eldiario.es

9

Carta abierta a Gaylespol

Una pancarta en la primera manifestación del orgullo gay permitida en España, en las Ramblas de Barcelona el 27 de junio de 1977

Estimada Gaylespol. Quiero aprovechar este espacio para preguntaros unas cuestiones que me vienen a la mente con todo esto de la cuestión de manifestarse en Cataluña, ya que es posible que nos encontremos en la calle y más que probable, en bandos contrarios. Así que esta vez, seré breve.

Primero quería comentar, antes de nada, que entiendo como la que más, que las intenciones que nos rigen por y para el buen hacer, son el motor de nuestros actos. Aunque, como decía una muy buena amiga travesti "el camino al infierno está asfaltada de buenas intenciones". Amiga a la cual vejasteis y maltratasteis en comisaría por pura transfobia, pero no quiero hablar de esto, al menos hoy.

E incluso, antes que nada, romperé una lanza a vuestro favor y pensaré que de manera individual sois un encanto de personas. Pero creo que vuestra placa tapa la bandera con la cual creéis que estáis vestidas, que se queda en nada, como en el cuento del emperador cuando viste un traje invisible que solo el sastre puede ver. Pues esto es igual con vuestra orientación sexual; lo maricón, no quita a nadie lo conservador, y estáis trabajando para un Estado que a veces tiene unos ramalazos muy fascistas.

Seguir leyendo »

Literatura LGTBI para amar lo que eres

`Un puzzle de amor´, de Julio Marín García

Trabajar por una cultura diversa es una opción que sigue siendo necesaria para abrir mentes y cerrar bocas, aunque sepamos que esto es un poco más difícil porque vivimos en una sociedad donde todo se puede decir. Sufrimos una cantidad de agresiones hacia el colectivo LGTBI, todos los años, todos los días, en todas partes. Así que, toda película, libro, documental, serie o cualquier otro medio artístico que sirva para dar visibilidad al colectivo debería ser más que bienvenido.

Por suerte, llevamos unos años en los que, la mayoría de los contenidos audiovisuales nos ofrecen, en casi todos los casos, algunos personajes que nos ayudan a sentirnos más integrados. Aunque, siendo honesto, pocas son las obras que se lanzan de lleno a la piscina y apuestan por un personaje principal LGTBI. De hecho, en cuanto al mundo de la literatura, tengo constancia que incluso algunas editoriales que han publicado libros con este contenido, han intentado hacer portadas lo más ambiguas posibles para confundir al lector y que no sepa, de forma clara, lo que se va a encontrar, ya que consideran que mostrar, de forma directa, una portada que el lector identifique como LGTBI estaría reduciendo el nicho de mercado. Así que optan por invisibilizar la idea principal del libro tapándola con un simbolismo que, a regañadientes, podría ser válido.

La literatura LGTBI es muy importante, sobre todo a día de hoy, porque es una fuente que nos permite conocer muchos tipos de historias: autobiográficas, históricas, románticas. A simple vista, mucha gente podría preguntarse, ¿por qué etiquetarlas de literatura LGTBI y no de literatura a secas? Esa pregunta, que tanta gente cuestiona, tiene una respuesta muy clara, y ojalá llegue el día en el que la etiqueta LGTBI no sea necesaria. Pero la importancia de categorizar esto es, simplemente, porque tienen una finalidad añadida además de entretener al público: una lucha por la igualdad real, una lucha contra violencia, una lucha porque nadie tenga que pasarse la vida metido dentro de un armario. Y mientras sigan existiendo personas que sufran por esta razón, la categoría LGTBI seguirá siendo necesaria, para que esas personas, algún día, con suerte, se crucen con ese libro, o con esa película, y al interactuar con su contenido, algo despierte dentro de ellas y le dé la fuerza que necesitan para decir: este soy yo y punto.

Seguir leyendo »

¿Ciudadana del mundo?

Martes, nueve de la mañana. Sala de espera de la oficina de extranjería. Una mujer musulmana y sus dos hijos pequeños erifican en la pantalla el número del turno asignado, e ingresan con un fardo de papeles en sus manos. Ingreso yo también para ser atendida. Mientras buscan mi expediente, escucho como con displicencia solicitan un documento y la mujer, tras la rapidez con la que le hablan, no atina qué hacer. Le dicen que debe regresar otro día. La mujer toma a los dos pequeños y sale empalidecida.

Kate Millet nos regalaba hace años esa poderosa y preciosa frase "lo personal es político", que visibiliza que cada historia personal es una micropartícula de la configuración del poder en el sistema mundo. Millet, puso principalmente el foco, en la primera forma de poder, que es el sistema sexo género.

Si bien el sistema sexo-género constituye la primera forma de poder,  no es una forma monolítica y apartada de la clase, raza, nacionalidad. Así, cada historia personal es una amalgama compleja, que devela la existencia un orden mundial y sujetos de primer y segundo orden. O en otras palabras, vidas que importan más, vidas que importan menos,  y otras vidas que directamente se ignoran.

Seguir leyendo »

La Zowi y la auténtica obra de arte

La Zowi / Twitter de @lazowi69

“Puta tengo mucho arte, tengo tos los trucos pa engatusarte”... Así comienza la canción `Obra de arte´ de La Zowi. Mucho se comenta lo mal que canta y cómo destruye las sensibilidades el uso de esa herramienta que se llama autotune. Pues hoy vamos a echar un rato pensando qué tiene de interesante y bello La Zowi. Qué podemos decir de su modo singular de belleza. Por un lado porque La Zowi es algo del presente, y si bien no loamos el presente por el simple hecho de pasar como tiempo contemporáneo nuestro, mucho menos lo vamos a denostar por lo mismo. Y por otro lado, el que más nos importa, porque es una cantante que nos gusta, nos da que pensar y nos engatusa, pues como ella dice, tiene mucho arte. 

Qué difícil hablar sobre belleza, amiga. Y no porque La Zowi use todo el tiempo la palabra “puta”. No, ese es uno de los elementos con los que pensar. No es lo mismo escribirlo aquí, falta la cadencia musical, la voz enrarecida por el autotune. Y falta la repetición. El término “puta”, el insulto “puta”, el apelativo entre amigas -sí, volvamos a la tierra, muchas amigas se llaman entre ellas “puta” ante la mirada atónita de la gente que las escucha gritar por la calle- “puta” es repetido en sus canciones decenas de veces. En algunas como `Bitch mode´ es casi el sostén vocal de la canción. ¿Y esto qué es? Primero veamos cómo aparece “puta”, cómo suena. En las canciones de La Zowi no se sabe bien si “puta” te lo está llamando a ti, o a sí misma, o a alguna persona desconocida. “Puta tengo mucho arte, tengo tos los trucos pa engatusarte”, claro que parece referirse a alguien que domina los artificios de la seducción, luego una puta, pero, puta, parece que te lo está diciendo a ti que la escuchas, ¿no? “Tengo muchas putas, soy tu chulo”, ahora La Zowi es una proxeneta, pero tu proxeneta, de ti que la escuchas. Sin embargo, ella misma se autodenomina en sus canciones y en sus conciertos como “La Zowi puta”. De nuevo no sabemos de una vez por todas si “puta” te lo dice a ti, “soy la zowi, puta”, o si “puta” es una cualidad de la Zowi, que es una puta. Porque luego lo afirma, “soy una puta básica, te busco la ruina”. Y justo ahí... Todo un cliché, no ya sobre las mujeres que se dedican a la prostitución, sino sencillamente, sobre las mujeres. El de siempre, las mujeres como peligro y tentación, que en la canción de La Zowi no puede ser escuchado más que con placer. Escuchado por ti, que escuchas la amenaza pero que sabes que esa amenaza no va dirigida a ti. ¿A quién amenaza este artificio, este arte?

No sé si La Zowi es feminista proderechos y quiere desestigmatizar a las prostitutas, o pasar por encima del puritanismo. Eso no tiene importancia. Lo que nos interesa es que sus canciones suenan como un espacio esférico, cerrado semántica y musicalmente; en intimidad. Esa confusión de la interpelación “puta” tiene como efecto el goce mismo de la palabra, sin un significado claro, sin saber de quién se trata. Todo suena extraño, el autotune, sí, la cadencia del trap, sí, que es todavía algo raro. Pero hay algo más: no hay ni un hombre cerca de esas putas. Ni en las canciones, ni en los vídeos en los que ella y otras mujeres bailan mostrando sus culos, vestidas con poca ropa, con tacones altos, ostentando algunos lujos que ellas mismas se pagan. Las putas entre ellas. Es un espacio musical y visual de intimidad. Es lo que hace el arte a veces, crear una intimidad y ofrecerla a la vista de todo el mundo. La Zowi lanza “puta” y menea el culo sin ser juzgada. Es una obra de arte a admirar y temer. Se planta así. Luego todo el mundo la juzga, pero no en sus canciones. Por eso son tan tensas también, porque atraviesan esa mirada juzgadora, la enrarecen, la vacían de significado. La amenazan. El artificio Zowi se te ofrece a ti, no a él. ¿Y quién eres? ¿Qué cualidades tiene tu mirada en este espacio cerrado?

Seguir leyendo »

Gorda

Se puede leer en la barriga `Gorda´

Empecé a tener conciencia sobre mi cuerpo en la niñez, supongo que como le ha pasado a la mayoría de las personas que tenemos un cuerpo gordo y no normativo. Las exigencias del peso y la dieta, de la estigmatización médica, de las tallas y el linchamiento social te acompañan desde que tienes uso de razón y, con suerte, logras quitarte de encima esa lacra en algún momento de tu etapa adulta.

Creces sabiendo que no eres igual a tu compañera delgada y se convierte en el caldo de cultivo de lo que vas a sufrir y padecer en las etapas venideras de tu vida. Podría decir con rotunda dureza que la adolescencia es en general la peor etapa para cualquier persona que no encaje en el canon establecido, ya sea el estético, orientación sexual, género... En esta etapa se fraguan todas las inseguridades con las que luego vas a tener que lidiar. 

Recuerdo mi adolescencia en una constante lucha contra el espejo y los probadores, sin entender por qué el pantalón o el vestido que me gustaba solo se fabrica hasta la talla X si sólo se necesita más tela para que todos los cuerpos quepamos. Sin entender por qué tengo que vestir de la forma que se me permite y no de la forma que quiero. Y empieza la lucha contra tu propio cuerpo. No reconocerse, no quererse, no mirarse, no sentirte tuya, y mucho menos, no sentirte deseada. 

Seguir leyendo »

Cuatro libros LGTBIQ+ para la vuelta al cole

`Rosa caramelo´, de Adela Turín

Se acerca la vuelta al cole y el momento de comprar libros. Y ya que nos ponemos a hacer pedidos de libros, quizá queramos añadir algo de educación LGTBIQ+ a la lista. La mayoría de estas recomendaciones están (de momento) en inglés: considéralo un punto extra para el bilingüismo de tus criaturas y en el tuyo propio. Dos por uno.

Julián is a Mermaid, de Jessica Love. Julián is a Mermaid arranca en la piscina comunitaria y leeremos incluso algunas palabras en español según Julián y Abuela vuelven en metro a casa. A Julián se le ocurre una idea buenísima mientras Abuela se ducha… ha visto de camino a tres chicas vestidas de colores brillantes y con vestidos acabados en cola de pez. ¿Qué tendrá aquí la Abuela para que Julián pueda imitarlas? Os adelanto que, después de Julián, el personaje favorito de mi hijo es Abuela. Recomendado si sueñas o quieres construir genealogías femeninas que te dan la bienvenida en su seno.

Prince & Knight, de Daniel Haak, ilustrado  por Stevie Lewis. Los padres del príncipe quieren casarle con una princesa. Pero cuando un dragón amenaza su reino y nuestro héroe casi muere defendiéndolo, hay alguien que va a salvarle la vida de dos maneras diferentes… Una historia muy clásica y normal, que es un poco la idea. Recomendado si quieres hablarles de trabajo en equipo, heteronormatividad, amor y compromiso entre chicos con el mismo cuento.

Seguir leyendo »

El velo como símbolo

Escena de `Persépolis´, cómic de Marjane Satrapi

Desde la Revolución islámica iraní, según el artículo 638 de la Ley de Castigo Islámico, no llevar el velo corresponde a penas que van de los diez días a dos meses de prisión, mientras que según el artículo 639 animar a no llevar el velo es castigado con penas entre uno y diez años de prisión.  

La represión en Irán lleva 40 años instaurada. Lo sabemos por cómics como `Persepolis´ de Marjane Satrapi y las imágenes que muestran el contraste el antes y el después de 1979. No obstante, quisiera recordar que el velo es una prenda que las mujeres pueden llevar por múltiples razones en diferentes países y seguramente tenga tantos significados como mujeres lo usan, por lo que es conveniente no caer en el absurdo de juzgar a alguien por su vestimenta.

Decía Paul Beatriz Preciado en `Apartamento en Urano´: “No queremos velo, ni prohibición de llevar velo. Si el problema es el pelo nos lo raparemos” Ojalá. Ojalá una simple maquinilla acabara con el símbolo y el problema.

Seguir leyendo »

Las tías tochas

`La Musique´, Alphonse Mucha (1891)

Una de las pocas cosas sobre las que nadie se atreve a hablar, o a escribir -¿pocas? ¿he dicho pocas?- es sobre la sexualidad respecto de los roles de género. Ya que el grado de éxito o fracaso en el mundo erótico-festivo suele pertenecer al ámbito de la estricta privacidad, es mejor punto en boca para no pecar de presuntuoso barra a o de todo lo contrario, de parias pajero barra a. Dice el viejo dicho que cuando un hombre te cuente a cuántas se ha ventilado, lo dividas entre tres, y que cuando una mujer haga lo propio, lo multipliques por tres.

Pues yo, comentando en petit comité la evolución de mi curioso historial reciente –desde que empecé a publicar, o sea, a hablar de lo que me viniera en gana-, con algunas anécdotas más bien surrealistas, tengo que escuchar:

—Normal. Es que a los hombres les das mucho miedo.

Seguir leyendo »

¿Efecto llamada?: 44 agresiones en grupo en lo que va de año

Detenidos 4 jóvenes en Manresa por la presunta violación a una chica de 17 años

Quiero empezar este artículo diciendo que se llaman agresiones en grupo y no manadas porque como bien llevamos diciendo desde hace tres años: manada somos nosotras. Llamar a estos casos “manada” opera como una despersonalización y se olvida lo que realmente hay de fondo: asaltantes preparando conscientemente un crimen. Además no somos presas de nadie, no somos trofeos de caza; somos manada porque si tocan a una, nos tocan a todas y estamos hartas de no responder.

Ha habido 44 agresiones múltiples (dos o más atacantes) recogidas en Geoviolencia Sexual en lo que va de año, si contamos la reciente detención en Blanes (Girona) de tres hombres acusados de una violación en grupo a una joven de 25 años y 135 casos desde que se visibilizó el mediático caso de Pamplona en 2016. Para ser exactos: 18 en el 2016, 14 en el 2017, 60 en el 2018 y 43 a agosto de este 2019. De estos 135 casos, 84 fueron violaciones y en 96 casos los atacantes eran tres o más.

Las agresiones totales entre 2016 y 2019 se han producido por todo el país, pero en orden descendente podemos señalar las siguientes comunidades autónomas: Andalucía, Comunidad Valenciana, Cataluña, Euskadi, Madrid, Murcia, Baleares y Navarra. Por provincias: Barcelona (17 casos) encabezaría la lista, seguida de Valencia (12) junto con Malaga y Alicante, que tendrían 10 casos cada una. Y por último, Valencia, Pamplona, Bilbao y Granada serían las ciudades más afectadas con un total de 5 casos seguidos de Barcelona, y Alicante con 4 casos cada una. Otros municipios afectados con dos o tres casos son Callosa d’en Sarrià, Ceuta, Gandía, Manresa, Murcia o Noja. Podéis echarle un vistazo a la web: www.geoviolenciasexual.com

Seguir leyendo »

No somos un debate, ni lo vamos a ser

Concentración en Madrid el pasado 25/03/2017 en el que las familias pedían una Ley estatal

Desde hace años varios países alrededor del mundo han aprobado leyes en favor de la comunidad transgénero. Estas leyes nos otorgan derechos básicos como poner fin a ser tratadas como personas enfermas y el libre acceso a cambios de documentación y hormonación. Como era de esperar, a la extrema derecha y sus secuaces no le han sentado nada bien estás leyes y hacen campañas contra ellas y las personas trans. Pero también existen sectores disfrazados de feminismo y de izquierdas que se oponen a estas leyes y han lanzado una campaña brutal contra las personas trans, en especial contra las mujeres, y contra estas leyes.

Si nos centramos en la parte más cruel de esta campaña, podemos ver que por el simple hecho de celebrar en redes sociales ciertas leyes trans aprobadas en alguna parte del mundo, he visto como pedían contra las mujeres trans que nos torturen con descargas eléctricas el resto de nuestra vida o bien que nos den un paliza si nos ven en algún baño de mujeres. Los ataques también han pasado  por difundir, sin permiso, fotos de mujeres trans desnudas para reírse de su aspecto físico.

También las parejas sentimentales de muchas mujeres trans han sido atacadas cuando se trata de mujeres lesbianas cisgénero, a las cuales les dicen que no son lesbianas y pretenden aplicarles terapias de reconversión. Cualquier muestra de felicidad por parte de una chica transgénero al hecho de, por ejemplo, haber conseguido cambiar su documentación legal, será transformada en un brutal ataque misogino y narcisista contra ella y contra las leyes que permiten facilitarnos la vida. He sido víctima de este calvario y he visto a otras chicas trans padecerlo.

Seguir leyendo »