Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
La ONU advierte de que “las represalias son ilegales” a Israel e Irán
El Ayuntamiento de Marbella recalifica los terrenos de la mansión de la alcaldesa
Opinión - Cómplices de la impunidad de Israel. Por Rosa María Artal

La relevancia de la economía social en España

Pello Rodríguez Zabaleta, presidente del Grupo Mondragón.

5

Las sociedades cooperativas, sociedades laborales, mutualidades, empresas de inserción, cofradías de pescadores, centros especiales de empleo de iniciativa social, asociaciones y fundaciones han alcanzado un nivel económico equiparable al del sector turístico. Agrupan un 12% del empleo total y aportan un 10% al PIB estatal. Son cerca de 44.000 las empresas y organizaciones de la economía social, y el volumen de empleo directo e indirecto alcanza a 2.200.000 personas, con datos de la Confederación Empresarial Española de la Economía Social (Cepes).

La Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) ha adoptado la primera resolución de la historia de esta institución para impulsar la Economía Social en todo el mundo. La OCDE ha puesto el énfasis en la capacidad de la economía social para generar empleo de calidad de forma sostenible. El Foro de Davos ha declarado la necesidad de contar con la economía social para construir sociedades inclusivas y resilientes. La OIT recomienda que los países apoyen a la Economía Social.

La Unión Europea, en su Plan de Acción Europeo, indica que, cada día, unos 2,8 millones de entidades de la economía social en Europa aportan soluciones concretas e innovadoras a los principales retos a los que nos enfrentamos. Crean y mantienen puestos de trabajo de calidad en todos los sectores económicos, contribuyen a la inclusión social y a la integración en el mercado laboral de grupos desfavorecidos y a la igualdad de oportunidades, impulsan el desarrollo económico e industrial sostenible, promueven la participación de los ciudadanos en nuestras sociedades, desempeñan un papel importante en los sistemas de protección social europeos y revitalizan las zonas rurales y despobladas de Europa.

Con datos, y no desde la retórica, la empresa de economía social es un claro ejemplo de cómo la racionalidad económica y el progreso social son compatibles, de cómo la eficiencia empresarial puede convivir con la responsabilidad social y, por ello, lanzamos el eslogan de que otra forma de hacer empresa es posible.

Desde esta reflexión, las organizaciones de la economía social estamos realizando una puesta en valor del papel central que pueden y deben jugar estas fórmulas empresariales y entidades sociales en materia económica, social y de empleo, en el impulso a la innovación social y la economía de impacto.

En las empresas vinculadas a la economía social prima el papel de las personas y del fin social sobre el capital, lo que se concreta en una gestión autónoma y transparente, democrática y participativa, que lleva a priorizar el trabajo de calidad y la implicación con el territorio. La búsqueda de rentabilidad, competitividad e impacto social no es incompatible con los fines de la economía social, más bien al contrario, son objetivos ampliamente compartidos por parte de sus miembros. Son empresas equitativas. En la mayoría de ellas hay más mujeres que hombres y en algunos casos ocupan cargos directivos por encima del 50%.

La economía social no se limita a un sector específico, ya que está presente en todos los ámbitos económicos. La podemos encontrar, por ejemplo, en sectores tan diversos como el sector agroalimentario, vivienda, banca, energía, industria, salud, transporte o los servicios empresariales y servicios personales y en el ámbito de las pequeñas, medianas y grandes empresas.

El Grupo Mondragón es un caso emblemático en el panorama de la economía social española: tiene una facturación anual de 11.404 millones de euros y cerca de 81.000 personas trabajando. 

Ilunion, del grupo ONCE, empresa multisectorial, cuenta con una facturación anual de 904 millones de euros y una plantilla de 35.760 trabajadoras y trabajadores. 

Asisa es la compañía líder en asistencia sanitaria en España, aunque pocos saben que es propiedad de la cooperativa de médicos Lavinia, de capital íntegramente español. La sociedad cooperativa Lavinia está compuesta por casi 10.000 médicos.

Las sociedades cooperativas agrupadas en la Unión Española de Cooperativas de Enseñanza (Uecoe) suman más de 600 empresas cooperativas, sociedades laborales, fundaciones y otras organizaciones de participación, que atienden a 277.000 alumnos y alumnas. La cooperativa Gredos San Diego (GSD) es la mayor empresa de educación no universitaria del estado y la primera empresa de economía social dedicada a la educación. Cuenta con 2.126 personas trabajando en su grupo de empresas, de los cuales 1.400 son socios trabajadores. Alcanzó en 2022 una facturación de 102 millones de euros.

En el ámbito educativo también destacan otras empresas de economía social bajo la fórmula de Sociedad Laboral como los colegios El Valle en la Comunidad de Madrid y Valencia con más de 1.000 trabajadores y trabajadoras

Las cooperativas son líderes en el sector agroalimentario. Casi 3.700 empresas cooperativas, que agrupan a más de un millón de socios (pequeños productores) y a 123.700 trabajadores, facturaron en 2021 casi 38.500 millones de euros. 

DCoop (cooperativa andaluza), se ha convertido, en la mayor productora oleícola del mundo, agrupando a 75.000 agricultores y ganaderos.  Anecoop, valenciana, es la mayor exportadora de cítricos de nuestro país, que en 2022 ha facturado cerca de los 1.000 millones de euros. Agrupa a 73 cooperativas. En 2022 protagonizó una importante operación de expansión internacional al comprar al principal productor de flores cortadas de Francia.

La Unión Nacional de Detallistas Españoles (Unide), creada en 1931, ha sobrevivido a todo tipo de avatares políticos y económicos, creando constantemente valor para sus socios, a los que ofrece una completa gama de servicios para equipar, mantener y rentabilizar sus tiendas, siendo capaz de competir en uno de los mercados más duros que existen, la gran distribución, pero orientada a los pequeños y medianos supermercados del ámbito rural y urbano. A los 570 establecimiento de supermercado con las marcas de Unide y Udaco, y los 13 Cash & Carry de 2021, se han unido en 2022 otros 46 nuevos supermercados, de los cuales 31 se han abierto en el ámbito rural. Es un claro ejemplo de cómo fijar población al territorio en las áreas rurales en un contexto de despoblación.

Concovi es la organización que agrupa a las cooperativas de viviendas en el ámbito nacional. En 2021 tenía afiliadas a 206 cooperativas de viviendas, con 12.649 socios. Ha generado cerca de 55.000 puestos de trabajo.

La banca cooperativa, liderada por Cajamar, supone en torno a un 8,5% del crédito del sector bancario y aproximadamente un 10% de los depósitos Durante la pandemia y mientras que los bancos despedían a 20.000 empleados, la banca cooperativa siguió creciendo y creando empleo. Esta capacidad de resiliencia se ha puesto a menudo como la principal fortaleza del conjunto de las cooperativas y sociedades laboral. Sólo el grupo Cajamar en marzo de 2023 contaba con activos por importe de 62.982 millones de euros, un volumen de negocio gestionado de 99.100 millones de euros, con un coeficiente de solvencia del 15,8 %. Actúa en el mercado a través de 842 oficinas y 174 agencias, de las que un 33% se encuentran en municipios de menos de 5.000 habitantes, para lo que cuenta con 5.226 empleados y 137 agentes financieros. 

Entre las organizaciones de consumidores y usuarios hay que destacar también el papel de las mutuas de seguros, las mutuas de previsión social y las mutuas de accidentes de trabajo. Mutua Madrileña Automovilística, o en el ramo sanitario la Agrupación Mutual Aseguradora (AMA), etc.

No es de menor importancia el papel de las sociedades de trabajo asociado (cooperativas y sociedades laborales). Algunas las hemos mencionado por su tamaño, pero la suma de la actividad de las pymes que se agrupan en estas empresas aporta un gran valor al mercado. Muestran la enorme capilaridad que tienen las fórmulas de economía social para llegar a los consumidores de prácticamente todos los sectores económicos: producción, distribución y servicios. En su conjunto suman más de 30.000 empresas que agrupan a unos 300.000 trabajadores entre socios y empleados.

Junto a las cooperativas, las sociedades laborales tienen un importante peso en la economía social. TUSG SAL empresa con más de 1.000 socios trabajadores, responsable del transporte urbano del área metropolitana de Barcelona o Textils Mora, SAL. fabricante de Mantas Mora en la Comunidad Valenciana, reflotada como sociedad laboral para los trabajadores tras una situación de crisis.

Son multitud de pequeñas y medianas empresas, cooperativas, sociedades laborales..., las que desde la economía social están en los distinto sectores, compitiendo, generando empleo, reduciendo desigualdades y con un papel espacialmente relevante en políticas de igualdad.

La economía social representa una opción viable y valiosa en el contexto económico actual. Su enfoque cooperativo, igualitario y participativo ofrece una alternativa sostenible y equitativa para continuar fomentando el progreso económico y social. A través de la propiedad y el control democrático, las empresas de economía social logran un equilibrio entre la generación de beneficios y la satisfacción de las necesidades de sus miembros y de la comunidad en general.

Etiquetas
stats