La portada de mañana
Acceder
La UE entra en crisis ante los retrasos y la incertidumbre sobre la vacunación
Sánchez prescinde de Illa en plena tercera ola y se volcará en la campaña catalana
Opinión - Las personas importantes, primero, por Rosa María Artal

Ayudemos a Syriza a mantener viva la esperanza

El nuevo gobierno recién investido en Atenas ha sido recibido con sentimientos encontrados entre los partidarios de Syriza. La coalición anti-austeridad con partido populista de derecha Griegos Independientes ha extendido los temores de que Syriza tenga que bajar el tono de su agenda en materia social, derechos humanos, inmigración etc. Con todo, en la presentación del nuevo gabinete se trasladaba la sensación de que ese tono será el que se esperaba. Sobre todo la inclusión de una viceministra de Inmigración, entre otras innovaciones, ha sido recibida con alegría por las organizaciones y activistas de derechos humanos.

El nuevo equipo de gobierno demuestra cualidades y pluralismo que no se han visto antes en la historia reciente del país. Está lleno de profesores universitarios; figuras clave de la vida pública y expertos profesionales independientes. Se caracteriza por una interesante mezcla de personas de izquierda radical, antiguos nacionalistas también de izquierda, progresistas más moderados y los conservadores nacionalistas que vienen de Griegos Independientes. En genreal, la lista de ministros ha sido recibida positivamente por la opinión pública, pero la pregunta sigue siendo si Tsipras poder hacer con todo ese montón de gente ambiciosa una piña que trabaje conjuntamente el desarrollo de un programa político sólido.

No hay una respuesta para esa pregunta a día de hoy. Pero habrá una lo suficientemente pronto, ya que el nuevo gobierno va a estar expuesto de manera inminente a las presiones de los acreedores internacionales del estado griego. Los líderes europeos se han estado preparando el terreno para la primera toma de contacto, ya desde el domingo, con mensajes más o menos duros dirigidas a Tsipras a través de los medios de comunicación griegos. No pasará mucho tiempo antes de que comience a derrarmarse la sangre en las negociaciones. El presidente del Eurogrupo estará a Atenas el próximo viernes para un primer contacto con Tsipras y con la nueva cara de moda, el Ministro de Finanzas Yannis Varoufakis. Martin Schultz, el Presidente del Parlamento Europeo, también se se reunirá con el primer ministro. En dos semanas, Tsipras ya estará metido de lleno en un arriesgado cambio de política con los acreedores griegos y ya tendrá una idea bien formada de qué tipo de presion puede llegar a sufrir y soportar su estructura de gobierno.

La prioridad para Syriza es ahora encontrar verdaderos aliados en Europa. Y eso no va a ser fácil. Bruselas y Berlín se preparan para hacer frente a una amenaza desde el sur rápida y contundentemente. Los comentarios de Schäuble estos días son un mensaje que reflejan bien la intención de Alemania con respecto a una nueva negociación o cambio de equilibrio en los problemas de Grecia. Es posible que Syriza no tenga un aliado fiel a su lado hasta que en las elecciones en España Podemos pueda llegar al poder.

Lo que Podemos puede aprender de Grecia en estos días es que la gente realmente está preparada para desafiar el sistema fiscal y el paradigma de la consolidación. Que quieren ver a aguien luchando contra eso políticamente. Y que muchos, no todos, son conscientes y se preparan para los sacrificios que esto podría implicar. Por lo tanto, es necesario un equilibrio entre las categorías sociales para no alienar a simpatizantes y votantes. Nadie debería subestimar lo perjudicial que la polarización podría ser para un país cuando se prepara para una lucha a nivel europeo. Un buen ejemplo es que a los ministros se le ha dado la opción de hacer un juramento religioso o político, de acuerdo a sus preferencias. A la gente le ha parecido bien o mal dependiendo de sus preferencias, pero parece que todos han respetado que los Ministros puedan tener libertad personal de elegir qué hacer. También ha sido un primer indicio de que Syriza y los Griegos Independientes son capaces de tolerarse mutuamente independientemente de sus cuestiones ideológicas, algo crucial para la convivencia de los próximos meses.

Por último, pero no menos importante, Syriza necesitará mucho apoyo internacional. Los italianos y españoles que llegaron en Grecia para las elecciones han demostrado que ese apoyo existe, pero se necesita más. España es un país más grande que Grecia y con mucho más impacto entre la familia europea. Por lo tanto cualquiera que esté interesado en que el experimento de Syriza tenga éxito debe estar preparado para alzar la voz. Tsipras y su gobierno pueden haber demostrado que son valientes para dar la batalla, pero solos no tienen nada que hacer. Si la esperanza que han suscitado es decapitada súbitamente, Europa perderá otra oportunidad. Los neoliberales de Bruselas lo saben muy bien y atacarán en los próximos meses. Querrán demostrar a Tsipras y a Grecia que están solos y sin ayuda. Que nos escuchen.

Etiquetas
Publicado el
28 de enero de 2015 - 21:13 h

Descubre nuestras apps

stats