Plazas de ayer versus plazas de hoy: ¿cualquier tiempo pasado fue mejor?

Cierto tipo de cine, pasado el tiempo, puede convertirse en documental sin habérselo propuesto en su día y dar testimonio visual, por ejemplo, de cuán distintas son las plazas del Madrid de hoy de las del Madrid de 1965, fecha en la que una secuencia de la película ‘El mundo sigue’, de Fernando Fenán Gómez, nos muestra una plaza de Chueca difícil de reconocer en la actualidad: con tierra, grandes árboles y niños jugando en ella.

El mundo sigue, de Fernando Fernán Gómez (1965) por MatuschekMatuschek

La aparición de plazas duras en el centro de Madrid fue una constante durante la era Gallardón en la alcaldía. A cada remodelación, granito al canto: menos árboles, menos sombra, menos bancos, menos espacios infantiles y, en consecuencia, menos invitación al disfrute ciudadano de esos esenciales espacios de encuentro vecinal.

En Malasaña, Soledad Torres Acosta es el ejemplo más claro de esa tendencia a hacer ‘solares de cemento’ de la marca ‘Ayuntamiento de Madrid’. Son reformas que, en la mayoría de las ocasiones, no fueron del gusto de los vecinos, hasta el punto de que el hoy ministro de Justicia no quiso inaugurar el cambio de imagen de la citada plaza de la Luna (Soledad Torres Acosta), incluso estando en vísperas de las elecciones municipales de 2007,  en previsión de que la fiesta pudiera acabar en entierro, una vez visto cómo los habitantes de la zona habían recibido a la nueva plaza fruto de un pretendido proceso participativo en el que a los vecinos, si bien se les pidió opinión, no se les escuchó en lo más mínimo.

Una oportunidad para ver si la tendencia de plaza gallardoniana se perpetúa o no en el proceder en el Ayuntamiento vamos a tenerla en la próxima actuación sobre los Jardines del Arquitecto Ribera. Hoy, martes, la plataforma ciudadana Vecinos Haciendo Jardines se reúne con el concejal del distrito Centro, David Erguido, para formar una mesa de trabajo, junto con técnicos del Ayuntamiento, de la que salga una propuesta de diseño del futuro espacio de los citados jardines, de donde en breve debería desaparecer la estructura temporal que durante más de cuatro años ha cobijado a los comerciantes del Mercado Barceló, en tanto que duraban las obras de edificación de su nuevo edificio.

La plataforma ha dejado bien claro a los responsables municipales que lo primero que quieren es que se desmonten todos los pentágonos comerciales que hoy ocupan la superficie de los jardines, para después consensuar un proyecto de plaza, con zonas verdes, que sea expuesto al dictamen de los vecinos de los barrios de Justicia y Universidad antes de su construcción.

En paralelo a la pelea de esta plataforma, la pasada semana, otra iniciativa vecinal en el área, la de la Asociación de Vecinos de Chueca, iniciaba una recogida de firmas para tratar de humanizar más las plazas de su entorno, solicitando que en ellas se instalaran más áreas infantiles y menos terrazas. Su reivindicación se centra en lograr la colocación de columpios en las plazas de San Gregorio y en la del Rey. Su argumento: hay un censo de 1.200 niños menores de 12 años en la zona y necesitan más espacios para jugar.

Luna (Soledad Torres Acosta), Barceló (Jardines del Arquitecto Ribera), Chueca, San Gregorio, Del Rey… Son toques de atención a los responsables municipales sobre el tipo de plazas que buena parte de los ciudadanos desean, pequeños tirones de oreja a quienes les gobiernan, por si estos los quisieran atender.

En otra plaza del barrio, la de San Ildefonso, hace tiempo que ya no rueda un balón de fútbol, ni patinetes ni bicicletas. Las sillas y las mesas de las terrazas, con y sin licencia, de los establecimientos hosteleros de los alrededores tienen tomado su duro suelo. En la plaza del Dos de Mayo, misteriosamente ,y de tanto en tanto, desaparecen bancos y se sustituyen por asientos de pago.

Volviendo a la película de Fernán Gómez, cabría preguntarse si, ciñéndonos a la temática que nos ocupa en este artículo, cualquier tiempo pasado fue mejor.

Rafa

Plazas de ayer o de hoy? De ayer, sin duda, porque eran mucho más polivalentes y sobre todo eran para todos. En la de Barceló, si ir más lejos, había un buen montón de tierra en la que nos divertíamos haciendo túneles y castillos como si estuvieramos en la playa. Por no hablar de las piperas de la plaza. Actualmente, he caído en la cuenta que las terrazas son otra forma más de privatizar lo público, cada vez más abusiva y he dejado de sentarme en ellas. Espero que más gente entienda lo mismo y comience a corregise porque hay lugares y calles por los que es casi imposible transitar, no digamos jugar. Ya puestos, porqué el ayuntamiento odia a los niños y a los papás? Siendo de derechas y defensores de la familia debería ser diferente, no?

Rafa

Plazas de ayer o de hoy? De ayer, sin duda, porque eran mucho más polivalentes y sobre todo eran para todos. En la de Barceló, si ir más lejos, había un buen montón de tierra en la que nos divertíamos haciendo túneles y castillos como si estuvieramos en la playa. Por no hablar de las piperas de la plaza. Actualmente, he caído en la cuenta que las terrazas son otra forma más de privatizar lo público, cada vez más abusiva y he dejado de sentarme en ellas. Espero que más gente entienda lo mismo y comience a corregise porque hay lugares y calles por los que es casi imposible transitar, no digamos jugar. Ya puestos, porqué el ayuntamiento odia a los niños y a los papás? Siendo de derechas y defensores de la familia debería ser diferente, no?

Rafa

Plazas de ayer o de hoy? De ayer, sin duda, porque eran mucho más polivalentes y sobre todo eran para todos. En la de Barceló, si ir más lejos, había un buen montón de tierra en la que nos divertíamos haciendo túneles y castillos como si estuvieramos en la playa. Por no hablar de las piperas de la plaza. Actualmente, he caído en la cuenta que las terrazas son otra forma más de privatizar lo público, cada vez más abusiva y he dejado de sentarme en ellas. Espero que más gente entienda lo mismo y comience a corregise porque hay lugares y calles por los que es casi imposible transitar, no digamos jugar. Ya puestos, porqué el ayuntamiento odia a los niños y a los papás? Siendo de derechas y defensores de la familia debería ser diferente, no?

Rafa

Plazas de ayer o de hoy? De ayer, sin duda, porque eran mucho más polivalentes y sobre todo eran para todos. En la de Barceló, si ir más lejos, había un buen montón de tierra en la que nos divertíamos haciendo túneles y castillos como si estuvieramos en la playa. Por no hablar de las piperas de la plaza. Actualmente, he caído en la cuenta que las terrazas son otra forma más de privatizar lo público, cada vez más abusiva y he dejado de sentarme en ellas. Espero que más gente entienda lo mismo y comience a corregise porque hay lugares y calles por los que es casi imposible transitar, no digamos jugar. Ya puestos, porqué el ayuntamiento odia a los niños y a los papás? Siendo de derechas y defensores de la familia debería ser diferente, no?
Etiquetas
Publicado el
21 de enero de 2014 - 11:45 h

Descubre nuestras apps

stats