El fuego devora 7.000 hectáreas en lo que va de agosto en Galicia

Imagen del incendio de la sierra de Camba, en Laza.

La segunda ola de incendios de este año en Galicia ya ha devorado 7.000 hectáreas en lo que va de agosto. El de Boiro, que comenzó hace ahora una semana en la parroquia de Cures -especialmente vigilada por la Xunta debido a su “alta actividad incendiaria”-, es el más grande de ellos: ha quemado 2.200 hectáreas y, aunque estabilizado, no está controlado. La Xunta asegura que su origen fue la chimenea de una vivienda particular.

La cifra se suma a las 34.000 que ardieron en la segunda quincena de julio, principalmente a raíz de las tormentas secas del 14 de julio, cuando rayos provocaron medio centenar de incendios. Aquí, se incluyen los dos mayores fuegos en la historia de Galicia desde que hay registros: O Courel (11.100 hectáreas) y Valdeorras (10.500 hectáreas).

Tras el de Boiro, el siguiente fuego con mayor superficie quemada en lo que va de agosto ya es el de Laza (Ourense), parroquia de Camba, con 1.350 hectáreas calcinadas. Comenzó en la noche del martes y obligó a activar una situación 2 por cercanía al núcleo de As Taboazas, en Chandrexa de Queixa, en donde hay 200 hectáreas quemadas. Ambos están activos.

También están activos los fuegos de Boborás y O Carballiño (Ourense), en ambos casos con diversos focos provocados por chispas al paso de un tren, con 120 hectáreas arrasadas. Continúa decretada la alerta por proximidad del fuego a viviendas. Igualmente activo está el de O Irixo, parroquia de San Cosmede de Cusanca, con 470 hectáreas quemadas. Este fuego obligó a cortar durante el pasado miércoles la vía convencional de tren entre O Irixo y Ourense, con transbordo por carretera de los pasajeros.

Paralelamente, está estabilizado (todavía sin extinguir) el incendio de Carballeda de Valdeorras, parroquia de Casaio, con 440 hectáreas. Este municipio ya se vio afectado por la ola de fuegos de julio. Por su parte, hay dos fuegos controlados en As Pontes de García Rodríguez (A Coruña), en la parroquia homónima y en la de Vilavella, que suman 165 hectáreas.

Un detenido por un incendio en Coristanco

La Guardia Civil de Arteixo ha detenido a un vecino de Coristanco (A Coruña) como presunto autor de un delito de incendio forestal, ocurrido el día 2 de agosto en Vilaverde-Cereo. Allí, relatan en un comunicado, se incendió una zona de monte bajo y arbolado que hizo necesaria la intervención de una cuadrilla, una motobomba y un agente para la extinción del foco, que se encontraba a menos de 300 metros de un núcleo de viviendas. Es primer detenido en relación a un incendio este verano en Galicia. El conselleiro de Medio Rural anunció ayer que habría “algunos arrestos seguro”.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats