El Ayuntamiento cancela los conciertos del arranque del Orgullo de Madrid en una de sus plazas

Diego Casado

0

“Por motivos ajenos a la organización, este miércoles SE SUSPENDE la programación de la Plaza de las Reinas”. Este mensaje, lanzado por la organización del MADO en sus redes sociales cuando quedaban menos de 24 horas para el comienzo de las Fiestas del Orgullo, cancelaba los conciertos previstos para este miércoles en la Plaza del Rey.

Programa de Fiestas del Orgullo 2022 en Madrid: fechas, desfile, conciertos y actividades

Saber más

La organización no aclaraba en ese momento cuál era el motivo de la suspensión de las cuatro actuaciones previstas en este espacio del barrio de Chueca, donde iba a sonar la música de 20.00 a 23.00 horas con los conciertos de Elena Farga, Belenciana, Yeli Yeli DJ y Cariño. El Ayuntamiento de Madrid explicaba después que había denegado el permiso por la existencia de unas obras en el entorno, de las que se emitieron informes desfavorables.

“El material de obra no puede moverse, y aunque esté precintado es peligroso para facilitar las salidas de evacuación”, informan fuentes municipales. La obra a la que se refieren es una del propio Ayuntamiento de Madrid, que afecta a una acera de la calle Barquillo, dentro de la remodelación del eje de la calle Alcalá que lleva meses ejecutando el consistorio. El ancho libre de paso que dejan las obras es de unos nueve metros, según pudo comprobar este periódico in situ. El concejal de Centro, José Fernández (PP), comunicó a los organizadores la decisión municipal después de recibir los informes.

La desaparición de la Plaza del Rey (rebautizada por la organización como Plaza de las Reinas) como espacio de conciertos ya era evidente este martes por la tarde en una nota de prensa enviada por el área de Movilidad y Medio Ambiente. En ella se omitía este lugar en el listado de emplazamientos donde habría restricciones de aforo. Sí que se citaban las plazas de Pedro Zerolo (9.424 asistentes como máximo), Callao (5.270) y Plaza de España (15.800 espectadores). El montaje del escenario, para el que hacen falta varias jornadas de trabajo, no se llegó a producir.

El Madrid Orgullo (MADO) mantiene el pregón de Chanel que servirá para arrancar las fiestas este miércoles en la Plaza del Pedro Zerolo y el resto de actuaciones programadas en este espacio y en la Plaza de Callao.

Ante la cancelación, una de las artistas que iba a actuar ha convocado una concentración: “No daremos el concierto, pero haremos una sentada en señal de protesta ante acontecimientos presentes y futuros. Mismo sitio, misma hora”, escribía Belenciana este martes en su cuenta de Instagram.

Las tres portavoces municipales de los partidos de la oposición han criticado las dificultades que está poniendo el Ayuntamiento de Madrid a la celebración del Orgullo. Mar Espinar (PSOE) habla de boicot, mientras que Rita Maestre (Más Madrid) ha acusado a Almeida de destrozar “el evento más grande, más popular y más potente de Madrid”. “Empezó hablando del lobby y termina suspendiendo conciertos. Qué tufo insoportable. Qué grande le queda el cargo”, asegura. Marta Higueras (Grupo Mixto) ha declinado su participación en un acto oficial del consistorio al que había sido invitada el viernes, en protesta por la cancelación de los conciertos.

Choques con el Ayuntamiento

El comunicado de suspensión es el segundo emitido por el MADO en pocas horas. Por la tarde, la organización se quejaba de que el consistorio no había concedido la exención de ruido general de la que disfrutó el evento hasta el año 2019. A juicio de los organizadores, los permisos puntuales “son claramente insuficientes”, a la vez que “comprometen seriamente la viabilidad y la celebración” de estas fiestas.

La polémica con parte del equipo municipal ya había comenzado días atrás, durante la presentación del programa del Orgullo. Durante el acto, dos concejales del PP, José Fernández y Almudena Maíllo, abandonaron la sala indignados por las críticas vertidas hacia el alcalde Almeida ante su negativa a colocar la bandera arcoíris en Cibeles.

Pese a la polémica con la organización, el Ayuntamiento sigue con su programa de actos previstos relacionados con el Orgullo. El concejal Fernández asistirá este miércoles a dos eventos organizados por el consistorio. El primero tendrá lugar a las 10.30 horas con el descubrimiento de la placa que dará el nombre de Raffaella Carrá a una plaza junto a la calle Fuencarral, al que también acudirá la vicealcaldesa Begoña Villacís y familiares de la cantante. El segundo, a las 11.00 en el mismo lugar, será un acto institucional con el que la Junta Municipal de Centro conmemora las fiestas del Orgullo, en el que participan representantes de los grupos políticos municipales y de entidades LGTBI+.

“Por motivos ajenos a la organización, este miércoles SE SUSPENDE la programación de la Plaza de las Reinas”. Este mensaje, lanzado por la organización del MADO en sus redes sociales cuando quedaban menos de 24 horas para el comienzo de las Fiestas del Orgullo, cancelaba los conciertos previstos para este miércoles en la Plaza del Rey.

Programa de Fiestas del Orgullo 2022 en Madrid: fechas, desfile, conciertos y actividades

Saber más

La organización no aclaraba en ese momento cuál era el motivo de la suspensión de las cuatro actuaciones previstas en este espacio del barrio de Chueca, donde iba a sonar la música de 20.00 a 23.00 horas con los conciertos de Elena Farga, Belenciana, Yeli Yeli DJ y Cariño. El Ayuntamiento de Madrid explicaba después que había denegado el permiso por la existencia de unas obras en el entorno, de las que se emitieron informes desfavorables.

“El material de obra no puede moverse, y aunque esté precintado es peligroso para facilitar las salidas de evacuación”, informan fuentes municipales. La obra a la que se refieren es una del propio Ayuntamiento de Madrid, que afecta a una acera de la calle Barquillo, dentro de la remodelación del eje de la calle Alcalá que lleva meses ejecutando el consistorio. El ancho libre de paso que dejan las obras es de unos nueve metros, según pudo comprobar este periódico in situ. El concejal de Centro, José Fernández (PP), comunicó a los organizadores la decisión municipal después de recibir los informes.

La desaparición de la Plaza del Rey (rebautizada por la organización como Plaza de las Reinas) como espacio de conciertos ya era evidente este martes por la tarde en una nota de prensa enviada por el área de Movilidad y Medio Ambiente. En ella se omitía este lugar en el listado de emplazamientos donde habría restricciones de aforo. Sí que se citaban las plazas de Pedro Zerolo (9.424 asistentes como máximo), Callao (5.270) y Plaza de España (15.800 espectadores). El montaje del escenario, para el que hacen falta varias jornadas de trabajo, no se llegó a producir.

El Madrid Orgullo (MADO) mantiene el pregón de Chanel que servirá para arrancar las fiestas este miércoles en la Plaza del Pedro Zerolo y el resto de actuaciones programadas en este espacio y en la Plaza de Callao.

Ante la cancelación, una de las artistas que iba a actuar ha convocado una concentración: “No daremos el concierto, pero haremos una sentada en señal de protesta ante acontecimientos presentes y futuros. Mismo sitio, misma hora”, escribía Belenciana este martes en su cuenta de Instagram.

Las tres portavoces municipales de los partidos de la oposición han criticado las dificultades que está poniendo el Ayuntamiento de Madrid a la celebración del Orgullo. Mar Espinar (PSOE) habla de boicot, mientras que Rita Maestre (Más Madrid) ha acusado a Almeida de destrozar “el evento más grande, más popular y más potente de Madrid”. “Empezó hablando del lobby y termina suspendiendo conciertos. Qué tufo insoportable. Qué grande le queda el cargo”, asegura. Marta Higueras (Grupo Mixto) ha declinado su participación en un acto oficial del consistorio al que había sido invitada el viernes, en protesta por la cancelación de los conciertos.

Choques con el Ayuntamiento

El comunicado de suspensión es el segundo emitido por el MADO en pocas horas. Por la tarde, la organización se quejaba de que el consistorio no había concedido la exención de ruido general de la que disfrutó el evento hasta el año 2019. A juicio de los organizadores, los permisos puntuales “son claramente insuficientes”, a la vez que “comprometen seriamente la viabilidad y la celebración” de estas fiestas.

La polémica con parte del equipo municipal ya había comenzado días atrás, durante la presentación del programa del Orgullo. Durante el acto, dos concejales del PP, José Fernández y Almudena Maíllo, abandonaron la sala indignados por las críticas vertidas hacia el alcalde Almeida ante su negativa a colocar la bandera arcoíris en Cibeles.

Pese a la polémica con la organización, el Ayuntamiento sigue con su programa de actos previstos relacionados con el Orgullo. El concejal Fernández asistirá este miércoles a dos eventos organizados por el consistorio. El primero tendrá lugar a las 10.30 horas con el descubrimiento de la placa que dará el nombre de Raffaella Carrá a una plaza junto a la calle Fuencarral, al que también acudirá la vicealcaldesa Begoña Villacís y familiares de la cantante. El segundo, a las 11.00 en el mismo lugar, será un acto institucional con el que la Junta Municipal de Centro conmemora las fiestas del Orgullo, en el que participan representantes de los grupos políticos municipales y de entidades LGTBI+.

“Por motivos ajenos a la organización, este miércoles SE SUSPENDE la programación de la Plaza de las Reinas”. Este mensaje, lanzado por la organización del MADO en sus redes sociales cuando quedaban menos de 24 horas para el comienzo de las Fiestas del Orgullo, cancelaba los conciertos previstos para este miércoles en la Plaza del Rey.

Programa de Fiestas del Orgullo 2022 en Madrid: fechas, desfile, conciertos y actividades

Saber más

La organización no aclaraba en ese momento cuál era el motivo de la suspensión de las cuatro actuaciones previstas en este espacio del barrio de Chueca, donde iba a sonar la música de 20.00 a 23.00 horas con los conciertos de Elena Farga, Belenciana, Yeli Yeli DJ y Cariño. El Ayuntamiento de Madrid explicaba después que había denegado el permiso por la existencia de unas obras en el entorno, de las que se emitieron informes desfavorables.