Gipuzkoa rebasa ya la tasa crítica de 500 casos por cada 100.000 habitantes y el Gobierno vasco "no descarta nada"

El portavoz del Gobierno vasco, Bingen Zupiria, este martes en Vitoria

El Servicio Vasco de Salud (Osakidetza) ha encendido ya el metafórico semáforo rojo de advertencia en todo el territorio de Gipuzkoa, que supera ya la tasa de 500 casos por cada 100.000 habitantes, considerado el peor de los escenarios (alerta cinco de cinco) y que en otros puntos de España ha llevado a aplicar confinamientos perimetrales. El portavoz del Gobierno, Bingen Zupiria, ha asegurado que las autoridades sanitarias vascas "no descartan nada" ni en relación a Gipuzkoa ni para el conjunto de Euskadi, pero se ha agarrado al paquete de medidas restrictivas anunciadas el pasado sábado y que aún no han entrado en vigor a la espera de un pronunciamiento judicial y que, en principio, tendrían una duración inicial de dos semanas.

Euskadi sobre los confinamientos perimetrales: "Es una medida que tiene que demostrar que sea útil. No he visto una evaluación hecha por alguien serio"

Euskadi sobre los confinamientos perimetrales: "Es una medida que tiene que demostrar que sea útil. No he visto una evaluación hecha por alguien serio"

Zupiria, preguntado por el cierre perimetral acordado por Navarra, entre otras medidas, ha indicado que "cada comunidad está adoptando las medidas que considera más apropiadas" y a su ritmo. No obstante, la tasa de incidencia general en Euskadi no llega a 400 -una media que encierra un gran desequilibrio entre Gipuzkoa y el resto- mientras que Navarra bordea ya una incidencia de 1.000. En el caso vasco, salvo cambios inesperados, la decisión es restringir a un máximo de seis personas las reuniones y dejar en el 50% el aforo interior de bares y restaurantes (al 100% en terrazas). Es decir, "no se descarta nada" pero tampoco se plantea nada específico diferente a lo ya conocido y siempre con la premisa de que "el objetivo es evitar" un confinamiento general como el vivido durante el estado de alarma por sus implicaciones para la economía, la educación, los derechos fundamentales y la salud emocional, en palabras del portavoz.

Los datos del día dejan 625 nuevos contagios en Euskadi, un 7% de las 8.593 pruebas PCR y de antígenos realizadas (por el momento muy pocas). Con menos población, Gipuzkoa suma 304 infectados más por 265 de Bizkaia. Álava tiene 55 más y la tasa de incidencia más baja (291,80 casos). Todos los indicadores sitúan al territorio guipuzcoano en la peor posición. En una semana, la pandemia ha crecido allí un 53%, por un 31% de Bizkaia y un 13% de Álava. Y el denominado R0 -que mide los casos derivados de cada positivo- es también mucho más alto allí (1,26) que la media (1,21). Eso sí, aunque los ritmos sean diferentes, en los tres territorios la pandemia está expandiéndose.

Más en detalle, en las tres capitales la tendencia es ascendente. Donostia es la más castigada, pero su tasa es de 378, lejos de la media del territorio. ¿Dónde se da la mayor incidencia? En las comarcas más pegadas a Navarra, como muestran los datos de Ordizia, Zegama o Beasain, pero también en el entorno de Azpeitia-Azkoitia, y en Eibar-Elgoibar. Eso ha llevado a que se encienda el semáforo rojo también en Ermua y en Zaldibar, ya en Bizkaia pero fronterizas. El otro punto vizcaíno crítico es el Duranguesado. En Álava, no hay ninguna zona con semáforo rojo, esto es, con una tasa por encima de 500. Se pueden consultar aquí más datos sobre la evolución de la pandemia en Euskadi.

371 personas ingresadas en Euskadi, 59 en la UCI

La situación asistencial también empeora en Euskadi, aunque es probable que el efecto real del repunte llegue en próximos días o semanas, cuando empeoren los cuadros clínicos de quienes son diagnosticados con COVID-19 ahora. Son 371 las personas ingresadas, cuando eran 289 hace dos semanas. De ellas, 59 están críticas en la UCI, cada vez más cerca del pico de 63 casos graves de la segunda ola pero lejos aún de los 232 de tope de la pandemia. Osakidetza suele repetir que hasta la fecha en esta segunda ola no se ha superado el escenario 1 en las UCI, cuando en marzo-abril se bordeó el colapso. El propio Zupiria ha recalcado que hay que evaluar más indicadores además de la incidencia para actuar, y uno de ellos es de la capacidad hospitalaria.

Por edades, son las personas de 19 a 39 años las que más se contagian, aunque la pandemia crece también entre los tramos de edad más sensibles, los mayores. En cuanto a los más pequeños, hay casos en 79 centros educativos, según el parte diario del Departamento de Educación. Las aulas clausuradas son 109, el 0,62%, pero todos los colegios están operativos, incluso los de Beasain e Irún en que se hicieron cribados tras la aparición de más de una veintena de positivos, respectivamente.

Etiquetas
Publicado el
20 de octubre de 2020 - 13:26 h

Descubre nuestras apps

stats