Sunset Overdrive - Avance Xbox One

Sunset Overdrive Xbox One Análisis_0.jpg

David Lebrato / David lebrato

Madrid —

Que la excusa del apocalipsis zombi es algo que está tan trillado como los chistes de Jaimito es algo que ya sabemos todos. Pero da lo mismo, porque caemos una y otra vez en la trampa de los videojuegos de la misma temática una y otra vez. Esta es la premisa también de Sunset Overdrive, el juego de acción exclusivo para Xbox One que Insomniac Games define como “la era final del rock and roll” o “apoincreíblecaliptico”.

El juego se desarrolla en la ficticia ciudad estadounidense de Sunset City, una ciudad cualquiera que sirve como anfitriona a la fiesta de presentación de una nueva bebida energética llamada Delirium XT fabricada por la mega corporación FizzCo. Los juerguistas que acuden a la llamada y comienzan a consumir la bebida no tardan en convertirse en mutantes que recibirán el nombre de OD: Overcharge Drinkers. Y ahí es donde comienza la acción y tomamos el control de un protagonista que evolucionará de humilde trabajador de la limpieza a salvador de Sunset City con bastante mala leche.

Su papel, como héroe en el mejor momento de su vida, será el de llegar más allá de los muros de contención de la ciudad y escapar de los mutantes de la bebida energética. En el camino habrá que luchar contra OD de todas las formas, tamaños y mutaciones posibles, que incluyen seres mitad hombre, mitad soplador de hojas, extraños jefes, una amenazadora mascota-globo llamada Fizzie, la banda de música, etc…

Sunset Overdrive es el primer juego de mundo abierto totalmente de Insomniac. Un juego de acción cinética, de movimientos rápidos que se combinan con recorridos acrobáticos inspirados en otros juegos como Prince of Persia, Jet Set Radio o Pro Skater Tony Hawk. Pero también está cuajado de las cualidades que hacen que Insomniac Games sea diferente del resto: personajes extravagantes, extrañas armas y colores chillones por doquier.

Como el héroe, un personaje totalmente personalizable, se tendrá acceso a una serie de inusuales armas, otras hechas por nosotros mismos y bombas. Por ahí se dejan ver la High Fidelity, que lanza discos de vinilo a gran velocidad; la Roman Candle, un revolver que rocía fuegos artificiales; el Capitán Ahab, un arpón que suelta piscinas enteras de la bebida preferida de los mutantes; o el TNT Teddy, que despliega ositos de peluche con chalecos de dinamita. El arsenal será bastante importante, la mayoría del cual se basa en objetos de uso cotidiano como extintores, aparatos de aire acondicionado, helicópteros de juguete o taladros para conseguir letales efectos.

La idea original es de su director creativo, Marcus Smith, y el director creativo del juego, Drew Murray. Los dos trabajaron anteriormente en la mucho más seria serie Resistance, que han combinado con su afición compartida por el punk rock, la cultura pop y los primeros juegos de Insomniac Games como fueron Spyro y Ratchet & Clanck, para cocinar la extraña sopa en que se ha convertido Sunset Overdrive.

Smith y Murray querían explorar lo que sería la diversión al borde del apocalipsis. Pero querían hacerlo en un juego que se basase en los movimientos, la acción y el estilo que no se escondiesen detrás de complicados mecanismos de manejo. Saltar, correr, trepar y grindar por todo Sunset City será rápido y fluido. Habrá pocas restricciones a los movimientos. El personaje puede correr por las paredes, incluso doblando esquinas. Se puede rebotar sobre los techos de los coches y otras superficies horizontales. Las Leyes de la Física no participan en el juego. En caso de morir, se reaparecerá casi instantáneamente con una animación divertida donde pasaremos de estar tendidos en el suelo a salir de un sarcófago de oro o caer desde un platillo volante.

Para hacerse una idea de qué podemos encontrar en Sunset Overdrive sería conveniente que los jugadores conozcan el dato de que el guionista Gerry Duggan, entre cuyos trabajos destaca el que ejerce en la Marvel con el anti-héroe Deadpool. Duggan ayuda al autor principal, atención al nombre, John Paquette (no es coña) a dar forma a uno de los trabajos más extensos de Insomniac.

Los jugadores podrán hacer uso de la mecánica de rápido recorrido y los disparos en tercera persona para aumentar el medidor de estilo. Una vez se consiga llegar al máximo del nivel de estilo se desbloquearán Amperios, o modificadores que alterarán la forma en que el protagonista y sus armas se comportan. El objetivo, según dicen los directores del juego, es recompensar a los jugadores para que jueguen de forma agresiva.

De entre los amplificadores destacan un escudo de energía que rodea a todo el avatar, o el que añade una llama al bate de aluminio que porta. Otros potencian las armas, como el que añade una mini explosión nuclear a los disparos del rifle. Incluso los hay que hacen saltar bolas de fuego de los pies del muñeco cuando este rebota en sus saltos.

Algo que seguro hará destacar a Sunset Overdrive de los demás juegos del estilo, además de todo lo que ya hemos mencionado, es la amplia customización del personaje. Insomniac ha pedido ayuda a la diseñadora de moda Carin Cronacher para que pusiese el puntito rockanrolero. Cabe destacar que entre sus clientes se encuentran Alice Cooper, Kiss o Aerosmith. Su parte del trabajo será el diseño de ropas, tatuajes y otros artículos, así como la marca y consignas del juego.

Parece que Sunset Overdrive será un juego en el que prácticamente podremos hacer lo que nos de la real gana, pues esa es la marca de la casa Insomniac. La locura de los Looney Toons se instalará en nuestras Xbox One después del verano. Habrá que coger fuerzas.

Etiquetas
Publicado el
26 de mayo de 2014 - 22:04 h

Descubre nuestras apps

stats