El tren de hidrógeno, una pieza que será clave para combatir la despoblación

Talgo Vittal, nombre elegido para el prototipo que se probará en las vías extremeñas.

El director de Innovación de Talgo, Emilio García, ha afirmado en una entrevista a EFE que uno de los pilares para combatir la despoblación es el que el territorio disponga de un servicio óptimo ferroviario y, en este marco, el futuro tren de hidrógeno deberá jugar un papel clave.

"Un servicio de trenes óptimo en el que, sin duda alguna, se encuentre el Talgo Vittal-One (el tren de hidrógeno) es la mejor solución para la lucha contra la España vaciada", ha añadido García.

A este respecto recuerda cuando un ingeniero ferroviario japonés le explicó que en este país asiático cuando se quería mover a la población a zonas más despobladas, "lo primero que se hacía era poner una estación de trenes con un servicio de trenes excelente".

"Era cuestión de poco tiempo que se empezaran a construir casas y a aumentar la población en esa zona", ha remarcado.

En su opinión, el papel de los trenes de cercanías y regionales o de media distancia es "clave" en el transporte de pasajeros, pues la red ferroviaria, además de "estar vertebrada por las grandes líneas de alta velocidad que conectan las grandes urbes", debe disponer de otra red "muy optimizada de regionales y cercanías que permitan a los usuarios una flexibilidad en su movilidad".

Talgo apostó por la tecnología del hidrógeno, invirtiendo capital propio hace ya dos años, en un concepto de tren que "aportará mucho a la movilidad tanto en regiones con alta densidad de población como a las zonas vaciadas del país".

Precisamente, el concepto dual es "para facilitar esa conexión entre la España vaciada, generalmente dotadas de vías sin electrificar con zonas ya electrificadas y con posibles conexiones a las redes de alta velocidad", ha expuesto García.

Esta apuesta decidida de Talgo por el tren de hidrógeno se verá en Extremadura, en concreto en Don Benito (Badajoz), en periodo de pruebas y validación, a partir de la última semana de noviembre.

Se trata de un tren dual de hidrógeno que podrá circular con tecnología de hidrógeno en vías no electrificadas y con tracción eléctrica convencional en vías con catenaria.

"Será el primer tren en el mundo con este sistema y podrá recorrer las distancias que sean necesarias; no hay límite. Eso sí, cada 800 kilómetros de uso del hidrógeno se tendrán que recargar los depósitos", ha especificado.

Este tren, al ser un laboratorio, solo irá personal técnico y el objetivo es validar la tecnología para su aplicación en la plataforma Vittal de cercanías de Talgo.

Un tren de hidrógeno es aquel cuya energía eléctrica necesaria para su movimiento (tracción) se obtiene de la llamada "pila de hidrógeno" que se encarga de reaccionar el hidrógeno que proviene de depósitos que lleva el tren con el aire.

La pila de combustible se puede instalar en cualquier tren diseñado para tal tecnología. Actualmente, y por la capacidad de potencia de las pilas de hidrógeno, se aplica a regionales y cercanías y en desarrollo de locomotoras.

Los motivos por los que Talgo optó por Extremadura a la hora de acometer estas pruebas del tren de hidrógeno, según ha explicado García, es porque esta comunidad autónoma "tiene mucho potencial en talento y en recursos, y un apoyo incondicional tanto político, social, como universitario al proyecto".

De hecho, Talgo participa en la Agrupación Europea de Interés Económico "SOIH2 ALEX Clúster Interregional del hidrógeno" que quedó constituida el pasado 17 de mayo, promovida por las asociaciones Loabre y Carex (Extremadura) y Adral (Portugal) con el respaldo de los Gobiernos regionales extremeño y del Alentejo.

Preguntado sobre cuándo se dirá adiós al diésel como energía de transporte ferroviario, García considera que "todavía se tardará".

El cambio será una evolución, pues la vida de un tren es de 30 años y a muchos productos diésel que actualmente circulan todavía les resta vida".

"Siempre que hay un cambio energético hay un periodo de convivencia entre los sistemas", ha apuntado García, quien ha agregado que "la velocidad del cambio dependerá del compromiso no sólo de empresas que están al final de la cadena de valor", como es Talgo, "sino un compromiso global desde las empresas generadoras, logísticas y de desarrollo normativo".

En relación a la finalización de las obras de las vías de la alta velocidad ferroviaria en Extremadura, que conectarán inicialmente Badajoz con Plasencia, y su posterior electrificación, García ha manifestado que Talgo posee un tren de alta velocidad dual de 250 kilómetros por hora y que puede circular tanto en vías electrificadas como sin electrificar.

En cualquier caso, la velocidad a la que circula también depende de la "calidad de la vía". "Si la calidad de la vía es mala, se le obligará a ir más lento", ha apuntado.

A su vez, Talgo está certificando su tren de Alta Velocidad AVRIL, "el más moderno del mercado y que ha comprado Renfe para ser utilizado en todas las líneas de alta velocidad que por operación ellos decidan".

Etiquetas
Publicado el
30 de mayo de 2021 - 10:44 h

Descubre nuestras apps

stats