Navarra ha administrado las dos dosis a 13.500 personas y finalizará la vacunación en las residencias esta semana

José Francisco Guerrero, primer vacunado en Navarra frente a la COVID-19, recibe la segunda dosis.

Navarra terminará de inmunizar las residencias de ancianos, los espacios más golpeados en las dos primeras olas de la pandemia y en las que se produjeron la mitad de las muertes que se cobró la COVID-19, a finales de esta semana. El Departamento de Salud calcula que el viernes ya habrá administrado la segunda dosis de la vacuna de Pfizer a todas las personas usuarias de los centros de mayores, así como a sus trabajadores, que conforman un colectivo de más de 14.000 personas. Además, cerca de la mitad de casi dos mil grandes dependientes y de los 16.000 sanitarios y sanitarias de la red pública y privada ya han recibido la primera dosis priorizando la primera línea.

Navarra vacunará con las dosis de AstraZeneca al personal sanitario que no esté en primera línea

Navarra vacunará con las dosis de AstraZeneca al personal sanitario que no esté en primera línea

Hasta la fecha, el 95,5% de los residentes han recibido ya la primera dosis, y el 85% ya han recibido las dos. Según ha señalado el director gerente del Servicio Navarro de Salud, Gregorio Achutegui, "ha habido a algunos residentes a los que no se les ha podido administrar la primera dosis porque no estaban en el centro en ese momento o porque, en muy pocos casos, no quisieron". Tras finalizar la vacunación esta semana, se hará una "repesca" para vacunar a las personas que no pudieron recibir las dosis en su momento y completar así la inmunización de estos espacios. En cuanto a los trabajadores de los centros sociosanitarios, el 76% de los 6.886 trabajadores habían recibido una de las dosis y un 57%, la vacunación completa.

En paralelo, informan desde el Departamento, se está avanzando en el sector de grandes dependientes con 991 de personas vacunadas con una primera dosis de un total de 1.952, es decir, el 51%. Finalmente, en el sector sanitario, que arrancó el 15 de enero, pese a los problemas de suministros, a fecha de 7 de febrero se había vacunado a cerca de la mitad de los 16.000 profesionales que trabajan en la red pública y privada de hospitales y centros de salud. Se prevé que en este primer trimestre del año todos hayan recibido las dos dosis de la vacuna.

Es aquí donde quizá va a tener más influencia la novedad de la llegada de nuevas vacunas de AstraZeneca, que se administrará por el momento solo a menores de 55 años. Esto ha provocado un reajuste en la estrategia de vacunación, de manera que se solaparan en lo que queda de trimestre el cierre de la vacunación con las vacunas de los sanitarios con una exposición más directa al virus, como pueden ser los de UCI o Atención Primaria, con la administración de dosis de AstraZeneca a otros grupos de sanitarios en ámbito hospitalario y consultas, así como otros espacios y grupos como fisioterapeutas, farmacéuticos etc. En esta línea, esta vacuna podrá ser utilizada luego para proteger a otras profesiones de servicios esenciales, como cuerpos policiales y similares, con menos de 55 años, considerados como “puestos críticos”, para pasar más tarde a otros estamentos, entre los que se encuentran los docentes.

Según ha señalado la consejera de Salud, Santos Induráin, se espera que para finales de marzo estén vacunadas unas 40.000 personas en la comunidad foral.

Etiquetas
Publicado el
10 de febrero de 2021 - 14:30 h

Descubre nuestras apps

stats