El innombrable

Perfil del innombrable

No sé por qué pero el tipo me recuerda cada vez más al protagonista del libro Fiesta en la madriguera del escritor Juan Pablo Villalobos. Se trata del hijo pequeño y caprichoso de un narco mexicano capaz de consentirle al chaval hasta un hipopótamo enano de Liberia. Pongamos que el partido es el padre narco; España es la madriguera en la que los corruptos han hecho su festín; y el hipopótamo enano un futuro gobierno bajo su mandato, así de extravagante, de decadente y reaccionario, afectado por una especie de enanismo mental y moral y cultural. En su zoo particular, el imberbe político formado en la misa dominical ya planea devolver al cautiverio como mínimo a las mujeres, al género, a las víctimas del franquismo y a la libertad para vivir y morir.

Estoy preocupada por mí. Cada día busco noticias suyas para odiarle más. No sé si lo hago por miedo, o como guerra preventiva, para ir acumulando rabia que se transforme en el momento adecuado en combustible o si es que el pensamiento mágico me lleva a creer que si lo odiamos todos fuertemente a la vez llegaremos a neutralizarlo. Retuiteo todo lo que comparten las compañeras feministas, los lemas más optimistas: “no tenemos miedo, estamos listas para enfrentarlo”; y los más pesimistas: cuando llegue convertirá España en Gilead, junto a su mellizo de los polos Ralph Lauren, los vientres de alquiler y las banderitas en los balcones de la España que madruga. Ambos son hermanitos celosos que compiten por el amor de los ultras y excluyen a las otras Españas, las que no madrugan, las que sueñan, por ejemplo.

No sé en qué momento las cosas se torcieron, o mejor dicho volvieron a su estado normal y otra vez estábamos hablando del PP. Yo, ingenua, que creía haber visto su cadáver. Justo cuando parecía que los otros gobernaban, que los otros ganaban protagonismo, mal que bien, y ellos por fin se perdían en la bruma de sus corruptelas. Por eso me siento mal, culpable, no sólo de buscarlo sino de encontrármelo cada día en las portadas de los periódicos. ¿No lo habremos revivido al final de tanto nombrarlo? Se habló de que esta es la verdadera exhumación de Franco. Se habló de cómo empieza a caer la noche y entramos en lo oscuro. Dale poder al mindundi. Dale una tabla hawaiana al chulo playa. Dale un máster espúreo. Y te amenazará con volver a los 80s pero del siglo XII.

La dialéctica nos puede y hemos topado con un nuevo enemigo aún más peligroso que todos los que ya teníamos en el ring. Estamos otra vez como si no los hubiéramos echado del poder, hablando de la derecha del presente, del pasado y del futuro; la azul, la naranja, la post y la extrema; la peninsular, la europea, en lugar de seguir construyendo la alternativa o la anarquía. Como si no hubiera otras urgencias, por ejemplo obligar a Sánchez a abolir al menos la Ley de Extranjería.

En cambio ellos hablan de abolir el aborto. Para publicitar su opción los nuevos niños mimados del conservadurismo español hablan y hablan de nuestros bodys. Al menos el otro disimulaba, mal pero lo hacía, guardaba ciertas formas, pero tuvo que irrumpir el aprendiz de Trump ibérico.

Una vez que coja alas le veremos hablar de muros y alambradas. ¿De verdad le van a votar? ¿Al niño endemoniado y homofóbico que hubiera preferido que no existiera Mayo del 68, que quiere que los independentistas acaben como Companys, que cree que el que entra a España o se deja explotar o se va, el que va a volver a sembrar los rosarios en nuestros ovarios y va a dejar la memoria enterrada y a los asesinos impunes?

No, no podemos repetirlo nunca más. No lo nombren, no lo invoquen. Todo esto se merece nuestro más hondo silencio.

Etiquetas
Publicado el
25 de julio de 2018 - 20:52 h

Descubre nuestras apps

stats