La portada de mañana
Acceder
Almeida adjudicó un contrato a la empresa donde trabaja el hermano de su concejal
Cuatro editoriales cobran 170 millones en cuatro años a las universidades por publicar
OPINIÓN | 'El buen demonizador', por Antón Losada

El expresidente chino Jiang Zemin muere a los 96 años

El expresidente chino Jiang Zemin (derecha) junto al actual líder, Xi Jinping, en octubre de 2017.

EFE / elDiario.es

0

El expresidente chino Jiang Zemin, que ocupó el puesto entre 1993 y 2003, ha fallecido este miércoles a los 96 años, según informa la prensa oficial. 

En un breve comunicado, la agencia estatal de noticias Xinhua indica que el exmandatario ha muerto en la ciudad oriental de Shanghái, en la que lideró la rama local del Partido Comunista de China (PCCh) en los años ochenta, a las 12.13 hora local.

Según este medio, Jiang ha muerto debido a una leucemia –enfermedad que no había sido anteriormente anunciada por la prensa ni las instituciones– y fallo multiorgánico.

Su fallecimiento se produce tras un fin de semana de protestas contra la estricta política de 'cero COVID' de Xi Jinping.

“La muerte del camarada Jiang Zemin es una pérdida incalculable para nuestro Partido, nuestro Ejército y nuestra gente de todos los grupos étnicos”, dice una carta del Partido Comunista, el Parlamento y el Ejército.

Nacido en agosto de 1926 en una familia de intelectuales de la provincia de Jiangsu, vivió una infancia influida por la crueldad de la ocupación japonesa que marcaría su vida.

El expresidente encabezó el Partido Comunista de China después de la represión de Tiananmén contra los manifestantes a favor de la democracia en 1989. Fue nombrado presidente en 1993. Ayudó a sacar a su país de salir del aislamiento democrático, reparó relaciones con Estados Unidos y gestionó un auge económico sin precedentes en el país, informa Reuters.

La prensa local recuerda que la última aparición pública de Jiang se produjo el 1 de octubre de 2019, con el motivo del Día Nacional y la celebración del septuagésimo aniversario de la proclamación de la República Nacional China.

Pragmático y moderado, lo que hizo que sus críticos le dedicaran ácidos apodos como “el Florero” o “la Veleta”, acabó siendo más popular fuera que dentro de su país, gracias, entre otras cosas, a que fue uno de los pocos líderes comunistas que hablaba inglés con fluidez en unos años en los que China buscaba irrumpir con fuerza en el mundo, todavía de forma generalmente amable, informa EFE.

El mandato de Jiang estuvo marcado por la continuidad con el aperturismo económico iniciado por su predecesor y mentor, Deng Xiaoping, así como por hitos como la entrada de China a la Organización Mundial del Comercio (OMC) en 2001 o la consecución de los Juegos Olímpicos de 2008 para Pekín, aunque también por la persecución al grupo religioso Falun Gong.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats