Entre un 15% y un 18% de las personas con VIH en Extremadura desconocen que lo tienen

La Asamblea ha acogido un acto institucional por el Día de la Lucha contra el Sida

La necesidad de fomentar la prevención y el diagnóstico precoz, así como concienciar a los más jóvenes y eliminar el estigma social, han centrado el acto institucional para conmemorar el Día Mundial de la lucha contra el sida, celebrado este jueves en la Asamblea de Extremadura.

Al acto han acudido alumnos del Colegio Atenea de Mérida que han exigido, en un manifiesto leído por dos estudiantes, que no haya “recortes” para evitar la propagación de este virus y más educación a nivel escolar sobre ésta y otras enfermedades de transmisión sexual. También han intervenido en el acto el presidente del Comité Antisida de Extremadura (CAEX), Santiago Pérez; la directora general de Salud Pública, Pilar Guijarro; y el vicepresidente primero de la Asamblea, Miguel Ángel Morales, quienes han incidido en la importancia del diagnóstico precoz y la no discriminación.

La infección por VIH “es algo de lo que nadie estamos exentos, nos puede pasar a cualquiera”, ha manifestado el presidente de CAEX, quien ha destacado, a su vez, los actuales tratamientos que “están funcionando muy bien”. De hecho, “hoy sale un nuevo tratamiento inyectable que mejorará aún más la situación de las personas con VIH” que gracias a una “carga viral indetectable no lo transmiten y tienen todas las posibilidades vitales como cualquier otra persona”.

Según datos aportados por Pérez, en Extremadura hay 1.400 personas en tratamiento aunque la estimación real de personas con VIH en la región se sitúa entre los 1.800 y 2.000 casos, ya que entre un 15 y un 18 por ciento desconocen que tienen el virus y generan, por tanto, mayor número de infecciones. Se trata de personas que han mantenido prácticas sexuales de riesgo “porque no tiene la percepción de un riesgo real y no se hacen la prueba”, lo que deriva en diagnósticos tardíos, de sida en muchos casos, y transmisiones por desconocimiento, ha indicado.

Cada año se registran en la comunidad unas 35 nuevas infecciones y el número de personas que viven con el virus va en aumento debido a la eficacia de los tratamientos y al descenso de los fallecimientos, ha explicado. De ahí, la necesidad del diagnóstico precoz al que se suman “otras asignaturas pendientes” como la eliminación del estigma, y la educación para la salud, prioritaria para que “los más jóvenes conozcan la enfermedad y sepan que hacer en cada situación”.

Por su parte, la directora general ha apuntado que cada año se ofertan 47.000 pruebas diagnósticas en los centros de salud de la región que sumadas a las que se realizan en clínicas privadas y asociaciones alcanzan las 50.000 pruebas.

El diagnóstico precoz facilita la atención temprana, además de favorecer la protección del infectado y sus contactos para romper la cadena de la transmisión, ha señalado Guijarro, para quien el sida “sigue siendo una crisis global urgente” que necesita un cambio de rumbo en la estrategia, ya que “acabar con las desigualdades es acabar” con este virus.

Por su parte, Morales ha destacado la “obligación” de las instituciones públicas de contribuir a la prevención, no solo mediante la aportación de recursos económicos, sino a través de un pacto social entre grupos políticos y sociedad contra la discriminación para que las personas afectadas “tengan una vida digna”. “Esta enfermedad ya no es signo de muerte pero tenemos un reto, no puede haber otros 40 años de existencia de VIH”, ha concluido.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats