Las clases se suspenden desde el lunes para 200.000 alumnos, “muy probablemente” hasta después de Semana Santa

La educación emocional disminuye los niveles de violencia en aulas, según un experto

La Junta ha decidido suspender las clases presenciales a partir del lunes para 200.000 alumnos y durante 15 días, aunque “muy probablemente” no volverán hasta después de Semana Santa, cuando se espera empiece a remitir la curva creciente de casos de coronavirus en España y también Extremadura.

Cierran las aulas de educación infantil, primaria, secundaria, Universidad, actividades extraescolares y también la formación no reglada de adultos.

Son 175.600 alumnos en las etapas no universitarios, y 20.200 en la Uex, entre ellos los 62.800 alumnos de primaria, 43.300 en secundaria obligatoria (ESO), 15.200 en bachillerato y 16.700 en formación profesional. A lo que se suma la enseñanza para adultos.

Dejan de impartir docencia, al menos de forma presencial, 16.200 profesores de grados no universitarios.

En una reunión esta mañana de jueves con los sindicatos de funcionarios y profesores, la Junta había decidido mantener las clases ya que no se daban razones epidemiológicas para lo contrario, pero posteriormente el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha pedido a las comunidades la cancelación de la actividad y en pocas horas seis comunidades se sumaron a la solicitud; la Junta se ha reunido esta tarde de forma extraordinaria y se ha adaptado a la medida por “cohesión” nacional aunque según el vicepresidente y consejero de Sanidad, José Vergeles, sigue sin haber razones de epidemia.

La idea es que los niños, chicos y jóvenes se vayan a casa, el objetivo es que no solo ellos, sino la población en general, circule por la calle lo menos posible, para evitar contagios, y así lo ha dicho con claridad el consejero: “Lo mejor es permanecer el mayor tiempo posible en casa, mientras más, mejor”.

Por ello se cierran también los centros juveniles.

Conciliación, formación a distancia

Extremadura se suma al cierre de aulas en una medida que, tras haberse rechazado horas antes, se ha justificado, además de por esa coordinación entre territorios, en el anuncio de medidas hecho por Pedro Sánchez.

“Era necesario que anunciara medidas de conciliación en vida familiar y laboral, y esperemos en próximos consejo de ministros que las anuncie”, añade Vergeles: flexibilidad en horarios de trabajo, videoconferencias, adaptación en turnos laborales, o cumplimiento de medidas para teletrabajo; otro motivo para cerrar aulas es la continuidad en la formación del alumnado, “con recursos digitales ofrecidos desde el Gobierno”, y además los 25 millones de euros contra pobreza infantil para actividades de niños en familias más vulnerables, “ que tengan hábitos de nutrición adecuados”.

Se suspenden las clases presenciales, pero no la actividad educativa según estas palabras de Vergeles: “Daremos instrucciones claras a docentes y alumnos para decir cómo nos vamos a organizar en estos días”.

Aunque el cierre es en principio por 15 días, desde el 15 de marzo al 1 de abril, dado que esta última fecha está en puertas de la Semana Santa “con bastantes probabilidades vamos a tener que prorrogar el acuerdo, depende de que ocurra como en China, que bajen los casos y aumenten las altas; los epidemiólogos no esperan la superación de la crisis antes de dos meses”.

En el centro Proa de Badajoz está identificado como caso positivo de virus un docente, “que en ningún momento ha dado clase con síntomas, es imposible por tanto que haya contagiado”.

Por otro lado, “vamos a trabajar” según Vergeles en “un protocolo para dar a las empresa seguridad, prevenir riesgos laborales en cuanto a desinfección vehículos transporte escolar y de viajeros

 

Etiquetas
Publicado el
12 de marzo de 2020 - 21:15 h

Descubre nuestras apps

stats