eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Las instituciones europeas toman partido ante la posibilidad de bloqueo de la extrema derecha tras las europeas

Las familias políticas que sostienen la arquitectura europea muestran un frente común contra la extrema derecha

"El patriotismo es una virtud, pero el nacionalismo desmesurado está lleno de veneno y engaño", ha dicho el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker

"La mejor manera de combatir el populismo y el nacionalismo es avanzar hacia nuestro objetivo común, una Europa fuerte", sostiene el presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani

Salvini y Orbán estrechan lazos en Milán frente al resto de la UE

El ministro italiano del Interior, Matteo Salvini, recibe al primer ministro húngaro, Viktor Orban. EFE

En Bruselas se acostumbra a confundir europeísmo con instituciones europeas; Europa, con la arquitectura del sistema nacido tras la Segunda Guerra Mundial y edificado por populares, socialdemócratas y liberales; y construcción europea, con delegación de poderes políticos y económicos en organismos –muchos de ellos, sin control democrático–. Y la impugnación a esa construcción política y narrativa está viniendo por la izquierda y, con una fuerza y una influencia creciente, por la extrema derecha, "por los populismos y nacionalismos", como dice el argumentario dominante.

Ante esa amenaza de la extrema derecha, que gobierna en Estados Unidos, Brasil e Italia, y cuya agenda se está colando en gobiernos de media Europa, las instituciones intentan reaccionar en bloque, toman partido ante una amenaza contra un modelo de convivencia envuelto en banderas nacionales que amenaza a migrantes, musulmanes y al feminismo. Pero que también representa una amenaza al mecanismo político y al modo de vida de la burbuja bruselense; y esa burbuja se rebela.

"Debemos abrazar el tipo de patriotismo que se usa para el bien y nunca contra los demás", ha afirmado el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker: "Debemos rechazar el tipo de nacionalismo exagerado que proyecta el odio y destruye todo; el tipo de nacionalismo que señala con el dedo a los demás en lugar de buscar maneras de vivir mejor juntos".

"Pero, sobre todo", dijo Juncker en el debate del estado de la Unión, "me gustaría que rechazáramos el nacionalismo malsano y abrazáramos el patriotismo ilustrado. Nunca debemos olvidar que el patriotismo del siglo XXI es doble: tanto europeo como nacional, uno sin excluir al otro".

El presidente del Ejecutivo comunitario citaba al filósofo francés Blaise Pascal –"me gustan las cosas que van juntas"–: "Para mantenerse de pie sobre sus propios pies, Europa debe avanzar como uno solo. Amar a Europa, es amar a sus naciones. Amar a tu nación es amar a Europa. El patriotismo es una virtud. El nacionalismo desmesurado está plagado de veneno y engaño. Debemos permanecer fieles a nosotros mismos. Hace unos años, de pie en este mismo lugar, les dije que Europa era el amor de mi vida. Todavía amo a Europa y lo haré para siempre".

En la misma línea se ha manifestado Donald Tusk, hombre de orden y presidente del Consejo Europeo, que hizo un discurso corto y conciso mirando de reojo al ala derechista de su familia política en el congreso del PPE en Helsinki:

"Si estás en contra del Estado de derecho y el poder judicial independiente, no eres un demócrata cristiano; si no te gusta la prensa libre y las ONG, si toleras la xenofobia, la homofobia, el nacionalismo y el antisemitismo, no eres un demócrata cristiano; si colocas al Estado y la nación en contra o por encima de la libertad y la dignidad del individuo, no eres un demócrata cristiano; si deseas conflictos y divisiones a nivel mundial y dentro de la Unión Europea, no eres un demócrata cristiano; si apoyas a Putin y atacas a Ucrania, si estás a favor del agresor y en contra de la víctima, no eres un demócrata cristiano; si quieres reemplazar el modelo occidental de democracia liberal por un modelo oriental de "democracia autoritaria", no eres un demócrata cristiano. Me gustaría creer que todos los que estamos aquí deseamos permanecer fieles a los ideales de la verdadera democracia cristiana".

El presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, ha insistido: "Nuestros padres fundadores han creado el área más avanzada de paz, libertad y solidaridad en el mundo. La mejor manera de combatir el populismo y el nacionalismo es mostrar un coraje similar, continuar avanzando en el mismo camino y avanzar hacia nuestro objetivo común, una Europa fuerte. El nacionalismo nos divide y alimenta el conflicto. La UE une naciones, fomentando la paz, la libertad y la prosperidad".

"Lo que Europa hará sin Angela Merkel no es una pregunta pequeña", ha razonado Tajani, "especialmente cuando el nacionalismo está aumentando y la política de Europa parece reorganizarse no a lo largo del eje izquierda-derecha habitual, sino más bien en torno a quién está a favor de Europa y quién está en contra".

El mecanismo europeo pivota sobre tres grandes instituciones: el Consejo Europeo, que agrupa a los Estados miembros y tienen la última palabra sobre todo; la Comisión Europea, que es el Ejecutivo comunitario votado por la Eurocámara; y el Parlamento Europeo. La Comisión tiene iniciativa legislativa y el Parlamento, capacidades colegislativas con las otras instituciones.

Un reequilibrio entre las fuerzas del Parlamento tendrá repercusión a la hora de votar al presidente de la Comisión y el colegio de comisarios, así como a la constitución de las comisiones parlamentarias que colegislan con la Comisión... Y eso es lo que ambiciona la extrema derecha y lo que teme Bruselas: un "súper grupo" de extrema derecha en el Parlamento Europeo –ahora repartidos entre el PPE, como el grupo de Orbán; el Grupo de la Europa de las Naciones, donde está la Lega de Salvini; o el de los Conservadores y Reformistas, donde está el gobernante polaco Ley y Justicia–  que pueda representar una tercera parte de los eurodiputados tras las elecciones de junio de 2019.

Sería un bloque único de extrema derecha con capacidad de incidir en los procesos; con gobiernos afines, como el italiano, el húngaro y el polaco –de momento–, que puedan inclinar la toma de decisiones de las instituciones europeas.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha