eldiario.es

9
Menú

La crisis de Podemos y los ataques a Madrid Central lastran la precampaña de Manuela Carmena

Carmena apuesta por concurrir en las elecciones pese a la crisis de Podemos aunque piensa que no ayuda para la reelección

El PP ha desplegado toda la maquinaria para hacer oposición y centrará sus ataques en las medidas de movilidad y contra la contaminación

El Gobierno local afronta en su recta final la votación sobre la Operación Chamartín, que escenificará de nuevo la división interna

21 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Manuela Carmena en la Pradera de San Isidro.

Manuela Carmena en la Pradera de San Isidro. Ayuntamiento de Madrid

Manuela Carmena presentará en las próximas semanas la plataforma con la que quiere sumar a partidos progresistas e independientes a su candidatura para revalidar la Alcaldía de Madrid. Pero la precampaña no ha empezado como a la regidora esperaba. La feroz oposición del PP contra Madrid Central, la medida estrella del Gobierno municipal para reducir la contaminación en la capital, y la grave crisis que se ha abierto en el seno de Podemos en Madrid empañan el final de su mandato que desembocará en los comicios de mayo de 2019.

Carmena mantuvo hasta septiembre en vilo a su Gobierno y a Podemos, que llevaba dos años aclamándola. Por fin confirmaba que estaba dispuesta a encabezar una candidatura para revalidar cuatro años más de cambio en la capital. Algunos miembros del partido que lidera Pablo Iglesias consideran que la alcaldesa debería haber esperado incluso más a desvelar sus intenciones para evitarse muchos de los males que le ha generado su anuncio. "Tenía la sartén por el mango, anunciarlo ha hecho que se exponga a los ataques", lamentaba antes de la crisis en el partido un dirigente de la formación.

La negociación para confeccionar la lista de Manuela Carmena para las municipales de mayo ha incendiado Podemos en Madrid. La dirección regional que preside Ramón Espinar  decidió el lunes a última hora suspender de militancia a sus seis ediles en el Ayuntamiento de Madrid, después de que estos optaran por no concurrir a las primarias del partido de cara a los comicios de mayo por discrepancias con el orden de la lista.

En pocas semanas tendrá estar definida la fórmula con la que Podemos, IU, Equo e independientes a los que la alcaldesa ha propuesto sumarse a su lista intentarán revalidar el éxito de 2015, cuando desbancaron al PP del poder en la capital de España tras 24 años ininterrumpidos de gobiernos conservadores. La lectura de un dirigente con peso en la organización es que con el incendio de los últimos días pierden todos: "Malo para Podemos, malo para Pablo Iglesias, malo para el Ayuntamiento y malo para Íñigo Errejón, que pretende ir en tándem a las elecciones de mayo".

Desde el entorno de la alcaldesa se asegura que tiene voluntad de arreglar las cosas con Podemos pero no a cualquier precio. Carmena no quiere presentarse para perder frente a Ciudadanos y el PP, dicen las fuentes consultadas, que recalcan que la imagen de división no ayuda y puede introducir nuevas dudas en la regidora. "Si no tiene ciertas garantías de que puede revalidar la Alcaldía, se irá a su casa", aseguran esas fuentes. De momento, todos los implicados –el propio partido, los ediles y Manuela Carmena– siguen apostando por formar una candidatura conjunta liderada por la actual alcaldesa para las elecciones de 2019 y llegar al entendimiento pese a las exigencias de cada uno.

Madrid Central, el centro de los ataques

La respuesta a la incógnita de la candidatura de Carmena también incomodaba a la oposición, que esperaba la noticia antes de anunciar a sus propios cabezas de cartel. Y todo ha estallado en Podemos cuando el Ejecutivo municipal se encuentra en un momento decisivo: a punto de poner en marcha su proyecto estrella de movilidad, Madrid Central. "Munición para la oposición", consideran fuentes del Ayuntamiento.

Cuando la moción de censura al Gobierno de Mariano Rajoy logró llevar a la Moncloa a Pedro Sánchez, desde el entorno de la alcaldesa veían este giro en la política española como un motivo más para que la regidora se animara a la reelección. Atrás quedaban los fuertes enfrentamientos con el Ministerio de Hacienda de Cristóbal Montoro que había intervenido las cuentas, había desatado la peor crisis de Gobierno con la destitución del concejal de Economía y Hacienda y había dejado las cuentas municipales templando con la imposición de un plan económico con fuertes recortes.

Perder el Gobierno central no le ha impedido al Partido Popular continuar con su guerra particular contra Carmena. Las encuestas pronostican un fuerte ascenso de Ciudadanos en la capital con su candidata Begoña Villacís, un impulso que roba votantes al PP. Pero Pablo Casado, aún sin candidato, no puede permitirse un batacazo electoral en el que había sido hasta 2015 uno de los principales feudos municipales del partido, y de ahí que toda la maquinaria esté puesta contra la alcaldesa, que hasta ahora se mantiene como vencedora en los sondeos que manejan uno y otro partido.

Las políticas de movilidad con Madrid Central como estrella de la corona, la iniciativa del Gobierno de Ahora Madrid que restringirá el tráfico en el centro de la ciudad a partir del próximo 30 de noviembre, se ha convertido en el objeto de la batalla del PP contra Carmena hasta las elecciones. La campaña del Partido Popular contra las medidas del Gobierno municipal para mejorar la movilidad y reducir la contaminación en Madrid, será la principal arma de desgaste de los populares contra alcaldesa en la precampaña, trasladándola incluso al ámbito institucional donde la Comunidad ya ha anunciado un recurso en los tribunales que se sumará al que ya ha interpuesto el propio partido.

El vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Pedro Rollán, confirmaba esta semana en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno que el recurso contra el plan para cerrar parcialmente al tráfico al centro de Madrid se presentará en un plazo de "10, 12 o 14 días". Es decir, apenas unos días antes de su entrada en vigor, prevista para el próximo 30 de noviembre. El partido conservador espera que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid se pronuncie en los próximos días sobre el recurso puesto por el PP municipal al plan de restricción del tráfico.

A esto, se suma una campaña en contra de los semáforos en la A-5 para pacificar lo que hasta ahora es una autopista pegada a un barrio. Quince alcaldes y portavoces del PP de los municipios del suroeste de la Comunidad de Madrid acudieron este jueves al Defensor del Pueblo para solicitar ayuda para paralizar los semáforos instalados en la A-5 para regular la entrada a la capital.

Operación Chamartín: la división en Ahora Madrid

Al Gobierno municipal le queda también una de las votaciones más importantes del mandato en el Pleno municipal: la que dará luz verde a la puesta en marcha de la Operación Chamartín tras 25 años paralizada. El Ejecutivo de Carmena presume de acuerdo y de haberlo logrado con el anterior Ministerio de Fomento del PP y DCN (formada por BBVA y la constructora San José). También de tener el mayor consenso "nunca visto antes" en el Pleno ya que cuentan con el apoyo del Partido Popular, PSOE y Ciudadanos.

Pero las críticas han surgido de las formaciones políticas que integran Ahora Madrid y en la votación, que se espera para diciembre o enero, el Gobierno municipal  quedará dividido dejando la imagen que Carmena quiere ahora evitar si revalida el mandato, elaborando una lista con personas de su confianza.

A la batalla interna de Podemos que ha tocado al corazón del Gobierno de Ahora Madrid se sumará la última imagen de división, que ha servido durante estos tres años y medio el PP para llamar "gobierno Frankenstein" al Ejecutivo local, y ofrece munición a la oposición para una campaña que se adivina feroz.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha