Las cosas personales de Rato y Fernández Díaz

Jorge Fernández Díaz no tuvo tiempo, ni ganas, de asistir al funeral de la joven policía nacional Vanessa Lage Carreira, asesinada en noviembre de 2014 por un atracador en Vigo.

El ministro del interior sí ha tenido tiempo, y ganas, para recibir en su despacho del Ministerio a un presunto delincuente, acusado de blanqueo de capitales, saqueador con su tarjeta negra y corresponsable del hundimiento de Bankia, llamado Rodrigo Rato. Del PP de toda la vida.

El jefe de los policías y de los guardias civiles que investigan algunos de los presuntos delitos cometidos por Rato, echó la mañana con el imputado en un ambiente de cordialidad, se nos dice, como no podía ser menos con alguien que ha hecho una gestión nefasta en una entidad de ahorro que era ejemplar hasta el asalto de Blesa, puesto por Aznar, y el remate de Rato, puesto por Rajoy.

No había mejor sitio para la reunión que el Ministerio del interior por el carácter “personal” de la reunión. Personal es una palabra que tiene un amplio campo semántico. Puede significar una cosa, si la pronuncia el Padrino “no hay nada personal”, antes de señalar uno de los suyos. Puede hacer referencia a esos preparadores que tan de moda se han puesto ahora. No creo que sea exagerado afirmar que en el caso de Rato quiere decir interés enorme y urgente por saber que hay de lo mío en lo tocante a detenciones, cómo evitarlas, lo mal que lo estoy pasando personalmente y, por favor, no más fotos con un funcionario con su mano sobre mi nuca. De hecho, a Rato se le puso un coche y se permitió que entrara en el aparcamiento del Juzgado la última vez que acudió a declarar, privilegio del que suelen disfrutar los imputados del PP, véase la mujer de Bárcenas.

Jorge Fernández Díaz emplea un criterio muy selectivo en el uso del tiempo como cargo público. Así, siempre tiene un hueco en la agenda para poner una medalla al mérito policial a una virgen que, con todos mis respetos, no la veo yo haciendo pesquisas y deteniendo delincuentes pistola en ristre y porra al cinto. Sin embargo, el ministro del Interior  no asiste nunca a los plenos de los Consejos de la Guardia Civil que debería presidir. Tampoco cree el ministro del Interior que esas medallas haya que darlas, sobre todo, a los policías que trabajan y se la juegan en la calle.

Hemos visto a Fernández Díaz inaugurando un Cuartel de la Guardia Civil en su pueblo, cuartel dudosamente necesario, según los propios guardias civiles, y le vemos cómo deja apolillarse los problemas para los que los guardias civiles le reclaman una solución desde el principio de su gobierno.

Nos dicen desde el Ministerio que en la reunión no se ha hablado de nada que afecte a la situación procesal del presunto delincuente Rodrigo Rato. Cabe pensar entonces que habrán hablado de las vacaciones con chapuzón en Mallorca, del calor que hacía en Madrid ese 29 de julio...

Según la nota oficial difundida por el Ministerio, Fernández Díaz "no ha realizado ningún tipo de gestión ni ninguna iniciativa que tenga que ver absolutamente nada ni directa ni indirectamente con la situación procesal del señor Rato". Es decir, a tenor de la nota, podemos concluir que el ministro del Interior no ha realizado todavía ninguna gestión, lo que no quiere decir que en el futuro no la realice. De hecho, no necesariamente tiene que ser él quien se encargue de ralentizar, amortiguar o simplemente meter en vía muerta alguna de las pesquisas que los guardias a los que Díaz manda puedan estar haciendo o tengan pensado hacer para aclarar las presuntas responsabilidades criminales de Rato.

Uno de los gastos realizados por Rodrigo Rato con la tarjeta de Bankia, y de los que el que fuera ministro milagro de Hacienda dijo que no era consciente de que estuviera mal hecho, consigna: “objetos religiosos”. ¿Habrá hecho Rato un presente a Fernández Díaz?

No se si en la agenda de este ministro del Interior, que tendría que haber dimitido por tantos motivos, esta previsto recibir con toda “cordialidad” y por cuestiones “personales” a todos los imputados por corrupción de su partido, imputados por un amplio catálogo de delitos hasta el punto de haber llevado a la propia Guardia Civil a hablar de “financiación irregular” del PP. Si es así, habrá que advertirle a Fernández Díaz de que no hay tiempo, que ni siquiera en las pausas entre medalla a la virgen e inauguración de cuarteles en el área metropolitana de su pueblo, encontrará tiempo bastante, aunque crea en la eternidad, para completar semejante agenda.

Etiquetas
Publicado el
11 de agosto de 2015 - 19:50 h

Descubre nuestras apps

stats