • Avisar por teléfono si no podemos acudir a la cita o tratamiento.
  • Ir siempre con mascarilla y guantes. Evitar tocarse la cara y realizar la higiene de manos frecuentemente.
  • Acudir solo con un acompañante.
  • Ser puntual. No ir ni antes ni después de la hora de la cita. Llevar a mano la documentación y la tarjeta sanitaria. 
  • Colaborar con el personal del centro. Es posible que nos realicen tomas de temperatura o cuestionario de síntomas durante nuestra estancia en el hospital.
  • Respetar las recomendaciones de distanciamiento social y usar las escaleras antes que el ascensor si es posible.
  • Evitar los desplazamientos innecesarios dentro del hospital.
  • Respetar las nuevas restricciones de capacidad  en ascensores, salas de espera y mostradores.

Contactar por teléfono o gestionar las citas en el área del Portal del Paciente porque no se dan citas presencialmente en los mostradores. En este sentido, trabajan para hacer una admisión online o telefónica, es decir, que al llegar al hospital el paciente pueda ir directamente a la consulta sin tener que pasar por Admisión y evitar esperas en los mostradores. También se puede acceder online a toda la documentación clínica y los resultados.

No acudir si tenemos síntomas compatibles con Covid-19. En este caso, es recomendable contactar por teléfono para que nos den las indicaciones oportunas.

Etiquetas
Publicado el
6 de mayo de 2020 - 09:47 h

Descubre nuestras apps

stats