eldiario.es

Menú

La viejofobia

Becky G

Ser joven, más allá de la edad biológica, es un trabajo de 24 horas y eso al neocapitalismo se la pone dura. En este sistema huxleysista, estar vieja y ser percibida como tal es peor que el desempleo; volvernos histéricas cuando una mañana, al mirarnos en el espejo, vemos que las arrugas de expresión comienzan a dar fruto en nuestra piel es una actitud mucho más política de lo que somos conscientes. Renovarse en una nueva ola de juventud o morir de antigua son las dos opciones a las que estamos sometidas. Esta necesidad imperiosa por autoafirmarnos es como un herpes en el labio que sale cuando menos te lo esperas y, desgraciadamente, es detectable en todo nuestro entorno. Un síntoma es que cada cierto tiempo nuestros contactos cambian su foto de perfil, el contenido de la misma es casi indiferente; confirmado, la Javiera sigue viva. Menos mal.

Te cuento por qué ocurre esto. El cambio de imagen y seguimiento de las tendencias es un falso estímulo inyectado por mecanismos de control como son los medios de comunicación, que nos entrenan para sentirnos frescas como una lechuga - medios oficiales y no oficiales, ojo -. Lo siniestro es que estamos participando de manera sistemática en el juego de la exclusión de una manera peculiarmente creativa. A esto lo llamaremos viejofobia. Gerontofobia no es un concepto que vaya a representar lo que quiero explicar.

Sarcásticamente, este paradigma de la viejofobia no tiene precedentes, pero sí un origen histórico que tiene que ver con la migración: cuando comenzó la revolución industrial a mediados del siglo XVIII se hizo inevitable el éxodo de grandes poblaciones del campo a las ciudades y, de alguna manera, se estableció el rechazo hacia lo rural a través de la ruptura del binomio identidad/tradición.  Esto último constituía la identidad del individuo por antonomasia, la cual descansaba en los valores culturales propios de lo local, donde la autoridad estaba depositada sobre las generaciones anteriores en las que residía el conocimiento del entorno y por ende, la última palabra en la toma de decisiones. La intencionalidad subyacente del nuevo tejido social era tener mano de obra susceptible de ser automatizada en las fábricas para suplir las necesidades de producción emergentes.

Seguir leyendo »

Pido noticias de Brasil

Pido noticias de Brasil

Supongo que en España están llegando noticias sobre Brasil: estos días ha ganado en el primer turno de las elecciones presidenciales Jair Bolsonaro, un candidato que, como Trump, se ha limitado a hacer campaña política amenazando a todos los colectivos en minoría o en tentativa de revuelta: mujeres, personas negras, personas indígenas, personas LGTB. Las amenazas van desde comentarios despreciativos sobre sus capacidades a amenazas de agresiones violentas o eliminación de derechos.

Va a apoyar que las mujeres ganen menos en los trabajos asalariados, le parece que las mujeres somos violadas si lo merecemos por nuestra belleza, las personas negras son inferiores, los maricones merecen ser apaleados -ni piensa en bolleras o trans, como misógino conservador que es-, las personas indígenas no merecen tener ni un centímetro de tierra para vivir, y así. No lo voy a citar, internet está lleno de todas estas joyas. La cuestión es que su campaña es decirlas sin tragar saliva.

En mitad de esa “no campaña” sufrió casualmente una agresión con arma blanca -como casualmente también sufrió Mariano una agresión en forma de puñetazo un poco antes de las últimas elecciones que ganó de tantas veces que tuvimos que votar-, y desde entonces se ha dedicado a mandar vídeos desde el hospital haciendo mucho teatro, en serio, y absteniéndose de asistir a los debates con el resto de candidates. Por supuesto, también defiende el derecho a portar armas, la tortura y el asesinato como medios para el “orden político” y la supresión de los derechos políticos más allá del derecho al voto. Sus políticas económicas, que las tendrá, ni se comentan, pero todo el mundo las entiende: recortar en todo lo que huela a política igualitaria, seguir con los negocios del señor Julio César y arrasar con todos los presupuestos públicos para que las oligarquías sigan bien y mejor.

Seguir leyendo »

Hermana mayora

Manuales de Derecho Procesal

Manuales de Derecho Procesal

Año 2000. Madrugada previa a rendir un examen de Derecho Constitucional. El cansancio y la frustración por seguir una carrera que no llenaba empezaban a hacer mella en mi ánimo. “¿Dónde carajo están las juristas mujeres? Odio este mundo de ellos para ellos.” Esta idea recurrente y esa desazón por lo que ahora puedo llamar  heteropatriarcado acompañaron el resto de mi carrera.

Seguir leyendo »

La importancia de saber leer las estadísticas

`Kiki, el amor se hace´

`Kiki, el amor se hace´

Cuando me preguntan por qué prefiero la sociología al Big Data muchas veces no se entiende mi respuesta. En el fondo es bastante sencillo y es la diferencia entre un análisis cuantitativo y uno cualitativo: no se pueden lanzar números al aire sin una explicación o contexto.

Seguir leyendo »

La maldición del consolador humano

Alertan de trabas al colectivo LGTB por cambios previstos en sanidad de EE.UU.

Mi herencia sociocultural se pelea a menudo con mi ideal utópico social. A mí me gustaría que tode quisque estuviera liberadísime sexoafectivamente, pero no es tan sencillo. Vivimos en una sociedad en la que hay toda una serie de tabúes, prejuicios y patrones viciados en torno a lo afectivo y a lo sexual. No nos podemos librar de ello ni siquiera por el mero hecho de decidirlo libre y conscientemente. Mala suerte.

Seguir leyendo »

Sugerencias para Pedro Sánchez sobre una nueva ley trans

La plataforma Trans considera alarmante el número de agresiones al colectivo

La plataforma Trans considera alarmante el número de agresiones al colectivo EFE

Desde hace más de tres meses en la residencia presidencial de nuestro país hay un nuevo inquilino de carácter socialista, algo inusual si observamos la derechización que se está produciendo en nuestro entorno europeo.

Seguir leyendo »

Ciudadano, colaborativo y feminista: el futuro del periodismo que dibuja la lucha por el aborto en Argentina

Manifestaciones a favor del aborto / Gala Abramovich

Manifestaciones a favor del aborto / Gala Abramovich

El 13 de junio y 8 de agosto de 2018 son dos fechas clave para el feminismo; corresponden a la aprobación en el Congreso y rechazo en el Senado, respectivamente, de la propuesta de Ley para la Interrupción Voluntaria del Embarazo en Argentina.

Seguir leyendo »

La cebolla de la exclusión que siempre nos hace llorar

Cebolla roja

Cebolla roja

¿Por qué somos diferentes? Conforme se han ido desarrollando las interpretaciones de lo que es o debería de ser la realidad ha habido momentos de inflexión en los que una idea primigenia se ha ido disgregando en archipiélagos cuyo origen ha sido obviado para construir identidades totalmente diferentes. Como puedes ver, hoy me toca ponerme seria.

Seguir leyendo »

El orgasmo: (un)happy ending

`A Kiss From Johnny´ - Robert G. Harris, 1952

Voy a contarte una peli.

Seguir leyendo »

La injusticia afectiva

Fotograma de la película 'Call me by your name', de Luca Guadagnino

Lunes por la noche. En la pantalla de cine se proyecta Call me by your name. Escena final. Me contagio de la emoción del momento, y al igual que el protagonista, empiezo a llorar. A mis acompañantes  les causa asombro mi reacción,  y decido no explicar el por qué.

A Elio (el emocionado protagonista) le comunican una noticia relacionada con el chico con el que vivió un tórrido romance de verano a través de una conversación telefónica. A pesar del tono íntimo y cómplice, lo que le cuentan lo desarma frente al fuego de la chimenea en un frío día de invierno. Siento una punzada también, y no sé ponerle nombre a esa nostalgia. Salimos del cine, festejo con extrañeza mi reacción, conjuntamente con mis acompañantes. No le doy más importancia, aunque tengo atoradas en la laringe un montón de sílabas.

Un par de meses después, mi amiga Peper, comparte conmigo un texto de Miranda Fricker Injusticia epistémica (2017) [1], que entre otras cosas desarrolla el concepto de injusticia hermenéutica  para describir la desventaja en la comprensión de las experiencias sociales que pueden experimentar algunas personas. Esta desventaja está ligada a los prejuicios estructurales. En pocas palabras,  una persona sufre injusticia hermenéutica cuando no puede explicar qué es lo que está experimentando.

Seguir leyendo »