La Xunta, condenada a pagar 2,5 millones a FCC por sobrecostes de la Ciudad de la Cultura de Fraga

Exterior del Museo de la Ciudad de la Cultura construido por FCC

La Audiencia Provincial de A Coruña ha emitido una sentencia en la que condena a la Xunta, a través de la Fundación Cidade da Cultura, a pagar a la constructora FCC 2.544.822,32 euros más intereses por sobrecostes en la ejecución del complejo cultural compostelano. Según la Audiencia, el proyecto del edificio tenía “errores”, “carecía de la necesaria definición” y “no estaba suficientemente desarrollado y esta función la fue asumiendo FCC”.

Entra en concurso la firma con que un alcalde del PP suministró piedra de forma irregular a la Ciudad de la Cultura de Fraga

Entra en concurso la firma con que un alcalde del PP suministró piedra de forma irregular a la Ciudad de la Cultura de Fraga

FCC fue la adjudicataria en 2004 del mayor edificio del complejo cultural inacabado que impulsó Manuel Fraga, el que hoy alberga el Museo de Galicia. La obra la entregó en 2012, después de tres modificados, e inició una negociación con la Fundación Cidade da Cultura para determinar la liquidación final del contrato. Las discrepancias la llevaron a presentar un recurso y en mayo de 2016 un juzgado de primera instancia de Santiago estableció que la Xunta debía pagarle 1,8 millones en concepto de liquidación final de los trabajos, pero no atendió otra reclamación por sobrecostes. La empresa recurrió a la Audiencia de A Coruña y ésta emitió sentencia el pasado 29 de junio dándole la razón también en esa segunda cuestión.

En concreto, la Audiencia condena a la Fundación Cidade da Cultura a pagar a FCC sobrecostes por varios conceptos: 679.447,889 euros por una estructura metálica, 511.675 euros por la fachada de vidrio o muro cortina del edificio, 885.999 euros por las “recontrataciones en las instalaciones” y 206.060,43 euros por la “recontratación de la colocación de piedra en fachadas y cubierta”. La sentencia añade otros 261.640 euros por “trabajos de desarrollo asumidos por el contratista”. La Audiencia, por el contrario, no estima otros sobrecostes demandados por la empresa correspondientes a lo que ésta consideraba como “aumento imprevisible del precio de los materiales” o “pequeñas partidas” de muros de bloque o acero laminado.

El tribunal considera, para estimar esos sobrecostes, “que el proyecto carecía de la necesaria definición, que no estaba suficientemente desarrollado y esta función la fue asumiendo FCC”. La Audiencia también considera “evidentes” las “deficiencias y errores del proyecto de ejecución”.

En el caso del sobrecoste por la colocación de la piedra en la fachada y en la cubierta, la Audiencia dice que “se produjeron retrasos no imputables a la constructora, toda vez que su única causa fue la falta de suministro de piedra, siendo ese un deber que competía a la Fundación”. Esa falta de suministro se debió a la incapacidad de la cantera elegida por la Xunta, propiedad del entonces alcalde del PP en Ortigueira (A Coruña), Antonio Campo Fernández, que el pasado mayo entró en concurso.

La empresa también reclamaba anular los peritajes que sirvieron a la Fundación Cidade da Cultura para defender sus intereses por estar realizados por una empresa que a su vez trabaja para la Xunta. La Audiencia desestima esa reclamación pero reduce el valor de esos técnicos como testigos. Finalmente, la Audiencia ratifica el pago de los 1,8 millones de euros en concepto de liquidación final de la obra que ya había admitido el juzgado de primera instancia y establece que la Cidade da Cultura debe pagarle intereses por ellos desde septiembre de 2012.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats