El Área de Prioridad Residencial no llegará a Universidad y Justicia esta legislatura

El Área de Prioridad Residencial (APR) no llegará a Malasaña –ni al resto del Distrito Centro donde no está ya implantada- antes del final de la actual legislatura.

Las negociaciones con empresarios y transportistas sobre los horarios de carga y descarga, además del trabajo administrativo y jurídico acumulado en instancias municipales, van a impedir que el APR se ponga en marcha en los plazos previstos. Botella prometió en su momento ampliar el Área de Prioridad Residencial a los barrios de Sol y Palacio en enero de 2015 (actualmente ya existe en Las Letras, Cortes y Embajadores). En Universidad y Justicia el consistorio lo había apalabrado para antes de junio.

Hace poco, David Erguido (Concejal Presidente del Distrito Centro de Madrid) ya había adelantado a la asociación de comerciantes Vive Malasaña, que se ha posicionado a favor del establecimiento del APR, la imposibilidad de llegar a tiempo con el proyecto antes del final de la actual legislatura.

El pasado mes de octubre este periódico hizo un sondeo entre las asociaciones de vecinos y comerciantes de Universidad y Justicia, y el resultado sobre la conveniencia de la implantación de la APR fue aplastante: Acibu, AVV Barrio Justicia, Asociación de Vecinos ChuecaVive Malasaña y Triball se manifestaron a favor de la misma.

El Área de Prioridad Residencial es una vieja aspiración de muchas personas del barrio. El pasado mes de abril este periódico ya adelantó los planes para ponerla en práctica en Universidad y Justicia, y en el mes de junio la asociación de vecinos ACIBU (Asamblea Ciudadana del Barrio de Universidad) organizó unas jornadas para trasladar al vecindario las informaciones recibidas del Ayuntamiento al respecto.

Existen también actores del barrio en contra de la APR, como los expertos en urbanismo de Todo por la praxis, a quienes este medio consultó en su día, que consideran que la medida puede ayudar a profundizar un proceso de tematización y orientación comercial extremo que ya está en marcha. La patronal madrileña y algunas asociaciones de Centro, como la Asociación de Comerciantes y Vecinos de Centro y la Asociación de comerciantes de Gran Vía, tampoco ven con buenos ojos la extensión masiva de la APR en el centro de Madrid.

Las Áreas de Prioridad Residencial, en funcionamiento desde hace años en zonas de Centro como Las Letras, limitan el tránsito libre de vehículos, estando éste únicamente permitido a residentes, transporte público, servicios de emergencia y carga y descarga en días laborables. Las motocicletas también pueden circular con libertad entre las 7 y las 22 horas. Los horarios de carga y descarga difieren ligeramente de unos barrios a otros.

Sea porque el tiempo se le ha echado encima al actual equipo del Ayuntamiento, sea porque ha habido presiones que han dificultado su implantación, lo cierto es que, de momento, y a la expectativa de lo que pase en las próximas elecciones municipales de mayo, la APR queda en suspenso en Malasaña y Chueca.

Etiquetas
Publicado el
21 de diciembre de 2014 - 14:16 h

Descubre nuestras apps

stats