eldiario.es

Menú

La injusticia afectiva

Fotograma de la película 'Call me by your name', de Luca Guadagnino

Lunes por la noche. En la pantalla de cine se proyecta Call me by your name. Escena final. Me contagio de la emoción del momento, y al igual que el protagonista, empiezo a llorar. A mis acompañantes  les causa asombro mi reacción,  y decido no explicar el por qué.

A Elio (el emocionado protagonista) le comunican una noticia relacionada con el chico con el que vivió un tórrido romance de verano a través de una conversación telefónica. A pesar del tono íntimo y cómplice, lo que le cuentan lo desarma frente al fuego de la chimenea en un frío día de invierno. Siento una punzada también, y no sé ponerle nombre a esa nostalgia. Salimos del cine, festejo con extrañeza mi reacción, conjuntamente con mis acompañantes. No le doy más importancia, aunque tengo atoradas en la laringe un montón de sílabas.

Un par de meses después, mi amiga Peper, comparte conmigo un texto de Miranda Fricker Injusticia epistémica (2017) [1], que entre otras cosas desarrolla el concepto de injusticia hermenéutica  para describir la desventaja en la comprensión de las experiencias sociales que pueden experimentar algunas personas. Esta desventaja está ligada a los prejuicios estructurales. En pocas palabras,  una persona sufre injusticia hermenéutica cuando no puede explicar qué es lo que está experimentando.

Seguir leyendo »

Mujeres 'perdías'. Sobre Wanda de Barbara Loden

Mujeres 'perdías'. Sobre Wanda de Barbara Loden

No puede ser más verano en Europa. Aquí en Brasil estamos trabajando. Así que le escribo a vuestras vacaciones, aunque no las tengáis, -a ver, hay que tumbar el capitalismo también, yo qué sé-, por si comunica un poco de tiempo libre vuestro con el mío. Y nos transmitimos algo de libertad unas a otras.

Llevo mucho tiempo queriendo escribir sobre una película: Wanda, de Barbara Loden. Apenas he tenido tiempo de volver a verla, así que voy a poner en práctica esa memoria del cine que comunica memorias de todo tipo en el mismo plano, como experiencias, según las recomendaciones del filósofo estadounidense Stanley Cavell, inventor de géneros cinematográficos y de un modo de pensar profundo y antijerárquico, capaz de unir los melodramas clásicos de Hollywood sobre mujeres desaparecidas o en proceso de desaparición para sí mismas con la filosofía del siglo XX. Una puede equivocarse, inventar o distorsionar planos y secuencias de la película, pero ya va siendo hora, como vengo con la cantinela desde hace algunos meses, de arrogarnos el derecho a equivocarnos, a errar -en el doble sentido: equivocarse, en fin, quién te va a corregir, que venga y discuta de igual a igual, y vagar-, a perdernos, esta vez sí, iniciando un camino de emancipación, no porque nos encarcelen, nos confinen en psiquiátricos o en CIEs, o tras la puerta de una cocina o en los márgenes de la sociedad.

Wanda es una película sobre alguien, como señaló otra gran perdida, Marguerite Duras: “Por alguien, entiendo alguien a quien se ha aislado, alguien a quien se ha considerado en sí misma, desincrustada de la coyuntura social en la que ha sido encontrada. Extraída de la sociedad por usted y mirada por usted. Yo creo que siempre queda algo en sí mismo, en usted, a lo que la sociedad no ha llegado, algo inviolable, impenetrable y decisivo”. 

Seguir leyendo »

Equidad de género en la empresa privada ¿Purplewashing o nos estamos poniendo las pilas de verdad?

Miembros de la asociación Mujeres Estibadoras de Algeciras

Miembros de la asociación Mujeres Estibadoras de Algeciras

El Gobierno del PSOE ha presentado a trámite una ley para lograr la equidad de hombres y mujeres también en la empresa privada. La intención del Gobierno (tras discutirla y negociarla todos los grupos) sería dar un plazo de cinco años a las empresas para que se adapten a `la paridad´. ¿Se acabaron los consejos de administración sin presencia femenina o solo se aplicará en los puestos más bajos? Sin duda, habrá muchas resistencias a esta ley en un país como España donde el número de mujeres en muchas organizaciones es bajo.

Seguir leyendo »

Prohibido robar el trabajo a las actrices trans

Scarlett Johanson reconoció su "insensibilidad" por sus declaraciones con la polémica del personaje trans

Scarlett Johanson reconoció su "insensibilidad" por sus declaraciones con la polémica del personaje trans

Hace una semanas Scarlett Johansson anunció que iba a ser la protagonista de la película Rub and Tug, en la cual iba a interpretar a un hombre transgénero. Cuando se hizo pública la noticia la comunidad trans reaccionó con indignación ante este hecho, mientras el resto de la sociedad no comprendía esta oleada de críticas constructivas. Hoy quiero intentar explicar el por qué de estas críticas y por qué los personajes trans de series y cine deben ser interpretados por personas transgénero.

Seguir leyendo »

Las grietas del feminismo `mainstream´

Miranda Hobbes, personaje de `Sexo en Nueva York´

Miranda Hobbes, personaje de `Sexo en Nueva York´

Miranda Hobbes va con frecuencia al videoclub de su barrio neoyorkino a sacar películas. Es su forma de pasar el tiempo ya que ha decidido pasar de los hombres. Alquila y devuelve películas un día tras otro. En la puerta del establecimiento hay unos hombres que trabajan en la obra y que la `piropean´. Miranda aguanta el acoso durante varias semanas. Hasta que un día se da la vuelta, se encara con el hombre que le chilla todo lo que le haría y le dice que si tan guapa le parece que se vaya con ella a casa a echar un polvo. El hombre, ante tal respuesta, se achica. Estoy casado, responde. Entonces, ¿si el hombre no quieres ni ligar ni llamar la atención de Miranda por qué la `piropea´?, ¿por qué los hombres se enfadan si les plantamos cara ante un que `no me entere yo que ese culito pasa hambre´?, ¿por qué la única respuesta que los hombres creen que debe tener su acoso callejero es la de nuestro paso acelerado, nuestra cabeza gacha y nuestra mirada humillada? Porque el piropo es una manera de ejercer el control sobre las mujeres, sin más. Porque así nos recuerdan que el espacio público les pertenece a ellos un poquito más que a nosotras. Y nuestros cuerpos, también.

Seguir leyendo »

La liberación y el terruño

V Orgullo Serrano en Arcos de la Frontera / Asociación Delta

V Orgullo Serrano en Arcos de la Frontera / Asociación Delta

Este año está siendo un año de muchos orgullos*. Por fin se visibilizan realidades y necesidades de las personas trans, por fin el feminismo empieza a tener el peso que necesita y se merece, por fin he decidido salir en falda, con pintalabios o con sombra de ojos a la calle y que me chupe un pie lo que pueda pasar. Y que no pase nada. Gracias Marsha, gracias Sylvia, gracias Ocaña, gracias Paul, gracias Shangay, gracias mil a todas, todes y todos quienes habéis desafiado alguna vez el género o el deseo impuestos a plena luz del día.

Seguir leyendo »

'Manspreading' de discoteca

Una imagen de la mítica discoteca londinense Fabric, ahora cerrada definitivamente.

Los domingos en horario nocturno hay una fiesta en Barcelona llamada Chocochurros que se celebra dentro de la Sala Apolo. Entre otras virtudes, ese día tiene la gracia de ser de entrada gratuita y yo, como casi la inmensa mayoría de las maricas que realmente no podemos permitirnos pagar 15 euros por un pase a estos espacios de ocio, debo aprovechar estas oportunidades.

Comienzan los indicios de arrepentimiento: me topo con señales de baño en neón rojo bien definitorios de hacia dónde deben ir las tías y en dónde se meten rayas los tíos bajo la vista gorda de los seguratas. Una, que ya ha visto diferentes modelos empresariales, no puede pensar que este hecho binario es accidental o inocente per se, algo bien intencionado, sino invisibilizador de otras realidades más allá de los aparatos excretores que cada persona guarde en sus bajos.

La temperatura es aplastantemente asfixiante en un -no- lugar donde las copas cuestan 9 euros: otra interpretación que roza la evidencia de que lo gratuito a fin de cuentas me va a salir caro. Os pongo en situación, imaginaos que sois Hansel y Grettel bajando al infierno con una antorcha en un escenario parecido a 28 Días Después pero dirigida por Roberto Pérez Toledo.

Seguir leyendo »

Llamar a la cosita por su nombre

Ilustrado por Egolastres (IG: @egolastres)

Llamo al mío «cosita» porque su existencia me avergüenza. Y no sé por qué. Desde el principio de los tiempos, no tengo ni idea de cómo debería denominarlo.

Seguir leyendo »

Legalizar el aborto en Argentina, la revolución continúa

Argentina se prepara para debatir el aborto legal, seguro y gratuito

Argentina se prepara para debatir el aborto legal, seguro y gratuito EFE

Cuando una mujer decide abortar en Argentina busca una farmacia clandestina. Compra unas pastillas contra las úlceras gástricas –Misoprostol- y se las introduce en la vagina hasta que estas provocan la expulsión del feto mediante dolorosas contracciones y hemorragias.

Seguir leyendo »

Cristian, Ángel, Paco

Hombres en la calle

Nuestro hombre se ha levantado con el guapo subido. Como en la canción Besos, de El Canto del Loco, combo que le pirra, por cierto. Se llama Cristian. Se dispone a salir a la calle a por tabaco y leche sin lactosa. Ah, y es heterosexual. Bueno, no lo tenemos claro; y en su intimidad no nos metemos, que dirían algunos, ¿verdad? Pero vamos, si no es hetero, lo parece (porque los hetero también lo parecen).

Seguir leyendo »