La portada de mañana
Acceder
La vacunación infantil avanza desigual, del 30% en Baleares al 80% de Galicia
La tensión con Rusia resucita a una OTAN en crisis existencial
Análisis - 'La hora de la verdad para Laura Borràs', por Neus Tomàs

Euskadi estudia ya ampliar el pasaporte COVID a más actividades sin que haya entrado aún en vigor

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha dejado caer este jueves que Euskadi baraja ya la extensión del denominado pasaporte COVID para más usos de los que inicialmente planteó y que ni siquiera han entrado aún en vigor. De hecho, aunque ya se tiene el visto bueno del Tribunal Supremo para la propuesta inicial, las autoridades sanitarias están esperando al detalle de la sentencia para conocer qué margen de aplicación real puede tener esta medida y qué posibilidades le deja de ampliarlo. En principio, se espera el documento completo este mismo jueves lo que podría permitir la publicación de una orden reguladora de la consejera de Salud, Gotzone Sagardui, este viernes y la entrada en vigor este sábado, aunque no hay un calendario definido.

Segundo día seguido con más de 1.200 positivos en Euskadi, que tiene 287 ingresados por COVID-19

Saber más

Urkullu no ha concretado en qué está pensando pero sí ha recordado que en otras comunidades y países que emplean este sistema de control de la vacunación (o de prueba negativa) lo requieren para muchas más actividades, tales como conciertos, cines o incluso en toda la hostelería. En todo caso, ha asumido que no dispone de autorización judicial para ello y que tendría que reiniciar el proceso con la sala de lo contencioso-administrativo del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV), que ya vetó el plan inicial y que obligó a acudir al Supremo para poder ponerlo en marcha. "No sé si para el puente, porque primero hay que contar con autorización judicial. No sé si a corto plazo puede ser posible", ha asumido el lehendakari en declaraciones a los medios de comunicación.

La medida concreta consistirá -según explicó en su día el Ejecutivo vasco- en la exhibición en papel o en soporte digital del certificado QR para poder acceder a "establecimientos destinados a ofrecer al público actividades de esparcimiento y baile", que son las discotecas, salones de baile, salas de fiestas, bares musicales, karaokes y, en general, todos los establecimientos de tipo III y IV, lo que según la normativa vigente en Euskadi obligaría también a los "establecimientos de esparcimiento erótico". Los pubs y bares que tengan actividades ordinarias y luego ofrezcan ocio nocturno tendrían que reclamar el pasaporte a partir de las 22.00 horas. Asimismo, se extendería la medida a restaurantes con comedores de más de 50 plazas. El plan estaría en vigor mientras Euskadi tenga una tasa de incidencia acumulada de más de 150 casos por cada 100.000 habitantes en 14 días, un indicador que este lunes se situaba en 471. El pasaporte se puede obtener bien tras haber recibido la pauta completa de vacunación o bien con una prueba diagnóstica negativa. La sola posibilidad de que se implantara multiplicó por once las solicitudes de este documento.

Viajar "lo menos posible"

Euskadi está esperando también a la sentencia del Supremo para reactivar la emergencia sanitaria, que se hace por decreto del lehendakari tras sendos informes de los consejeros de Salud y Seguridad, Gotzone Sagardui y Josu Erkoreka. Solamente entonces se constituye la mesa de crisis de la emergencia sanitaria, el órgano conocido como Labi, que es el competente para adoptar las nuevas restricciones que ya se han anunciado. Pese a la confusión reinante, sigue sin estar convocada ninguna reunión de este órgano que, como pronto, podría constituirse "a partir de la tarde del viernes", según fuentes oficiales. Sus medidas, en todo caso, no podría entrar en vigor para el puente. De hecho, la única preocupación del gabinete de Urkullu es que lo que esté en marcha sea el control del pasaporte COVID.

En todo caso, Urkullu ha hecho otras recomendaciones en un contexto de alta movilidad prenavideña. Ha pedido viajar "lo menos posible", un mensaje novedoso. "Es necesario seguir insistiendo que estamos en tiempo de pandemia. Es más que aconsejable necesario que guardemos las recomendaciones de no concentraciones excesivas, guardar las distancias, higiene personal, el uso de mascarilla en todo momento, sea en interior o en exterior, y la ventilación. No es tiempo de prepandemia. La celebración de todo tipo de fiestas, viajar lo menos posible, ... la manera de comportarnos no tiene que ser la misma que en tiempo de prepandemia", ha enfatizado el lehendakari en una comunidad autónoma con una tasa de incidencia de más de 500 casos por cada 100.000 habitantes en 14 días y que lleva toda la semana notificando más de 1.200 positivos diarios.

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha dejado caer este jueves que Euskadi baraja ya la extensión del denominado pasaporte COVID para más usos de los que inicialmente planteó y que ni siquiera han entrado aún en vigor. De hecho, aunque ya se tiene el visto bueno del Tribunal Supremo para la propuesta inicial, las autoridades sanitarias están esperando al detalle de la sentencia para conocer qué margen de aplicación real puede tener esta medida y qué posibilidades le deja de ampliarlo. En principio, se espera el documento completo este mismo jueves lo que podría permitir la publicación de una orden reguladora de la consejera de Salud, Gotzone Sagardui, este viernes y la entrada en vigor este sábado, aunque no hay un calendario definido.

Segundo día seguido con más de 1.200 positivos en Euskadi, que tiene 287 ingresados por COVID-19

Saber más

Urkullu no ha concretado en qué está pensando pero sí ha recordado que en otras comunidades y países que emplean este sistema de control de la vacunación (o de prueba negativa) lo requieren para muchas más actividades, tales como conciertos, cines o incluso en toda la hostelería. En todo caso, ha asumido que no dispone de autorización judicial para ello y que tendría que reiniciar el proceso con la sala de lo contencioso-administrativo del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV), que ya vetó el plan inicial y que obligó a acudir al Supremo para poder ponerlo en marcha. "No sé si para el puente, porque primero hay que contar con autorización judicial. No sé si a corto plazo puede ser posible", ha asumido el lehendakari en declaraciones a los medios de comunicación.

La medida concreta consistirá -según explicó en su día el Ejecutivo vasco- en la exhibición en papel o en soporte digital del certificado QR para poder acceder a "establecimientos destinados a ofrecer al público actividades de esparcimiento y baile", que son las discotecas, salones de baile, salas de fiestas, bares musicales, karaokes y, en general, todos los establecimientos de tipo III y IV, lo que según la normativa vigente en Euskadi obligaría también a los "establecimientos de esparcimiento erótico". Los pubs y bares que tengan actividades ordinarias y luego ofrezcan ocio nocturno tendrían que reclamar el pasaporte a partir de las 22.00 horas. Asimismo, se extendería la medida a restaurantes con comedores de más de 50 plazas. El plan estaría en vigor mientras Euskadi tenga una tasa de incidencia acumulada de más de 150 casos por cada 100.000 habitantes en 14 días, un indicador que este lunes se situaba en 471. El pasaporte se puede obtener bien tras haber recibido la pauta completa de vacunación o bien con una prueba diagnóstica negativa. La sola posibilidad de que se implantara multiplicó por once las solicitudes de este documento.

Viajar "lo menos posible"

Euskadi está esperando también a la sentencia del Supremo para reactivar la emergencia sanitaria, que se hace por decreto del lehendakari tras sendos informes de los consejeros de Salud y Seguridad, Gotzone Sagardui y Josu Erkoreka. Solamente entonces se constituye la mesa de crisis de la emergencia sanitaria, el órgano conocido como Labi, que es el competente para adoptar las nuevas restricciones que ya se han anunciado. Pese a la confusión reinante, sigue sin estar convocada ninguna reunión de este órgano que, como pronto, podría constituirse "a partir de la tarde del viernes", según fuentes oficiales. Sus medidas, en todo caso, no podría entrar en vigor para el puente. De hecho, la única preocupación del gabinete de Urkullu es que lo que esté en marcha sea el control del pasaporte COVID.

En todo caso, Urkullu ha hecho otras recomendaciones en un contexto de alta movilidad prenavideña. Ha pedido viajar "lo menos posible", un mensaje novedoso. "Es necesario seguir insistiendo que estamos en tiempo de pandemia. Es más que aconsejable necesario que guardemos las recomendaciones de no concentraciones excesivas, guardar las distancias, higiene personal, el uso de mascarilla en todo momento, sea en interior o en exterior, y la ventilación. No es tiempo de prepandemia. La celebración de todo tipo de fiestas, viajar lo menos posible, ... la manera de comportarnos no tiene que ser la misma que en tiempo de prepandemia", ha enfatizado el lehendakari en una comunidad autónoma con una tasa de incidencia de más de 500 casos por cada 100.000 habitantes en 14 días y que lleva toda la semana notificando más de 1.200 positivos diarios.

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha dejado caer este jueves que Euskadi baraja ya la extensión del denominado pasaporte COVID para más usos de los que inicialmente planteó y que ni siquiera han entrado aún en vigor. De hecho, aunque ya se tiene el visto bueno del Tribunal Supremo para la propuesta inicial, las autoridades sanitarias están esperando al detalle de la sentencia para conocer qué margen de aplicación real puede tener esta medida y qué posibilidades le deja de ampliarlo. En principio, se espera el documento completo este mismo jueves lo que podría permitir la publicación de una orden reguladora de la consejera de Salud, Gotzone Sagardui, este viernes y la entrada en vigor este sábado, aunque no hay un calendario definido.

Segundo día seguido con más de 1.200 positivos en Euskadi, que tiene 287 ingresados por COVID-19

Saber más

Urkullu no ha concretado en qué está pensando pero sí ha recordado que en otras comunidades y países que emplean este sistema de control de la vacunación (o de prueba negativa) lo requieren para muchas más actividades, tales como conciertos, cines o incluso en toda la hostelería. En todo caso, ha asumido que no dispone de autorización judicial para ello y que tendría que reiniciar el proceso con la sala de lo contencioso-administrativo del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV), que ya vetó el plan inicial y que obligó a acudir al Supremo para poder ponerlo en marcha. "No sé si para el puente, porque primero hay que contar con autorización judicial. No sé si a corto plazo puede ser posible", ha asumido el lehendakari en declaraciones a los medios de comunicación.

elDiario.es/Euskadi

La información es más necesaria que nunca

¿Te sumas al cambio de elDiario.es en Euskadi? Necesitamos tu apoyo para seguir elaborando contenidos de calidad. Puedes darte de alta como socio o, si ya lo eres, desde tu panel personal puedes dedicar parte de cuota específicamente a tu edición más cercana, a la de Euskadi. Ahora te necesitamos más que nunca.

Para seguir a tu lado, disponemos de un sistema de alertas en Telegram con la última hora informativa y nuestros mejores temas y puedes encontrarnos también en TwitterFacebook Instagram. Y recuerda: suscríbete a nuestro boletín semanal si quieres recibir en tu buzón de correo electrónico una selección de contenidos cada semana. Para más información, estamos en el 625 88 87 80.