eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

La ciudad estado de las cooperativas

Imagen de Can Batlló, en el distrito de Sants. / Xabi Corbella

Imagen de Can Batlló, en el distrito de Sants. / Xabi Corbella

Lo que empezó hace tres años con una ocupación vecinal de un espacio público vacío puede acabar convirtiéndose en un vivero de empresas de la economía social y el lugar que sirva de enlace para reabrir los comercios de barrio que fueron cerrando por la crisis o las jubilaciones de sus dueños. Es el objetivo de Coòpolis, un proyecto impulsado por cooperativas y plataformas vecinales que cuenta con el apoyo del Ayuntamiento de Barcelona para rehabilitar una parte de un recinto industrial semi abandonado del sur de la ciudad.

El lugar, situado en el distrito de Sants, es lo que que se conoce como Can Batlló, un conjunto de edificios industriales que ocupa 13 hectáreas y media, y donde una gran parte de su espacio permanece cerrado desde hace más de 30 años. Los vecinos, cansados de ver cómo se desaprovechaban infraestructuras públicas en una zona precisamente falta de ellas, decidieron ocupar una parte: el Bloque Once. El Ayuntamiento les cedió el espacio y establecieron diversas actividades, de las que salió un proceso participativo abierto a toda la ciudadanía que quisiera presentar un proyecto para la capital.

“Era también una oportunidad de hacer ciudad desde los vecinos y no tanto desde las administraciones”, explica Hernán Córdoba-Mendiola, coordinador de Coopolis y miembro de la cooperativa La Ciutat Invisible, impulsora del proyecto junto a la cooperativa de arquitectura La Col y la plataforma ciudadana Can Batlló. Durante ocho meses se fueron presentando diferentes iniciativas que luego se votaron en la asamblea de Can Batlló. Una de las elegidas fue Coòpolis. “Le Col y La Ciutat Invisible presentamos nuestro proyecto de promoción económica”, explica su coordinador. Lo enviaron a Barcelona Activa, la empresa que realiza las políticas de promoción económica del Ayuntamiento, y a finales del año pasado comenzó a moverse el proyecto.

Celebración del tercer aniversario de la ocupación vecinal del Bloque Once. / Bart Omeu

Celebración del tercer aniversario de la ocupación vecinal del Bloque Once. / Bart Omeu

La iniciativa tiene una doble naturaleza, como explica Córdoba-Mendiola: por un lado pretende dar un servicio universal, desde asesoramiento de empresas a cómo elaborar un curriculum, y por otro, quiere ser un impulso de la economía social. “En Barcelona hay muchos viveros de empresas pero no hay un dispositivo concreto que promocione las empresas de la economía social, que asesore sobre las figuras legales, el sin ánimo de lucro “, afirma el socio de La Ciutat Invisible.

Red de empresas

El espacio en el que se quieren instalar ocupa una superficie de 4.000 metros cuadrados. El proyecto plantea un vivero de empresas “clásico, en el que puedan estar tres años”, señala el coordinador. Pero además de incluir el alquiler, el asesoramiento y acompañamiento necesario para echar a andar Coòpolis pretende ir creando redes con todas las empresas y que unas y otras, y las que ya están establecidas intercooperen para ampliar sus ámbitos de trabajo y sigan avanzando.

Además, el proyecto quiere poner en marcha lo que denominan “un servicio de localización del territorio”. “Con esto queremos localizar las empresas que están en Sants, trabajar con ellas, ver los locales que se han ido cerrando y en cuáles pueden empezar nuevos proyectos, o incluso asesorar en los traspasos”, señala. “No queremos que sea un equipamiento de espaldas al barrio y por eso queremos trabajar para que muchos locales puedan reabrirse”, detalla Córdoba-Mediola. La intención es comenzar por Sants y luego ir trasladando el servicio a otros distritos.

Ahora, el Ayuntamiento esta negociando con la Generalitat para la cesión de la Nave Cuatro, que albergaría Coopolis, y que es propiedad del gobierno regional, según explican desde el Consistorio, donde señalan que “se está muy de acuerdo con el proyecto”. La propuesta de los impulsores es que el Gobierno local asuma la rehabilitación del edificio, “esto es un servicio público y es su obligación hacerlo”, afirma el coordinador, pero que no sean los únicos en gestionarlo. “Es un proyecto en el que también queremos decidir los vecinos y Coòpolis puede convertirse en un servicio de asesoramiento de empresas que se sumará a los que ya existen”, subraya.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha