Liz Truss, tras su polémica reforma fiscal: “Bajar impuestos es lo correcto moral y económicamente”

La primera ministra, Liz Truss, durante su discurso en la conferencia anual del Partido Conservador, este miércoles.

La primera ministra de Reino Unido, Liz Truss, ha defendido este miércoles en la convención del Partido Conservador que “bajar impuestos es lo correcto moral y económicamente” tan solo unos días después de que tuviera que dar marcha atrás a su plan para bajar los impuestos a los más ricos.

Liz Truss da marcha atrás y no bajará los impuestos a los más ricos

Liz Truss da marcha atrás y no bajará los impuestos a los más ricos

El Gobierno británico había propuesto bajar el tramo más alto del impuesto sobre la renta del 45% al 40%, lo que provocó criticas de algunos parlamentarios conservadores, del Fondo Monetario Internacional y desencadenó una fuerte caída de la libra. La abolición de la bajada de impuestos a los más ricos “se convirtió en una distracción” del resto de medidas del plan, ha dicho Truss. “Por eso no procederemos con ella. Lo entiendo y he escuchado”, ha añadido la primera ministra, que defendía todavía el domingo en una entrevista con la BBC la decisión de bajar los impuestos a los mayores ingresos.

La explicación de Truss es la misma que dio este lunes Kwarteng al anunciar que no se seguiría adelante con la bajada de impuestos. “Está claro que la abolición de la tasa del 45% se había convertido en una distracción en nuestra misión primordial de abordar los desafíos de nuestro país. Como consecuencia, no seguiremos adelante con su abolición. Lo entendemos, y hemos escuchado”, dijo el ministro en un comunicado.

En su discurso, Truss ha dicho que el Partido Conservador “siempre será el partido de los impuestos bajos” y que bajará la presión fiscal. “Reducir los impuestos es lo correcto desde el punto de vista moral y económico. Moralmente porque el Estado no gasta su propio dinero, sino el de los ciudadanos. Económicamente porque si la gente conserva más de su propio dinero, se inspira para hacer más de lo que sabe hacer. Esto es lo que hace crecer la economía”.

El Gobierno tiene un plan claro para el país, ha indicado la primera ministra, que asumió el poder hace un mes. “Tengo tres prioridades para nuestra economía: crecimiento, crecimiento y crecimiento”, ha dicho entre aplausos.

“Como han demostrado las últimas semanas, será difícil. Siempre que hay un cambio, hay un trastorno. No todo el mundo estará a favor. Pero todos se beneficiarán del resultado: una economía en crecimiento y un futuro mejor”, ha dicho. Truss también ha prometido que construirá una economía que “aproveche las oportunidades del Brexit” y ha dicho que antes de final de año habrá desaparecido “toda la burocracia heredada de la Unión Europea”.

Críticas

El plan fiscal presentado por Kwarteng el pasado 23 de septiembre había creado convulsiones en los mercados ante las dudas sobre la capacidad de Londres de asumir la deuda pública generada por la bajada de impuestos. El ministro dio a conocer recortes fiscales sobre todo para empresas y rentas altas sin ofrecer previsiones de crecimiento ni una hoja de ruta para equilibrar las finanzas públicas, lo que provocó la caída puntual de la libra y el aumento de la prima de riesgo de la deuda pública en los mercados financieros.

En un mensaje inusualmente contundente y crítico, el FMI calificó de “inapropiados” los estímulos tributarios “dada la presión inflacionista que asola a la economía británica”.

Kwarteng dijo este lunes durante su discurso en la convención anual del Partido Conservador en Birmingham que planea detallar “en breve” sus iniciativas para expandir la economía y rebajar la deuda acumulada en relación al producto interior bruto. La BBC precisó que la presentación será este mismo mes, y no en la fecha inicialmente prevista del 23 de noviembre, a pesar de que hasta ahora el Gobierno de Truss había insistido en que no lo adelantaría.

Greenpeace interrumpe el discurso

Activistas de Greenpeace han interrumpido a la primera ministra durante su discurso levantándose de sus asientos y mostrando una pancarta que decía “¿Quién votó por esto?”. Las activistas, la directora de asuntos públicos de Greenpeace Reino Unido, Rebecca Newsom, y su responsable de políticas, Ami McCarthy, fueron expulsadas inmediatamente de la sala entre los abucheos del público.

En un comunicado enviado poco después, Greenpeace Reino Unido dice que ha identificado al menos siete áreas de la protección del medioambiente, la acción climática, los derechos de los trabajadores y la lucha contra la desigualdad donde las políticas consideradas por el gabinete de Truss contradecían el programa electoral conservador de 2019.

“¿Quién votó por esto? En una democracia sana, los ciudadanos deberían obtener el programa de gobierno que han votado, pero Liz Truss está triturando la mayor parte de él. La gente votó por una acción fuerte sobre el clima, una moratoria sobre el fracking, protecciones ambientales líderes en el mundo y la lucha contra la pobreza y la desigualdad. Lo que están obteniendo en su lugar es el fracking, una potencial hoguera de normas sobre la protección de la vida silvestre y la naturaleza y ahora la perspectiva de recortes de beneficios”, ha dicho Newsom.

Según un sondeo publicado este miércoles por YouGov, Truss ya es más impopular que su antecesor en el Gobierno, el también tory Boris Johnson, e incluso que el exlíder laborista Jeremy Corbyn.

La encuesta revela que solo un 14% de los ciudadanos admiten ahora tener una impresión “favorable” sobre Truss, frente al 26% encuestado entre los pasados 21 y 22 de septiembre. Casi tres cuartos de los participantes en este sondeo, un 73%, ven hoy a la primera ministra británica de manera “desfavorable”, y más de la mitad, el 55%, la perciben de forma “muy desfavorable”.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats