Sobre este blog

Murcia y aparte es un blog de opinión y análisis sobre la Región de Murcia, un espacio de reflexión sobre Murcia y desde Murcia que se integra en la edición regional de eldiario.es.

Los responsables de las opiniones recogidas en este blog son sus propios autores.

La reforma del sistema electoral en la Región

Fernando López Miras, presidente del Consejo de Gobierno, responde a preguntas orales de los cinco portavoces parlamentarios

0

El Gobierno regional ha lanzado el globo sonda de una posible reforma  del sistema electoral en la Región que consistiría en recuperar las cinco circunscripciones electorales y volver a subir el umbral al cinco por ciento para obtener representación en la Asamblea. Como todo globo sonda que se precie ha ido acompañado de artículos de opinión en la prensa local argumentado a favor de la reforma y en contra del multipartidismo, todo ello con la intención de crear un estado de opinión favorable.

Dicha reforma sería una vuelta al sistema electoral vigente en la Región hasta 2015, el cual fue modificado a instancia de Ciudadanos que lo exigió como condición para apoyar la investidura de Pedro Antonio Sánchez. Ambos cambios favorecen al partido que gana las elecciones. En lo relativo a la división de las circunscripciones, esta modificación conllevaría  que se pierdan  muchos votos de los partidos minoritarios que no fructificarían en un escaño. Y con el umbral del cinco por ciento se  dificultaría el acceso a la Asamblea a partidos como Podemos, Ciudadanos, Más País y Somos Región, si nos atenemos a los resultados de las últimas encuestas.

Un sistema electoral que premie al partido que obtiene mayor número de votos no es antidemocrático. Los sistemas electorales intentan combinar los principios de representatividad y el de facilitar el gobierno a la lista más votada. Por ejemplo, en Grecia se prima con 50 escaños al partido que gana las elecciones. El sistema electoral se decide por el Legislativo y debe encontrarse dentro de los parámetros establecidos en la Constitución. Siempre que se combinen razonablemente  ambos principios y respete la normativa constitucional y electoral, sería un sistema lícito y perfectamente aplicable.

La cuestión es si esta reforma sería o no conveniente en la Región actualmente. De forma previa, destacar que creo que el PP peca de exceso de optimismo, desde que es presidente López Miras no han sido la fuerza más votada ni en las autonómicas ni en las dos últimas elecciones generales. De hecho, no todas las encuestas realizadas últimamente en la Región dan ganador al PP.

Al margen de oportunismos políticos, no creo que esta posible reforma  sea beneficiosa para la Región por varios motivos.

En primer lugar, creo que el multipartidismo ha llegado para quedarse una temporada en la escena política. Los denominados nuevos partidos tienen un nicho de votantes importantes en las nuevas generaciones ya cansadas de partidos como el PP o el PSOE. Estos partidos se suelen manejar mejor que los tradicionales en las redes sociales y por ello conectan mejor con los votantes más jóvenes. Intentar modificar el sistema electoral para perjudicarles no tiene ningún sentido y podría generar desapego por las instituciones democráticas de un parte importante de la población que no se vería representada en el Parlamento autonómico.

En segundo lugar, esta reforma antes de la convocatoria de elecciones, se podría percibir  por la ciudadanía como un intento de cambiar las reglas del juego a mitad de partido. Sería más correcto, incorporar estas modificaciones a  un programa electoral y una vez refrendado por los votantes, realizar la modificación. Si no se hiciera de esta manera parecería que el único interés del Gobierno regional en modificar el sistema electoral es la creencia de que dicha reforma les beneficiaría, lo cual estaría  muy alejado del interés público  que debe regir la acción política.

Y, por último, los murcianos tenemos que reconocer  que la actual Asamblea, desde la fallida moción de censura, carece de cualquier tipo de legitimidad democrática. A partir de ese momento, los murcianos soportamos con estoicismo la vergüenza de tener el récord nacional de tránsfugas en un parlamento autonómico. Y lo más triste de todo es que López Miras tiene la posibilidad en cualquier momento de disolver la Asamblea, convocar elecciones y acabar con este esperpento democrático. Es incompresible que no siga el ejemplo de sus compañeros de partido Ayuso, Mañueco y  Moreno. No parece razonable que lo que el PP considera conveniente para Madrid, Castilla-León y Andalucía, no sea adecuado para la Región. De nuevo, los murcianos sentimos que más allá de nuestras fronteras no se nos respeta. Es por ello que cualquier reforma importante que se haga en esta legislatura tendrá de origen la mácula  del transfuguismo y el de ser apoyado por siete parlamentarios  desvinculados de las siglas por las que fueron elegidos y que responden a intereses estrictamente particulares, y en la mayoría de los casos, no confesables.

En fin, espero que el Gobierno recapacite, no realice esta reforma, y si no disolviera la Asamblea, por lo menos, que no utilice esa mayoría ficticia de la que disfruta para realizar reformas importantes en la Región, porque en democracia las formas y los tiempos son muy importantes. 

Al menos, no me siento solo predicando en el desierto. A los pocos días del artículo de Enrique Ujaldón y Alfonso Galindo glosando los beneficios del bipartidismo, un magnífico artículo de dos profesores de Derecho Constitucional, Germán Teruel y Carlos Fernández, se posiciona claramente en contra de esta reforma y a favor del multipartidismo, con argumentos más académicos y menos políticos, cuya lectura aconsejo a lector interesado en este tema.

Sobre este blog

Murcia y aparte es un blog de opinión y análisis sobre la Región de Murcia, un espacio de reflexión sobre Murcia y desde Murcia que se integra en la edición regional de eldiario.es.

Los responsables de las opiniones recogidas en este blog son sus propios autores.

    Autores

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats